por Keyvan Antonio Heydari

Ha sido una semana negra pero esperanzadora para el futbol y ahora vuelve la atención a la cancha tras los días más turbulentos del futbol internacional. Sepp Blatter fue reelecto y prometió abandonar el barco en llamas y todo en veremos. Ahora en estas aguas revueltas, el futbol continuará. En Puerto Rico también.

Y son días difíciles para gente que conozco. He preferido mantener silencio y no hablar de cosas que pasan en el futbol. Es un mundo de muchos ladrones de poco monto, graduados a un nivel donde operan casi impunes.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

Hay tormentas en varios frentes, y veo un mar donde los diletantes y novatos ahora opinan y conducen sin saber y sin vergüenza.

Ahora, llegamos a una encrucijada crucial. Parece que las autoridades del futbol de Puerto Rico están bajo un escrutinio más severo. Periodistas investigativos, atraídos por la sangre que corre en el FIFA Gate, ahora miran al balompié boricua.

Parece que el presidente de la Fedefutbol PR, ha salido a los medios a figurar como protagonista en la limpieza del escándalo FIFA al reportar el regalo de $40,000 cash del opositor de Blatter en el 2011, Mohammed bin Hammam.

Labrador, tratando de figurar o desviar el enfoque, mientras más habla, más se traga el anzuelo. Al salir en Jugando Pelota Dura en Sistema TV, se enredó en su recuento y destino del soborno de $40,000. El secretario general, Frankie Gautier, aclaró el tema en esta página. Mejor muestren transparencia.

Cada día, una nueva. Ahora, un voto de confianza del comité ejecutivo, y una a carta a El Nuevo Día lo defiende y dice que “Eric Labrador fue el único de la CFU en reportar el intento de soborno a la FIFA”. Incorrecto. Bahamas fotografió el dinero y le mandó la imagen a Chuck Blazer, Surinam también habló. Pica y se extiende.

Tengo amigos que han sido citados a testimoniar ante un gran jurado por el FBI en Brooklyn, y conozco casos de estafas perpetradas por federativos. Antes, luchar contra los dictados de la FIFA parecía inútil. Ahora se enfrenta a otro pulpo con una cultura diametralmente distinta y un rigor mayor: el departamento de la justicia de los Estados Unidos. Ojo.

image
Keyvan Heidary en el mundial Brasil 2014. Foto: Keyvan Heidary

Por años, disfruté del privilegio de ver partidos y Mundiales de gratis, como periodista internacional. Buscaba los protagonistas de la historia de este deporte, de la misma manera que seguía de niño a Clemente. Ahora estoy menos solo como boricua en el futbol internacional. Pero veía la mañas y aires de dirigentes del futbol y gente como Chuck Blazer y Jack Warner, y decidí no lidiar con la burocracia opaca y autoritaria de la FIFA y sus robots y políticos.  No me opuse, pero me aparté. Por eso, pagué mis boletos de mi bolsillo y cubrí desde la orilla en Brasil 2014. Más que nada, porque quería cumplir la cifra de 100 partidos mundialistas en vivo en la cancha. (El primero: Uruguay v. Escocia en 1986. El último: Alemania v. Francia en Brasil.)

También, aparecen cheques girados de Traffic a la Fedefutbol PR.  Puede que sea motivo de sospecha o no. Se sabe que los contratos de todas las federaciones del Caribe se tramitan en bloque a través de la CFU, entonces comandada por Jack Warner.

Los manejos de inmigracion de la comunidad de futbol de la Isla estarán bajo la lupa de los federales. Después de los casos del portero del Bayamón F.C. [Krull] deportado y David Caballero, y casos sospechosos en la antigua PRSL, hay que tener más cuidado. Pero no creo es un patrón organizado adrede, sino por idiosincracia del homo sapiens borikansis.

El director técnico de Puerto Rico, Carlos Avedissian, me reveló que pidio la visa O-1 – la misma que había recibido en su estadía anterior en la Isla en 2007 – para personas con abilidades especiales, en vez de la [deportiva] P-1, más fácil de obtener.

El abogado de inmigración Rodrigo Vilar, que ha hecho este tipo de gestiones como abogado de equipos de Grandes Ligas como Atlanta, me explicó que la visa O-1 requiere un umbral más difícil de cumplir y aprobar. Pero el trámite de inmigración lo paga la Fedefutbol, y algo que normalmente toma 2-3 semanas está tomando más de tres meses.

Mientras tanto, para no tropezar en un berenjenal legal, Avedissian no se sienta donde trabajan los técnicos durante los partidos, en la banca. Miró el juego contra Canadá del otro lado del Loubriel. No viajó a Bermuda para el amistoso del 5 de junio y no irá para el juego bisagra contra Granada.

Imagínese ésta: Su hijo va a clases; estudia, pero no puede tomar exámenes porque sus padres no quieren pagar la matrícula  o hacer los trámites. ¿Resultado? No progresará. ¿Ese es el futbol boricua?

Charlando con Jeaustin Campos tras un sobrio sorteo de la copa campeones de clubes de Concacaf en Miami, comentó que una ocasión tuvo que esperar 10 horas en una sala del aeropuerto porque su papeleo de inmigración no estaba bien tramitado o listo.

El tema es que en el futbol boricua se vienen haciendo las cosas al ve-rés. Labrador puede que tenga a Avedissian en la cuerda floja con la visa para neutralizarlo y ahorrarse su sueldo. Sospecho que Labrador se quiere especular con el sueldo de Avedissian, y de no pasar la eliminatoria contra Granada, no pagarle.

No es justo con el técnico uruguayo, a nivel humano. Si Labrador y la Fedefutbol decidieron nombrarlo, que lo dejen trabajar. Pero, de esta manera, el “técnico en espera” no puede viajar y trabajar bien por control remoto. Mientras tanto, Cukito Martínez ejercerá de coach.

“En Puerto Rico no entienden de procesos”, expresó Campos. Hay mejor infraestructura que en Centroamérica, pero no no adelantan”.

Avedissian podría haber estado en Canadá listo para comenzar el Mundial de mujeres con el equipo tico que clasificó. Sin embargo, está en Puerto Rico, sin cobrar, con bronca y tristeza y buscando partidos por la tele.

Pero si P R pasa de ronda mundialista, sería una dulce revancha y le pone la presión a la federación.

Comentarios

Comentarios