Anuncio
Ivan Rivera. Suministrada FPF

Es la única forma de llamar al presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, el Sr. Iván Rivera. Me explico.

Solo al incumbente presidente se le ocurre decir que el fútbol, para crecer, depende de la unidad y de que fluya una aportación entre los interesados en el deporte. Falso.

El fútbol puede crecer aun existiendo diferencias de criterios entre sus componentes. En el pasado se comprobó. Lo que pasa es que para el “ingeniero” la unidad es que todos hagan lo que el dice sin opinar adversamente. ¡Que guame!

Anuncio
Eres de las nuestras si después de un partido de soccer le tienes a tus niños un jugo frío de uva Concord Welch's 100%. Averigua más haciendo click en la imagen.

 

En la pasada asamblea del sábado 13 de agosto, él expresó; “se debe estar consistente y no buscar la perfección.” “Cuando discutimos, es que buscamos la perfección que no existe.”

¿Y quien le dijo que se está buscando una perfección? Lo que se busca es crecer y lograr que nuestros jugadores puedan tener la visión de que sus deseos de llegar a jugar profesional se cumplan.

Y recalca su llamado a la unidad. Pero no a la unidad con los medios que puedan difundir por radio, televisión y prensa escrita al no dejar que cubran la asamblea de la FPF, como se hacía antes con una mesa para los medios. ¿Unidad? Unidad cuando no se invitan a la asamblea a ligas, clubes y hasta regiones que van a votar en su contra en las próximas elecciones. ¿Unidad?

Y luego se atreve a decir que el Beisbol Doble A, el Volibol Superior, y el Baloncesto Superior Nacional  han llenado las canchas y parques porque hay unidad. ¿Creerá que las personas son tontas? Si el cree que hay unidad, debe haber hablado con Yadier Molina.

En el fútbol nuestro, que el “ingeniero” no conoce, hubo una liga. La Liga Mayor Nacional de Fútbol de Puerto Rico que no estaba afiliada a la FPF y llenaba las gradas de las canchas, por su calidad, no por su unidad.

Y le pueden decir al “presidente” que los bomberos de Puerto Rico tuvieron que cerrar la entrada del Estadio Juan Ramón Loubriel de Bayamón, en un juego de los Islanders de Puerto Rico, porque no cabían más personas en el estadio. No había unidad, pero había propósito, administración, conocimiento y visión de futuro.

Pero, siga con sus disparates, viajes de placer, trucos y seguir con el fútbol de diversión. Sin mirar al futuro de un fútbol profesional, pero recordándole a los miembros de la FPF: “si hacen lo que yo digo, habrá unidad.’

Comentarios

Comentarios

Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.