Partido LA Galaxy vs Puerto Rico Islanders. Crankshaw Sports Stats

Al otro día de la publicación de mi reciente columna en FBNET entró una llamada a mi teléfono y observé que era del señor Roberto Ocaña. Al contestarla, solo recibí un mensaje grabado que en parte decía: “si no vas a hacer el bien, no hagas el mal.” Traté de comunicarme de nuevo y solo era una repetición del mensaje.

Personalmente, no conozco al señor Ocaña y respeto su pensar sobre mi columna, aunque, en apreciación de otros lectores, la columna explicaba como mejorar nuestro fútbol con tres ejemplos de pura administración deportiva.

Parece que la percepción del Lcdo. Ibrahim Reyes fue distinta al calificarla de: “excelente”, y otros que me llamaron. Decía mi abuelo Lorenzo: “la visión de las partes, es distinta, aun con los mismos espejuelos.” Sabio.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

No creo que tratar de corregir el curso, que ha tomado nuestro fútbol en los últimos nueve años, es hacerle mal al deporte, pero fuera de intereses personales, uno analiza la trayectoria del mismo y llegará a conclusiones parecidas o exactas a las mías.

Hagamos un somero análisis de nuestro fútbol ahora y hace doce (12) años atrás.

Nuestro fútbol estaba en el 2011 en la posición 108 en el ranking de FIFA.

Había un club profesional de fútbol, llamado “Islanders”, conocido como: “La Tropa Naranja.”

La FPF tenía más de diez ligas de fútbol participando en torneos.

Éramos reconocidos en el Caribe y nuestros Islanders le ganaban a equipos reconocidos de México, Honduras y Panamá.

Nuestras selecciones masculinas y femeninas llegaban a las eliminatorias para competencias internacionales.

Solamente la aportación de FIFA era de $250.000.00 anuales y había muy pocos recursos de otros programas y del gobierno estatal. Se contaba con una limitada ayuda del Comité Olímpico de Puerto Rico.

Se llenaban los estadios y una vez, el cuerpo de bomberos cerró el Juan Ramón Loubriel, porque el estadio se llenó.

Se respiraba fútbol. Se vivía fútbol. Se sudaba fútbol.

Lamentablemente, los que vivimos esa 2da época de oro notamos la diferencia y posiblemente, los ausentes del fútbol de esa gloriosa época crean que lo actual es lo mejor.

Hoy ocupamos la posición 178 en el ranking de FIFA, lo que marca un descenso de 70 posiciones. Perdemos con clubes de islas caribeñas que carecen de infraestructura deportiva, población, territorio y economía.

No notamos un genuino interés en desarrollar el fútbol profesional.

No se han completado, como se requiere, las seis asociaciones regionales. Tener una representación en el Comité Ejecutivo no certifica la creación de las mismas.

Hay un silencio sepulcral en los miembros de la asamblea cuando el tema es sobre nuestro fútbol. Raro, porque la gran mayoría, en la pasada encuesta de FBNET no estaba de acuerdo con la administración del Sr. Rivera, y no se actuase para exigir los cambios necesarios. “Huele a peje Maruca.”

Creo que es hora de “si no haces el bien, no hagas el mal.”

Por lo tanto, propongo que el Comité Ejecutivo nombre una “Comisión de Desarrollo del Fútbol Profesional”, con personas dentro y fuera de la FPF, para que formulen la acción debida y poder tener un club profesional, partiendo de la base existente del Puerto Rico Soccer League. De esta forma lograr entrar a una de las primeras divisiones del fútbol de Estados Unidos de América. Se puede. Someto el nombramiento del Sr. Joey Serralta.

Esto no afectaría de modo alguno, a los que defendiendo sus intereses, asuman su eterna conformidad con el desarrollo actual de nuestro deporte.

OJO: Me informan mis amigos de la CONCACAF que hay un movimiento en FIFA para que las ayudas económicas no se repartan por igual entre las asociaciones miembros, porque algunas NO hacen el esfuerzo de ascender en el ranking de FIFA y se mantienen jugando como entretenimiento. Dicen que el que sube, merece mejor ayuda. Y el movimiento está cogiendo fuerza.

“El fútbol y el interés se fueron a la cancha un día y pudo más mi interés que el fútbol que yo decía.”

NOTA: El título de esta columna se asemeja mucho a las últimas noticias de interés.
La traducción es: “La vida del fútbol importa.”

Comentarios

Comentarios