Álvaro Morata. De La Fábrica, al primer equipo del Real Madrid, luego la Juventus, una vuelta a los bancos, Chelsea y Atlético de Madrid. Todos fueron los sueños del delantero español que aparenta cambiar más de sueño que de calzoncillos.

Desde adolescente, nos cuenta Defensa Central, el delantero del Real Madrid Castilla y protagonista de esta columna, soñaba con jugar en el primer equipo del club de sus sueños, de hecho, menciona que ya hubiese buscado una salida si no fuese así. En aquel entonces, cerca del 2011, el chico mencionó que confiaba en que tendría su momento y que se aseguraría de trabajar para conseguirlo.

Así fue, luego de debutar con el primer equipo, firmó un contrato en julio del 2012, llevaría el número 21 en su espalda y estaría jugando bajo el mandato de José Mourinho. Ese sueño se quedó bastante corto, tras no recibir los minutos que quería se marchó a la Juventus por 20 millones, pero el Madrid aún lo tenía con el cuello amarrado, pues tenían una opción de recompra para finales de las temporadas 15-16 o 16-17.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
Foto extraída de youtube.com

En la Juve, aunque no mencionó nada de sueños y solo una simple admiración a Antonio Conte, quien pronto dejaría su puesto de entrenador del conjunto italiano, tuvo la oportunidad de eliminar al Madrid de Champions en semifinales y quitarles la oportunidad de doblete de Champions. Aquel partido lo recuerdo con mucha molestia, en casa de mi mejor amiga, viendo el partido con ansias de ganar y viene este chamaquito malagradecido a celebrar como si fuese el nuevo Cristiano Ronaldo.

Comienza mi odio, lo sé, pero eso para mí es Álvaro Morata, un niño engreído y malagradecido. En junio del 2016, tras dos temporadas en Italia, el jugador dio un virón al Real Madrid que, al menos yo, no esperaba. Alzó Liga, Champions, Supercopa y Mundialito, pero lo hizo hablando desde un principio bastante basura. Llegó sintiéndose como un 9 que marcaría época y se encontró con una BBC bastante potente y un Zinedine Zidane que no le comió cuentos… bueno, no le come cuentos a nadie cuando se trata de Benzema.

Una temporada duró su historia de amor, alzó títulos a los que contribuyó poco o nada y se marchó al Chelsea diciendo que era porque le debía ese favor a Conte, quien pidió su fichaje en la Juventus. Era su sueño vestir el 9 del mítico Chelsea. Fue un sueño tan profundo que nunca despertó. 80 millones en nada. Dos temporadas. 72 partidos. 24 goles. Eso. ¿Algo más que añadir? ¡Sí!

Otro escudo que siente...
Foto extraída de besoccer.com

El jovenzuelo llega a su amado Atlético de Madrid en enero del 2019, el club de sus sueños, otro más, al menos. La página Madrid-Barcelona nos cuenta que el jugador formó parte del Infantil B y el Cadete B del conjunto rojiblanco. El sueño del chico de La Fábrica era debutar con el primer equipo de los que mandan en la capital de España, y terminó convirtiéndose en el Mo-rata que se engulló con comentarios de desprecio al Real Madrid luego de haber cantado “Que le digan a los indios quién manda en la capital” en Cibeles.

Álvaro, ojalá estés tan feliz como dices, sería una pena que también termines saliendo del Atleti en búsqueda de otro más de tus tantos sueños. Celebra, los goles se celebran, pero ¿tan difícil es agradecer? Me parece que no.

No fuiste siempre del Atleti, eso lo sabemos todos, pero te deseo lo mejor a pesar de que no supiste ser agradecido de una etapa bonita levantando trofeos prestados. Entiendo que en el Madrid no se le brindaron las oportunidades que quería, pero tampoco era que se las merecía. No daba pie con bola, literalmente, su pie no le daba a la bola.

Su carrera se compone de 392 partidos y 145 goles, o sea, un gol cada tres partidos. Un delantero que anota un gol cada tres partidos no es un delantero que quiero en mi equipo. El que marca los goles, no los marca con naturalidad. Importante mencionar que la mayoría de esos goles que menciono fueron en el Real Madrid Castilla.

Colchonero que me lees, este es tu delantero, ¿qué opinas de él?

Comentarios

Comentarios