por Keyvan Antonio Heydari

En la misma semana que la liga profesional lanza en República Dominicana el 8 de marzo, el miércoles la Federación de Futbol de Puerto Rico celebra una reunión con emisarios de FIFA y Concacaf para definir el destino del futbol profesional boricua.

En una visita de los emisarios Robert Niemann y Michael Gandler, se reunirán con los clubes isleños. «Esta vez se alinearon los planetas». fue el comentario de un dirigente boricua. «A ver si podemos».

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Alberto Santiago, nuevo encargado de selecciones y competiciones en la FedefutbolPR, apuntó: «Es el huevo o la gallina. Los clubes tienen que normalizarse. Hemos tenido dos reuniones con 19 equipos entre enero y marzo. Si la FIFA da dinero para profesionalizar como lo hizo en Dominicana, sería bajo el programa «Win-In» que está cercano a cerrarse. Si no, vamos a perdernos el tren».

Por ahora, Puerto Rico se mueve en su propio universo futbolístico, con temporadas cortas o ciclos de enero a diciembre, lo que descuadra a sus clubes con los calendarios y torneos internacionales de juveniles y adultos.

Sin embargo, algunos líderes de clubes boricuas son reacios a darle el mando de una liga pro a la federación y su actual presidente, Eric Labrador.

«¿Qué liga existe?», respondió irónicamente Evaristo Pérez, del club Humacao. «Ninguna federación en el mundo maneja la liga. Si FIFA aporta capital, veamos en qué condiciones lo presta y cómo se desarrolla esa liga. Aquí no hay lealtad. Hay ignorancia. Necesitamos una liga de alto rendimiento, llamese como quieran».

Para recibir el dinero de desarrollo de la FIFA, exigen una liga manejada por la federación y fiscalizada por la FIFA. «Tiene que haber controles desde un inicio», enfatiza Santiago.

Todo esto me hace recordar el recuento bíblico de la sabiduría del rey Salomón, cuando le trajeron un bebé cuya maternidad disputaban dos mujeres. Cuando ninguna cedía, Salomón propuso resolver el problema cortando la criatura en dos y darle la mitad a cada mujer, a lo que una se opuso y era la verdadera madre. Es hora que los que se sienten padres del fútbol en Puerto Rico reflexionen y se pongan de acuerdo, para que no maten al bebé otra vez.

La normalización cubre varios aspectos. Para la licenciatura de los clubes, si quieren ser profesional necesitan adherirse a ciertas normas. Por ejemplo: tener gerente profesional, cancha/estadio propio (o asignado por una municipalidad), y si es estadio compartido, que sea un máximo de cuatro clubes. Tener una persona de mercadeo a tiempo completo; un encargado de medios y comunicación a tiempo completo y una oficina.

¿El único club que cumplía con esto en la Isla? Los Islanders, y actualmente el que más se ha mantenido es Bayamón, comandado por Santiago. En el espejismo boricua, la Liga Premier no era tal; la Liga Mayor era lejos de ser ‘mayor’. La que mejor refleja en nombre la identidad de lo que debe ser es Puerto Rico Soccer League, pero debe extenderse a más de una liga corta.

En 2002, una comisión normalizadora de la FIFA llegó a la Isla, se reconstruyó la FedefutbolPR, y tras la elección de 2004 se comenzó un ciclo dorado que nos trae al gris presente. Hay una generación de talentos crecidos mirando los Islanders con ganas de jugar a niveles mejores.

Dominicana lanza su liga este fin de semana y en Puerto Rico todavía discuten el tema. «Es la desgracia. si viniera alguien a poner orden» finalizó Pérez.

LOS ASESORES FIFA/CONCACAF

El alemán radicado en Monaco, Robert Niemann, tiene una gama de experiencias en deporte y entretenimiento y mercadeo corporativo, comenzando con la empresa de libros fundada por su padre,  incluyendo manejo de contenido para Yahoo! en alemán y programas televisivos. Según la página web de su empresa, combinan «la fascinación con el fútbol y el ADN del ‘entertainment’ «.

Michael Gandler, especialista de mercadeo que antes trabajó para Traffic y en el desarrollo de la Copa Oro. Luego pasó SUM, la compañía matriz que también maneja el mercadeo de la MLS. Gandler, que habla español además de ruso e inglés, se especializa en publicidad y ahora lidera su firma, Major League Revenue.

Comentarios

Comentarios