Pablo Armero tras anotar gol. Foto: FIFA.com
Pablo Armero tras anotar gol. Foto: FIFA.com

Sábado 14 de junio de 2014
Edwin R. Jusino | Brasil 2014

Fueron 16 años los que Colombia tuvo que esperar para volver a debutar en una Copa del Mundo. Sin su Tigre, las preguntas sobre Colombia y su rendimiento ofensivo corrían en la prensa internacional. Pero llegó el momento de su anhelado debut ante Grecia, en el Estadio Mineirão de Belo Horizonte. Ante unas aproximadas 50,000 personas Colombia y Grecia tomaban el terreno. Las gradas se convertían en un mar amarillo, y parecía que Bogotá había sido transportada a Brasil.

Colombia silenció a los excepticos, y la ausencia de Radamel “el Tigre” Falcao, no se notó en el partido. Colombia aprovechó los primeros minutos, tomando a la defensa de Grecia por sorpresa, cuando Pablo Armero anotaba el primero al minuto 6, con un tiro que pasaba desapercibido entre la defensa griega.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Grecia se cerró, y presionó, pero los helenos no pudieron concretar sus ataques, y el más cerca chocaba con el travesaño y rebotaba hacia afuera.

Al minuto 58 Teo Gutierrez, con una brillante jugada al recibir un tiro de esquina, sentenciaba el 2-0, y el Estadio Mineirão rugía como un tigre hambriento. La presencia de Falcao, aunque no personificada fisicamente dentro del partido, acompañaba a los cafetaleros.

Cuando todo parecía que acababa, aparecía James Rodríguez al minuto 95+2, y sentenciaba la goleada de Colombia sobre Grecia.

Un debut de ensueño, y el segundo partido que no ha sido marcado por la mano negra del mal arbitraje que ha caracterizado los partidos anteriores.

Comentarios

Comentarios