En el Episodio 50 de Gambeta Podcast, Seba y yo nos sentamos a discutir, entre otras cosas, la actualidad del caso de Lionel Messi en lo que parecen ser sus últimos momentos como jugador del FC Barcelona. Nos pudimos desahogar y hablar con honestidad, sin utilizar los colores de nuestros clubes como excusa.

Los últimos minutos del episodio repetimos tal vez unas seis veces la frase de que “ya Messi se fue”, sin importar si llegase a quedarse una temporada más o si logra salir del club como tanto aparenta desear. ¿Por qué esto es así?

Les comparto mi analisis a continuación.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

 

Opción 1: Messi termina su compromiso con el FC Barcelona

mediotiempo.com

Messi se va. Su legado en el conjunto azulgrana es recordado por muchos, pero está un poco oscurecido por la manera en que resuelve esta situación. El capitán del club, el 10, el mejor de la historia, no salió a hablar tras la derrota más espeluznante de su carrera. No ha mostrado señales de vida y, cuando al fin lo hace, es para decir que se quiere ir del club de su vida.

Culé que me lees, ¿cómo te sientes al saber que tu capitán no ha ejercido su rol correctamente? Yo me sentiría horrible, y me siento horrible como fanática del fútbol.

Se va la leyenda que ha puesto el nombre del FC Barcelona en alto, que ha ganado más de 30 títulos para y con el club. Se va de la peor manera, pensando en la directiva y no en los culés que lo han apoyado y defendido desde el día 1.

Durante el Episodio 50 de Gambeta, Sebastián y yo entramos en un debate cortísimo en el cual yo mencioné que quien le paga al jugador es el jefe – Josep María Bartomeu – y no los fanáticos; pero el me dice algo muy importante, los clubes no corren sin socios. Los mismos socios que se pararon a las afueras del Camp Nou el mismo martes, 25 de agosto, rogándole a los dioses del fútbol que su ídolo no abandonara el club.

Si Messi se va del FC Barcelona, pues eso, se fue, tiró tremenda mancha en su legado, pero como dice mi compañero de micrófono, no está mal aplaudirle y ser encantando por la magia de la pulga mientras se le reprocha por culminar su etapa de esta manera.

Opción 2: Messi se queda

us.as.com

¡Ojalá! De quedarse, según su contrato, estaría una temporada más vistiendo los colores del Barça. Una temporada que comenzará con todos a través del mundo sabiendo que el argentino hizo todo lo posible por irse… de hecho por irse gratis en uno, si no el mayor, momento precario económicamente del club.

¿Queremos a un Messi que no quiere estar? Para todo amante del fútbol debe estar clara la siguiente aseveración: nadie va por encima del escudo. Por más goles, asistencias o regates que haga, si no quiere estar en el club debería irse. Esto es algo que debe entender tanto el fanático como la directiva.

Tener a un Messi desmotivado solo crearía un boquete en la plantilla de Ronald Koeman. Sabemos lo que es verlo cabizbajo, lo vimos hace apenas unas semanas con la derrota histórica de Champions League y también lo vimos en la remontada del Liverpool en Anfield. No sirve para mucho cuando no está enchufado.

De quedarse, tendrían los azulgranas un jugador en la plantilla que estuvo, semanas previas al comienzo de la temporada, pidiendo salir del club a toda boca. Habría rencor, un mal sabor, un sentimiento de traición humeando por los aires.

¿Disfrutaremos de sus goles? Sí. ¿Disfrutaremos de sus asistencias? Sí. ¿De su visión de juego? De seguro. ¿De sus regates? También.

De quedarse, el disfrute continuaría, pero ¿de que vale tener a alguien que no quiere estar?

Todo esto y más en esta edición de Gambeta Podcast.

Gambeta Podcast

Comentarios

Comentarios