El fútbol puertorriqueño tiene un potencial enorme y este servidor, sus compañeros y muchos de ustedes creen en ese potencial. No nos estaríamos enfrascando en una contienda con la Federación Puertorriqueña de Fútbol, que atenta contra uno de sus propios miembros afiliados (nuestra PRSL), si no fuese el caso. Yo sé que los europeos, sudamericanos, centroamericanos, mexicanos y algunos Boricuas (que no son parte de este deporte en la isla) no pueden ver ese potencial. Fíjense, que, hasta cierto punto, los entiendo. Pero no es una opinión válida. No tiene mérito. No se pueden utilizar los mismos criterios que se utilizan en sus países de origen.

¡Ojo! No estoy diciendo que no se pueda adoptar una filosofía de fútbol de algún país o región del exterior, pero los pasos a seguir son muy distintos. El modelo de implementación al alto nivel es distinto. Hay cosas similares, sin duda, pero los factores estriban en los detalles que nos separan los cuales no permiten que él fútbol sea el deporte rey. Y tomando en cuenta esos detalles es que tenemos que elaborar una estrategia que permita que el fútbol, como mínimo, comparta protagonismo deportivo y social en nuestra “Tierra del Edén” querida.

Por ejemplo, el pensar que no podemos ser competitivos en un deporte mundial es obviar lo que hemos hecho y seguimos haciendo en otros deportes donde nos destacamos a nivel internacional. Para muestra un botón. Estoy terminando de escribir esta carta sentado en mi oficina en Houston donde estamos esperanzados en ganar una serie mundial por segunda vez en tres años con nada mas y nada menos que con un equipo impulsado por Boricuas. Y se que todo Puerto Rico está pendiente de ese logro. Eso es sin mencionar lo que hacemos en la política, la música y en las artes. Pero entiendo que no lo entiendan. El modelo tradicional y la sabiduría convencional del fútbol mundial así lo dicta.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

 

¡Es cierto! No hemos sido un país futbolero, más sin embargo el futbol es el deporte emergente en Puerto Rico, como lo ha sido a través del mundo. Y el que no lo quiera ver pues como decimos en el barrio, “no hay mas ciego que el que no quiere ver”. Lo hemos sido ya hace tiempo, pero no se refleja a nivel internacional. No sacamos los pies de polvorosa. Yo veo los juegos de nuestra Selección y veo mucho talento. Soy y seguiré siendo fan y abogaré por los jugadores de la Selección que lo dan todo por nuestra bandera. No obstante, nos falta un paso adicional y no es culpa de ellos, como no lo fue en la época mía y la de mis compañeros. Esto es una cuestión de liderazgo y visión.

Tampoco es cierto que no podemos desarrollar jugadores talentosos. Hay muy buenos técnicos del patio y del extranjero que hacen un gran trabajo en la enseñanza. De joven tuve grandes técnicos tanto del patio como del extranjero. Todos contribuyeron al desarrollo de muchos que salimos del país a buscar fortuna en el fútbol. Aprendimos bien y me consta que hoy en Puerto Rico el proceso es aun mejor. Pero el problema no estriba en ese renglón. Estriba en el rodaje del jugador. Su exposición a un fútbol de mayor nivel.

¿Pero cómo superamos ese problema tan grande? ¿Cómo logramos que nuestros jugadores tengan ese rodaje? Es sencillo, debemos tener una LIGA PROFESIONAL DE VERDAD. No es la solución absoluta, pero es el primer gran paso. De esa manera los jugadores del patio tendrán un lugar donde puedan empezar el proceso de pulirse. Es la liga donde los que realmente brillen podrán tener mejor opción a ese gran salto al fútbol de mayor nivel.

¿Y cómo podemos tener una LIGA PROFESIONAL DE VERDAD? Otra pregunta sencilla de contestar. Nuestro deporte tiene que convertirse en un negocio VIABLE. No estoy hablando del negocio de las academias y las categorías menores. Esa, como bien sabemos, está establecida. Estoy hablando del negocio del profesionalismo. La única manera de convertir el FÚTBOL PROFESIONAL en un negocio VIABLE es construyendo una infraestructura que permita la comercialización del deporte en sí. Requiere de una inversión millonaria, no unos fondos que emita FIFA para subvencionar el fútbol aficionado.

Nosotros en la PRSL presentamos un plan al público. Se invitó a la Federación que estuviera en la Magna Presentación y se negaron a ir. El plan se le presentó a uno de los que hoy ocupa uno de los puestos como vicepresidente en la Federación y quien hoy es un enemigo cantado de nuestra institución buscando maneras de destruir la labor de un miembro bona fide de la Federación. Un VP que me dijo a mí personalmente que nadie de la administración pasada había pasado por su pueblo a ofrecerle el plan de progreso y que no comulgaba con el presidente de turno. Que no tenia ambiciones políticas federativas y que lo que quería era ser parte del proyecto de la PRSL. Un VP que hoy está embriagado de poder y ciego a la realidad. Esta es la Federación que nos gastamos. Es un VP que se comenta es el poder detrás del trono mientras el presidente de la FPF sigue alegando que ese no es el caso y el que manda es él.

Si realmente quieren ayudar el fútbol de Puerto Rico dejen de estar jugando a mandatarios y sean lideres de verdad y denles paso a las ideas innovadoras y verán que llegamos. Pero con mentiras e intimidación no vamos para ningún lugar. Con el abuso de poder solo podemos esperar cosas malas y la enajenación de los miembros de la Federación.

Para mis amigos de otras culturas donde el fútbol es rey y pasión, no nos comparen al entorno de sus países. Cometen un grave error. Que quisiera yo que en Puerto Rico se respirara el fútbol de la manera que lo viven ustedes, pero eso es como dice en mi barrio, pensar en pajaritos preñaos. Sin embargo, miremos a los ejemplos en donde no se vive o vivía así. Por ejemplo, la MLS. Yo no era fan de la MLS y si me presionan diría que todavía no lo soy completamente por muchas razones que no tienen que ver con el modelo de negocio. Pero sí tengo que reconocer que es una fórmula que acabo funcionando y está teniendo un éxito palpable. Es una fórmula que logró meterse dentro un mercado donde el fútbol no es rey y ahora se ven estadios estallando de alegría con cánticos y un ambiente futbolero. TENEMOS QUE SER SABIOS Y APRENDER. Lo podemos “criollizar” pero el modelo está y existe.

Joey Serralta
Jugador de la Selección Nacional de Puerto Rico 1976-1992
2007 – Salón de la Fama del Balompié Puertorriqueño
2012 – HBU Soccer Hall of Fame

Comentarios

Comentarios