El Real Madrid que fue capaz de ganar tres UEFA Champions League consecutivas en 2016, 2017 y 2018 bajo el mandato de Zinedine Zidane, ya no es el mismo. Los veteranos que  llevaron al club a la gloria han bajado mucho de nivel y nos queda por esperar que se tomen las decisiones necesarias para que el club permanezca en el tope.

Podríamos darle vueltas al asunto, decir indirectamente quiénes son esas vacas sagradas que les impiden muchas victorias, pero vamos con nombre y apellido; Marcelo Vieira, Luka Modrić, Isco Alarcón y Sergio Ramos. Además, es importante mencionar a Karim Benzema y Gareth Bale. Todos estos jugadores idolatrados y que, sin duda alguna, han formado parte de la historia de este gran club, hoy día son culpables de muchas derrotas debido a su bajo nivel físico y futbolístico.

Nuestro queridísimo Marcelo, el más amigable y al que nadie puede detestar, lleva varias temporadas, incluyendo la 2017-2018 donde se ganó la Decimotercera Champions, que le cuesta bajar a defender luego de que hace sus corridas espectaculares hasta el fondo opuesto para asistir a alguno de sus compañeros. Recuerdo con claridad aquel juego contra el Bayern Munich donde Marcelo no tuvo la capacidad de regresar a su posición y permitió que Joshua Kimmich anotara el primer gol del encuentro en semifinales. Más reciente, le reprocho mucho al lateral izquierdo brasileño su bajo desempeño contra la Real Sociedad en Copa del Rey que  costó la eliminatoria. No caben dudas de que Marcelo, en su momento, ha sido uno de los mejores laterales izquierdos de la historia.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

Sin embargo, es importante darse cuenta de su decaimiento a los 31 años. El Real Madrid cuenta con Ferland Mendy, quien ha estado a tope esta temporada, y con Sergio Reguilón que espera volver en la 2020-2021 tras una temporada cedido en el Sevilla FC. Es hora de que se le de la oportunidad a quienes sí lo merecen.

A la hora de hablar de Luka Modrić no podemos dejar escapar que a sus 34 años es uno de los mejores mediocampistas de la historia, en y fuera del Real Madrid. Ganador del Balón de Oro en 2018 y segundón en el Mundial tras la victoria de Francia, el croata ha sido una pieza clave para las victorias consecutivas en Champions League. A pesar de esto, desde 2018 para acá, Modrić se ha convertido en uno más que es reinado por su inconsistencia y su cansancio.

Al principio le dábamos una mano diciendo que estaba exhausto tras un verano de Mundial, pero ya no hay excusas. Su puesto está siendo muy cómodamente reemplazado por el uruguayo Fede Valverde que se ha ganado el corazón de todos; el pajarito ha sentado al croata, y este lo sabe. Además, pronto regresará Martín Odegaard, y el mediocampo del Real Madrid renacerá. Isco Alarcón es otra de esas vacas que se verá afectada con el hambre de los más chicos.

Me toca hablar del capitán, mi capitán, Don Sergio Ramos. Uno de los mejores centrales de la historia, sería el primero si no nos acordáramos de Carles Puyol. Lamentablemente, la cantidad de trofeos levantados junto a todos los años que lleva con los merengues, le han permitido tomar decisiones completamente erróneas a la hora de defender, permitiendo que los contrincantes anoten un gol gracias a su orgullo. Madridistas, recuerden el 2-2 contra el Celta, repasen esos goles, ambos son gracias a las cagadas sagradas de SR4.

Karim Benzema es otro inconsistente que muchas temporadas estuvo opacado por el gran Cristiano Ronaldo. A la hora de ser él el delantero oficial, se ha quedado corto con la cantidad de goles anotados. Nadie se comparará jamás con CR7 y Messi, pero el Madrid necesita goles de su delantero tan apreciado por Zidane. Esto ha creado que la estadía de Luka Jović en el Madrid se complique más. No hay quien siente a Benzema. No hay que sacarlo, pero hay que sentarlo cuando, claramente, no está fino.

Foto extraída de 90min

Por último, quiero hablar de Gareth Bale, el golfista galés odiado por la afición. Recuerdo con mucho cariño su corrida espectacular contra Bartra en la final de la Copa del Rey. Sin embargo, un jugador que no lo da todo por su club y que se rompe tan a menudo, no es uno que quiero en mi club. Muchos partidos los comienza y no da la talla, quitándole minutos a Rodrygo o Vinicius Jr.

Toca dar un paso adelante. Si me dieran a mí el poder de controlar el mercado de fichajes del Real Madrid, haría la verdadera revolución, no la supuesta que hizo Zidane. Apuesto por los jóvenes: Sergio Reguilón, Achraf Hakimi, Martín Odegaard, Fede Valverde, Vinicius Jr., Rodrygo Goes y Luka Jović. Un nuevo Real Madrid.

Comentarios

Comentarios