por Keyvan Antonio Heydari

Al hacer balances de los acontencimientos futboleros del 2014, se repite el pecado boricua de construir castillos sobre la arena, donde mucho de lo hecho se borra con el tiempo. La falta de visión y constancia sumado a la desunión son pecados capitales del boricua en general, y el balompié no está exento. Destacamos los hechos sobresalientes:

1) Las elecciones y la política fueron el tema número uno. Todos esperaban para ver como se movían las aguas electorales, y al fin y al cabo, los candidatos a presidente de la Federación puertorriqueña de Fútbol (FPF) subestimaron a Eric Labrador y su capacidad de mover las fichas necesarias para continuar. Tras maniobras políticas y un proceso electoral más que turbio, recibió un 34% de los votos. Lejos de ser un mandato, pero Labrador, apparatchik político por excelencia, dividió y reconquistó.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

La federación es inoperante, a diferencia de Bayamón, que es capaz de concretar.

Labrador le gusta operar en la sombra, pero ahora con su principal antagonista, freno y fiscalizador en la FPF, Antonio Cabrero, fuera de escena, no hay excusas. Si se puede limpiar la casa en la federación, ahora con la gente del Bayamón en el comité directivo, tal vez el barco agarre rumbo. Fuera de la cancha, todos los avances vienen de iniciativa individual, no afiliada a la federación, que cadece de credibilidad.

La improvisación sigue siendo la regla del fútbol boricua. La selección eliminada – nada menos que en casa – en el torneo Concacaf y la feminina eliminada en Trinidad. Se dejaron empatar en postrimerías de los partidos, y se quedaron sin piernas. ¿Qué indica eso? No se prepararon adecuadamente.

2) Pito Ramos repite como tri campeón de El Salvador con Isidro Metapán. El maunabeño tal vez no es la figura del equipo, pero es elemento importante de un club que ha logrado el tricampeonato en torneos cortos. Dotado con fisico extraordinario, Pito logró un gran avance técnico en su etapa en El Salvador. Antes era grande pero un poco torpe. Ahora juega. Si Ramos lograra entrar en la MLS, o abrir la puerta para que otros jugadores entraran por ella en Centroamérica, sería un verdadero pionero y prócer del fútbol.

3) En las canchas de la Isla, el surgimiento de Caguas en el fútbol local y el sorpresivo campeonato de Yabuco SUAL destacan. Aunque no hay manera de medir el nivel verdadero en una liga de menos de 10 fechas como la Puerto Rico Soccer League, Caguas, pujante y concreto dentro y fuera de la cancha, fue el destaque. (Aunque no se sabría si Bayamón FC puso toda su carne al asador). Al igual de Bayamón, han podido integrar el apoyo político para impulsar al club. La junta de Caguas, con los Jiménez en cabeza, la mueven.

La PRSL redujo su torneo, y perdió en credibilidad lo que había ganado en ímpetu en el arranque. Pero fue cancha llena en la fecha final con Caguas campeón.

El Bayamón FC, bajo el mando de Alberto Santiago y el impulso del alcalde Ramón Luis Rivera, finalmente clasificó a la Concachampions, pero improvisó en su preparación y borró con el codo lo que escribió con la mano. Goleadas y más goleadas, contra el América, Comunicaciones….

4) La diaspora de agunos juveniles y ex Islanders por las ligas de primera y segunda división de Estados Unidos . Sumen a muchos que viajan para crecer deportivamente y humanamente. Lo poco que se puede destacar, el talentoso Jackie Marrero con Juany Coca en Finlandia, Emmanuel D’Andrea en España. De los ex Islanders, a Pito agreguen a Dan Kennedy, portero de Chivas USA de la MLS y Josh Saunders en San Antonio y en camino a NYFC, Johnny Steele (NY Red Bulls), Nick Addlery (Carolina) y James Marcelin, que recién firmó con Kansas City y Alen Marcina, entrenador de San Antonio, campeón de la NASL.

Si hubiese continuado, la tropa naranja hubiese sido una marca con altura y club desarrollo – tipo Monaco, Lens, Porto o Danubio – que compite a nivel regional y donde pasan los jugadores de la zona camino a los grandes continentales.

Ahora volvemos al punto número uno, con el cual iniciamos y cerramos el año. Ahora entra la política – desafortunadamente – para decidir quién representará a Puerto Rico en competencia de clubes. La federación, por incompetente que sea – que revele reglamentos claros con tiempo y que se decida todo en la cancha. Sin tratar de inclinar el proceso por intereses.

¿Qué hace falta para cambiar rumbo en el fútbol boricua… para progresar finalmente? Como decía Simón Bolívar: «¿Cómo salir de este laberinto?… Paciencia y más paciencia. Trabajo y más trabajo; constancia y más constancia…para tener Patria [futbolera]». Es paradójico, porque a la misma vez hace falta continuidad – en los clubes, ligas y selecciones –  y un cambio de la mentalidad manera que se opera.

 

Para un mejor 2015.

____________________

image

Periodista internacional, Keyvan Antonio Heydari se crió en Puerto Rico, y reside en Miami. Ha trabajado para varios reconocidos medios deportivos: The New York Times, NPR, L’Equipe, FIFA Futbol Mundial, ESPN, Telemundo, Univision y otros. En Brasil cubrió su octavo Mundial y asistió a su partido mundialista número 100. Desde la distancia, mantiene un ojo en el futbol boricua

Comentarios

Comentarios