Aquel aficionado del fútbol español que no haya vivido la experiencia de un Clásico, no ha vivido al cien por ciento. Ese sentimiento que viven muchos a la hora de ir al concierto de su artista favorito, esa emoción que sienten algunos al lograr cumplir una meta después de muchos años y mucho esfuerzo, ese alivio y esa felicidad de todo estudiante cuando le dicen que pasó la clase por un pelo, esa cosita que logra ponerle la piel de gallina a una persona…Eso es un Clásico y así se siente. Es muy difícil de describir. No existen palabras. Simplemente hay que vivirlo para sentir esa pasión tan grande.
Para gozarse un Real Madrid – Barcelona o un Barcelona – Real Madrid, es suficiente estar físicamente en el Santiago Bernabéu o en el Camp Nou sólamente. No es necesario ser testigo de una lluvia de goles para que valga la pena todo el dinero pagado por la taquilla. Tampoco importan las largas horas perdidas en la fila, afuera del estadio, con frío, para que este sueño se haga realidad. Un 0-0 en cualquier otro deporte o partido es aburrido. En cambio, la confrontación del Barça y el Madrid tiene el poder de mandar a la gente al hospital por causa de infarto con un simple resultado como este. Y si deciden regalar goles, las expectativas quedan más que superadas. Como aquel gol de Fabregas la semana pasada que puso a todo el Bernabéu con los nervios de punta. O esa diana de Varane que le devolvió la tranquilidad y la calma a todos los madridistas que todavía siguen con la esperanza de asegurar por lo menos un título esta temporada.     

Clásico – Copa del Rey en el Santiago Bernabéu
30 de enero de 2013
La unión de millones de extraños alrededor del mundo animando a 22 jugadores todavía no llega a ningún otro deporte. La rivalidad que existe entre los Boston Celtics & L.A. Lakers y Boston Red Sox & N.Y. Yankees no se puede comparar. Ni si quiera el mejor partido de la NFL en el Super Bowl tiene la historia y la popularidad que tiene un Clásico mundialmente. Y la razón es porque en un partido como este no hay título que valga. Los 90 minutos van más allá de simplemente ganar una competición. El objetivo principal se convierte en lograr defender el orgullo y el honor del escudo del club ante su mayor enemigo… y es algo que se vive y se siente en el terreno de juego y en las gradas.     
 

 Cantitos de un lado del estadio a otro, canciones dirigidas al equipo adversario, insultos a los árbitros, escudos defendidos a todo pulmón, la afición uniformada y la mejor técnica de fútbol son pocos de los elementos que complementan un Clásico. El hecho de poder presenciar a dos de los mejores equipos del mundo luchando por el mismo objetivo es, como dice el conocido anuncio de Visa, “priceless”. Aquel aficionado del fútbol español que haya vivido la experiencia de un Clásico, puede tachar una de las actividades de su “Bucket List”…


L.Mijares

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorEl Regreso de Un Viejo Amor.
Artículo siguienteCopa Libertadores de América
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa

2 COMENTARIOS

  1. El Clásico está en mi «Bucket List» … es algo que TENGO que hacer. El fútbol despierta pasiones, y como comentas en el artículo, cuando se enfrentan el Barcelona y el Madrid, aún más. Me encantaría ver un Clásico con mi familia, aunque son todos culés. ¡Hala Madrid!