Lunes 8 de setiembre de 2014

Esteban Guevara/FBNET

despertar

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Viernes 20 de junio de 2014, la Selección de Costa Rica acaba de derrotar a su similar italiano en el Arena Pernambuco de Recife y se desentiende del desenlace del Grupo de la Muerte; ya cumplió el “imposible” objetivo que se había trazado antes de arribar a territorio brasileño, y solo le resta enfrentar a Inglaterra en un juego de mero trámite. La Tricolor, ubicada junto a rivales de élite mundial, compitió en gran forma y avanzó a octavos de final…

79 días después un combinado costarricense con lo mejor del torneo doméstico y nueve mundialistas elude el abismo y rescata un partido que perdía 0-2 ante prácticamente el mismo equipo panameño que el año anterior fracasó en su intento de clasificar a la Copa del Mundo. El detalle más destacable del juego correspondió, indudablemente, al lanzamiento de penal que repelió el cancerbero nacional Patrick Pemberton, cuando los canaleros ya empezaban a materializar su pase a la Final de la UNCAF.

El título de esta columna alude claramente a la producción audiovisual independiente recién publicada, llamada ‘No me despierten porque estoy soñando’, en la cual tres aficionados ticos presentan la mayor gesta de la historia deportiva de nuestro país; un sueño hecho realidad, la vivencia tricolor en campos brasileños.

Pues bien, pese a que estamos claros en que el cuadro costarricense que se encuentra en Estados Unidos no es exactamente el mismo que derrotó hace poco más de dos meses a uruguayos e italianos, lamentablemente parece que el hermoso sueño terminó. No solamente hay que remitirse a los aspectos futbolísticos para aseverar tan desafortunada sentencia, sino también a los que históricamente han fallado recurrentemente: los dirigenciales.

Luego de la polémica salida de Jorge Luis Pinto, el nombramiento de Paulo César Wanchope como estratega nacional resultó una medida en apariencia errónea, por cuanto Chope, un extraordinario exjugador en cuya carrera futbolística siempre puso muy en alto el nombre de Costa Rica, como técnico nunca ha demostrado tener la capacidad que se requiere para comandar el banquillo. Desgraciadamente a la hora del nombramiento la prensa deportiva nacional se preocupó más por recrear la imagen negativa del extimonel cafetero que por cuestionar la designación del exentrenador del CS Herediano y del Uruguay de Coronado.

En otra cuestión extrafutbolística, hace un mes Diario Extra anunció como primicia el secreto a voces que se maneja en el medio, que señala el riesgo que pesa sobre uno de nuestros mundialistas, “sentenciado” por un narcotraficante que se encuentra recluido en La Reforma, quien aparentemente desearía cobrar venganza ante el “tumbonazo” perpetrado por la esposa del futbolista en contra del delincuente. La noticia sobre la situación del jugador de marras, legionario en Europa, no fue divulgada por los demás medios de comunicación y prácticamente desapareció antes de que se convirtiera en tema mediático y le diera vuelta al mundo (solamente Diario Diez de Honduras la divulgó). El hecho de que una noticia bomba como esa se esfumara como por arte de magia, hace pensar en la existencia de alguna directriz para que adoptara tal ocultamiento; de hecho, no es descabellado imaginarlo debido a las cuantiosas sumas de dinero que se manejan en los fichajes de futbolistas ticos en el mercado europeo…

Y volviendo a la Copa UNCAF, la realidad nacional, conocida por todos, dicta que Costa Rica, “el nuevo Gigante de la CONCACAF”, según muchos aficionados en Tiquicia, depende de la Selección de Nicaragua para poder avanzar a la Final del certamen. Es obligatorio que los pinoleros eviten caer por más de tres anotaciones ante Panamá, para que los nuestros sean quienes accedan a la definición del certamen. Como en años anteriores, la Tricolor se aferra al “milagrito”, a la Virgencita de los Ángeles, a cuanta instancia superior logre concretar lo que el equipo no pudo en el campo…

Dentro de lo poco positivo que se puede rescatar, hay que citar que los nuevos valores como Johan Venegas y David Ramírez están sumando minutos y se convierten en cartas a futuro para la Sele. Pemberton está confirmando ser el mejor guardameta del medio, y José Miguel Cubero está haciendo fútbol de cara a su aventura en la segunda división inglesa, donde hasta la fecha no ha podido debutar; Marco Ureña se encuentra en similar situación, próximamente iniciará actividad en el Midtjylland danés, su nuevo club en el Viejo Continente.

Este miércoles canaleros y pinoleros se enfrentan, y del resultado de ese juego dependerá la suerte que le corresponda al conjunto tico… Si la Diosa Fortuna nos beneficia, el domingo estaremos disputando el cetro y el pase directo a la edición centenaria de la Copa América 2016. Pero si no, estaremos lidiando con un nuevo fracaso, pero más nefasto que eso, sería tener que soportar una posición mediocre de la Fedefutbol evitando a toda costa aceptar su yerro, y aun peor, la prensa deportiva nacional acuerpando a sus “jefes implícitos” de la Federación.

Qué lástima es despertar, yo quería seguir soñando…

 

 

*La fotografía fue tomada de mariosegura.com

Comentarios

Comentarios