Anuncio
Gianni Infantino con jugadoras de la Selección Nacional de Fútbol este pasado mes de mayo en recepción en hotel del Condado. Por Keyvan Heydari

La final de Rusia 2018 hará historia futbolística, con Francia y Croacia disputando el título. También los equipos participantes cargan con una historia emblemática de la sociedad e historia de Europa.

Sabemos que la selección de Francia es un reflejo de la inmigración y multiculturalismo en ese país, que produjo su primer título de campeones del mundo en 1998. Croacia, ha ‘batallado’ para llegar a la final, disputando tres partidos corridos de 120 minutos.

El equipo nuevo en las finales del Mundial es Croacia, que declaró su independencia como país apenas en 1991. Y un país – dirán algunos – que se debe al fútbol.

Anuncio
¿Quieres lograr obtener una beca deportiva o jugar en el exterior en algún club? ¡Solicita nuestro servicio de video perfiles hoy! Visita nuestro shop y escoge entre nuestras opciones. Haz click en la silueta.

Aquí es donde las vías del deporte y la historia se cruzan, y es difícil separar los dos temas. Los Juegos Olímpicos y Mundiales son pan y circo, el show más popular del mundo. Eso lo saben Vladimir Putin, el brasileño Lula, Adolf Hitler, Benito Mussolini y todos los líderes que piden organizar estos eventos.

Davor Šuker, ex goleador del Sevilla, del Real Madrid y goleador del Mundial 1998, en entrevista a ESPN, dijo ‘Cuando juegas para tu selección, cuando tienes tu escudo, tu camiseta…¿qué mejor?… En 1998 [yo] estaba marcando goles, y peleando por esta camiseta sagrada”. También, agregó, ‘hay que sufrir’.

Agregó Šuker: “Nuestro gobierno no nos ayuda con instalaciones y ayuda. No tenemos estadio nacional. Esto es pregunta para políticos”.

Los políticos entenderán el mensaje, pues estos hombres fueron fundamentales en la formación del país y el orgullo patrio. Otros jugadores clave de ese equipo de 1998 fueron Robert Jarni, Slaven Bilić y Robert Prosinećki (pronunciado Pro-si-nech-ki). Otro pilar fue Zvonimir Boban, ex mediocampista del AC Milan.

Zvonimir Boban. FIFA

Pues Boban, cuando comenzaba en Zagreb, protagonizó un incidente en la cancha que fue factor catalítico en la historia balcánica, la desintegración de Yugoslavia y formación del estado de Croacia.

Entonces jugaba para el Dinamo Zagreb de la liga yugoslava, cuando en el clásico nacional enfrentó al Estrella Roja de Belgrado, un 13 de mayo 1990. Los hinchas de ambos equipos se enfrascaron en batalla en las gradas, y los de Belgrado destrozaban el estadio Maksimir de Zagreb. El motín se extendió al campo, y Boban, molesto porque un policía atacaba un seguidor del Zagreb sobre el césped, terminó pegándole una patada voladora al policía. Los croatas que observaban, se identificaron con el ’10’ del Zagreb que se convirtió en héroe de la causa croata.

Historiadores difieren si los actos de Boban fueron fundamentales en la formación del país, pues habían serias divisiones y problemas de base. Pero ‘Zvone’ envalentonó a los croatas y los ultras del Zagreb, los “Bad Blue Boys”, que fueron utilizados como fuerza de choque por el primer presidente de Croacia, Franjo Tudjman, en su lucha separatista.

Fue antes de las primeras elecciones en 50 años del país, y Boban fue suspendido por seis meses y se perdió el Mundial de 1990. Ese diciembre, jugó para Croacia por primera vez. En 1991, fue vendido al AC Milan, donde su toque y visión le hicieron figura en un club campeón de Europa en cuatro ocasiones.

Aquí un reportaje a los 25 años de ese partido:

Ahora, los croatas – són poco más de cuatro millones – han hecho historia en la cancha nuevamente, y podrían culminar la hazaña con un campeonato del mundo. (Ojo a los cronistas que describen partidos de ‘vida o muerte’ o hablan de ‘batalla en la cancha’.) Pero son orgullosos, y de sus logros deportivos y atletas como Toni Kukoć (basquet), Goran Ivanisević (tenis).

Cuando Gianni Infantino, presidente de FIFA, visitó a Puerto Rico el 29 de abril, del 2017, trajo una comitiva con él. Entre sus acompañantes que estuvieron en la recepción en el Hotel Condado Plaza estuvo Zvonimir Boban, que ahora es el secretario general adjunto de la FIFA y parece un apacible profesor. Le mencioné a algunas de las personas presentes (y del staff del entonces secretario del DRD) el rol de Boban en la historia del fin de Yugoslavia, la independencia de Croacia y por ende, en la Europa actual.

Muchos de los jugadores de Croacia fueron afectados por este conflicto bélico, y sus familias tuvieron que abandonar sus viviendas. Seis familiares de Luka Modrić murieron en la guerra, incluyendo su abuelo, asesinado por milicias en el conflicto. Ahora, los políticos se alínean en apoyo por el equipo, y los periodistas se datean sobre la historia.

¿Ven por qué este equipo, sufrir por 120 minutos en un campo de fútbol es poca cosa?

Comentarios

Comentarios

¡Conviértete en un miembro de FBNET y apoya con solo $15.00 anuales las operaciones de este portal! Ayuda a mantener este portal libre y trayéndote las noticias que tu quieres leer.