Joel Campbell celebra el gol del empate. Foto: Repretel
Joel Campbell celebra el gol del empate. Foto: Repretel

Sábado 14 de junio de 2014
Edwin R. Jusino | Brasil2014

Dicen que la venganza es dulce, y más aun cuando es a domicilio. Costa Rica tomó el terreno en su debut del segundo mundial en su historia. Hacía 24 años que Costa Rica no jugaba; habían nervios; no eran los favoritos para ganarle a la campeona de Sudamerica.

Los nervios le fallaron a los ticos, y al 24 sentenciaban un penal, que Cavani majestuosamente anotaba. Keylor Navas apostaba correctamente, más era incapaz de atajarle al delantero del Paris Saint-Germaine.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

La primera mitad fue un monólogo uruguayo, chocandose ante una casi perfecta defensa de 5 de Costa Rica.

Al retorno, todo cambió. La casta, la furia, el hambre de victoria, y el sentido de ahora o nunca por la patria, surgió en los centroamericanos. El primer gol llegó via Joel Campbell al minuto 54. Cuatro minutos más tarde, Óscar Duarte ponía el 1-2 en el marcador via un cabezaso al lograr llegarle al balón tras jugada de pelota parada.

Las alarmas en Uruguay sonaban; los jugadores desesperaban, y el profe Tabarez se lamentaba no haber hecho ingresar al líder de goles de la Premier League, Luis Suarez.

Por más que los uruguayos intentarron, se chocaron contra una sólida defensa centroamericana. Tanto así que al minuto 84, Joel Campbell salía en contragolpe, hacía un pase increible que encontraba a Marco Ureña que sentenciaba el 1-3.

Sin poder aguantar más la humillación de Costa Rica a los 4 vecez campeones del mundo, Maxi Pereira explota causando una entrada criminal a Joel Campbell y fue expulsado via roja directa al minuto 90+4.

Durante el repechaje del Mundial 2010, Uruguay había dejado fuera a Costa Rica en una serie de ida y vuelta.

Comentarios

Comentarios