Foto: BleacherReport
Foto: BleacherReport

Jueves 12 de junio de 2014
Edwin R. Jusino | Brasil2014

A pesar de que el marcador refleja una victoria de 3-1 para Brasi, la realidad de lo ocurrido en el campo no es reflejada. Pues, la verdeamarela, anfitriona del Mundial 2014, deslució ante una Croacia que, con nada que perder, y liderada por Modric, Rakitic e Ivanovic, se lanzaron a presionar.

Atrás quedan los días de gloria de Brasil, donde ganaban brillando y emanaban un aura de invencibilidad. La presión de la fanaticada sobre la selección brasileña de ganar, de lucir, de presentar un espectaculo al mundo entero pareció afectar a los jugadores. Tanto, que en los primeros 10 minutos de partido Brasil no lograba encajar en su ataque.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Los jugadores de Brasil se veían perdidos ante una Croacia con hambre que presionaba desde el silbato inicial. Tanto así que en un ataque de Croacia, al minuto 11, Marcelo desviaba un gol hacia dentro de la portería brasileña, protegida por Julio Cesar.

El silencio sepulcral en la Arena Corinthians de la ciudad de Sao Paulo tras el autogol fue como un balde de agua fría; pareciera como si los corazones del mundo entero dejaran de latir por tan solo un segundo.

Pero llegaría Neymar, quién lideraría a su equipo en el ataque, creando oportunidades, y tratando de abrir la compacta defensa croata. Su persistencia, tras la desapareción de Fred en la punta del tridente de ataque, logró abrir el marcador al minuto 29. Un tiro imparable, un tiro que cruzó por entre las piernas de jugadores de ambas escuadras, realizado desde una posición impensable, entró a la portería Croata.

Las casi 90 mil almas que presenciaban el tiro se levantaron de sus butacas. La paralizis, la desesperación, todo llegó a su catarsis. Croacia cedío el terreno y pagó las consecuencias, intentando de proteger el resultado parcial para irse al descanzo con el marcador positivo.

Sin embargo, al comienzo de la segunda mitad, los croatas salieron a buscar el resultado. Croacia buscaba dar un golpe a Brasil en su casa. Su juego era casi perfecto, y Brasil no lograba encajar su ataque; optaba entonces al contrataque. Táctica que los croatas lograron detener en varias ocasiones y presionaban la portería de Julio Cesar.

Entonces llegó el regalo a Brasil. Una falta en el area inexistente, sanccionada por el árbitro central nipón, Yuichi Nishimura, dió el respiro necesario a la verdemarela. El penal lo sentenciaba Neymar al minuto 71, a pesar de que Stipe Pletikosa, portero de Croacia, logró tocar el balón, pero no fue lo suficiente, y el mismo resbaló por sus dedos y entraba a la portería.

Tras el gol de Neymar, Croacia buscaba desesperadamente el empate. Julio Cesar, David Luiz, Marcelo y el resto de la defensa basilera tuvieron sus manos llenas aguantando la presión croata. Croacia lograría el empate, pero nuevamente, una decisión arbitral eliminaba el empate.

En el minuto 90+1, Oscar, en un escape de contraataque, ya que Croacia estaba completamente volcada al ataque, cogió a los croatas por sorpresa y anotaba el 3-1.

Dicho todo, y por lo mostrado por la selección brasileña, la verdeamarela tendrá problemas luego de la primera ronda de continuar con el bajo ritmo que lleva. Camerún y México no deben ser rivales de peligro, no obstante tras la conclusión de la fase de grupos, Brasil se pudiera medir a España o ante Paises Bajos. Dos selecciones de cuidado que están entre las primeras 10 selecciones del mundo.

Comentarios

Comentarios