Ayer se ha creado un revuelo en las redes sociales que han llegado hasta que individuos publicasen mensajes insultando al Gerente de Selecciones Nacionales, Andrés Mirabelli. El principal argumento es que en Puerto Rico tenemos talento de sobra, que debería estar buscando aquí en la Isla primero. El corazón y orgullo por el material humano que se produce en Puerto Rico es inquebrantable para muchos y es un sentimiento noble. Definitivamente Puerto Rico produce jugadores talentosos, de eso no hay duda.

Pero en este caso, la Federación está en lo correcto.

En mi pasada columna les hablé de los datos. Puerto Rico es actualmente de las peores selecciones de CONCACAF. De hecho, la única selección que le hemos podido ganar es a la peor del mundo, Anguila. Los dos mejores momentos en la historia de la Selección, 1993 y 2011 (105 y 108 respectivamente), tienen algo en común: una buena porción de los jugadores estaban activos en ligas con base en Estados Unidos. Particularmente, la base de la Selección del 2011 eran jugadores activos con el Puerto Rico Islanders FC.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

Si Puerto Rico espera poder mantenerse compitiendo ante Selecciones en nuestra región hay que salir a buscar los mejores jugadores que estén preparados y con la capacidad de jugar a ese nivel.

Por ejemplo, nuestro principal rival del grupo F en la eliminatoria mundialista hacia Catar 2020, Guyana, en su más reciente convocatoria tuvo 5 jugadores activos en clubes ingleses. El que más llama la atención, Stephen Duke-McKenna, de 20 años, juega en el Queens Park Rangers, club que ha estado en la Liga Premier pero que actualmente está en la 2da división. Además 2 de sus jugadores están activos en clubes de Cánada y Estados Unidos respectivamente, y 2 juegan en la liga profesional de Trinidad y Tobago. En total, 10 jugadores de la plantilla de Guyana no juegan en la liga local.

Por otro lado, la Selección de San Cristobal y Nieves, otro de nuestros rivales en el Grupo F, cuenta con 2 jugadores en Inglaterra y Gales, 4 en Estados Unidos (Petrez Williams juega para las inferiores del Portland Timbers y Atiba Harris es compañero de equipo de nuestro Cody Laurendi), 1 con el Puebla de México, 1 en Canadá y 1 en Honduras. En total 9 jugadores de su plantilla están activos en el exterior en ligas profesionales.

¿En serio creen que usando solamente jugadores talentosos de la Liga Puerto Rico podremos ser competitivos ante estas dos selecciones? Seamos honestos con nosotros mismos. La Liga Puerto Rico es de muy bajo nivel en comparación con las ligas de nuestra región como Trinidad y Tobago, Jamaica, Haití y República Dominicana. Mientras que nuestros jugadores talentosos tienen que dividir su tiempo entre estudiar, trabajar, y si acaso practicar, la mayoría del resto de nuestros hermanos caribeños se dedican solo a jugar.

No estamos ni siquiera cerca de ser competitivos con solo jugadores de la Liga Puerto Rico. El talento no lo es todo en el escenario del fútbol internacional. Habrán destellos individuales, pero a la hora de la verdad seguiremos teniendo los mismos problemas de físico y de orden táctico en la area defensiva. No tenemos un portero de la calidad de Cody Laurendi desarollado en Puerto Rico, no tenemos defensas de la calidad de un Zarek Valentin en Puerto Rico en estos momentos, y así succesivamente podemos hacer una autopsia a la Selección Nacional de Puerto Rico, partido por partido.

Con una Liga Puerto Rico que no ve acción hace 6 meses gracias a la pandemia, los mejores jugadores locales que no se han ido al exterior a continuar sus carreras no están en condición física. Y el gobierno de Puerto Rico no ha ayudado para facilitar que se pueda terminar jugando en una burbuja (tampoco es que la Federación lo contempló pues después de todo la Liga Puerto Rico es una liga amateur).

En clubes del exterior nuestros jugadores talentosos no solo desarollan su talento, sino que se preparan mejor fisico y mentalmente. En Estados Unidos, particularmente, el nivel de juego en comparación con Puerto Rico y muchas parte del Caribe, está muy por encima.

Y no es culpa de los jugadores talentosos, para nada. Ellos son víctimas de un sistema que les ha fallado. Que por politiquería y ambiciones personales de los mandarines de la industria, empezando desde la cabeza hasta los que flotan en su órbita y no solo de esta administración, han cerrado las puertas a que el fútbol en Puerto Rico se profesionalice.

Que esto sirva como una llamada de alerta. Si seguimos apostando al amateurismo, nuestros jugadores talentosos se seguirán perdiendo en la bebe lata, en la joda, o en el mejor de los casos, optarán por continuar carreras profesionales en el exterior o en otras industrias.

Cierro con esto, ningún jugador de la MLS o USL accederá a jugar bajo un técnico mediocre como lo es Elgy Morales. Un técnico sin ideas y capacidades tácticas para formalizar y estructurar el juego. Si queremos hacer un mejor papel que nos ayude a subir en el escalafón para darle más oportunidades a nuestros jugadores talentosos a llegar a mejores oportunidades profesionales fuera de Puerto Rico, hay que desahacerse del peor seleccionador nacional que ha tenido Puerto Rico en toda su historia. No esperen a diciembre para que se quede sin contrato.

Hagan como hicieron con Amado Guevara, terminen su contrato y llamen a Chris Armas. Está esperando la llamada de la Selección Nacional.

 

 

Comentarios

Comentarios