Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Si la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA, por sus siglas en inglés) quiere promover la integración de la figura femenina en el fútbol, debe demostrarlo en los pequeños detalles, cosa que empezó mal.

En la ceremonia de premiación del Mundial de Clubes, las mujeres brasileñas que tuvieron el privilegio de ser reconocidas debido a su participación como árbitras fueron Alves Batista, Neura Back y Mariana de Almeida. Dicha féminas fueron encargadas de dirigir el juego que disputaba el Bayern Múnich y Tigres UANL, un encuentro muy importante y visto por muchos fanáticos alrededor del mundo entero.

Al momento recibir el saludo por parte del Emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Zani, fueron ignoradas por él con toda la intención al momento. Sin embargo, saludó a los jugadores y árbitros masculinos, pero no así para la representación femenina. Entonces, si la FIFA apuesta por la inclusión de la mujer en el fútbol, ¿por qué no buscar alternativas para los países que enfrentan barreras en la igualdad?

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

El vídeo sobre la ceremonia se hizo viral tras ser comentado por fanáticos disgustados por el gesto del Emir de Qatar. No obstante, cabe destacar que en la cultura árabe los hombres no pueden tocar a las mujeres si no pertenecen al núcleo familiar. Ciertamente, el problema de igualdad es un factor que la administración de Qatar debe trabajar y aun más cuando la Copa Mundial Masculina de la FIFA se disputará en el país y fanáticos de distintas partes del planeta abarcarán las tribunas.

Estoy totalmente de acuerdo en que las culturas se deben respetar, pero cuando se trata de inclusión y el país representativo carece de ese detalle, las entidades encargadas deberían evaluar el lugar a celebrar tan importante evento para futuras ocasiones.

Al mismo tiempo, es sumamente indignante cuando Qatar dio a entender que abriría nuevos caminos para incluir a las mujeres. Queda demostrado que fue un gesto publicitario, que la inclusión es pasajera y no de corazón.

Problemas como el ejemplo de Tamim bin Hamad Al Zani me hacen analizar los propósitos con los que los clubes pretenden incursionar el fútbol femenino, no todos tienen genuinas intensiones.

Comentarios

Comentarios

Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.