Quizá muchos consideren una locura lo que voy a decir aquí, en este mismo espacio una vez hable mal de él por sus comportamientos pocos caballerosos hacia mí, sin embargo eso no le quita que fue un gran jugador. 
Les hablo de Walter Centeno Corea, querido por muchos y odiado por la otra mitad. Se propuso de manera consiente o inconsciente crear una imagen de jugador repugnante e incluso “agrandado” como decimos popularmente.
Pero esta imagen solo la hizo frente a periodistas, porque en dos ocasiones tuve la oportunidad de verlo compartir con jóvenes y niños, era una persona muy lejos de aquella que presenta gestos repugnantes en una cámara.
Dudo mucho que la decisión de retirarse del fútbol la viniera digiriendo meses atrás,  considero que la tomo ante ciertas situaciones que empezaron a empañar su exitosa trayectoria. La directiva Horizonte Morado no acertó en dejarlo ir.
Centeno es un jugador que terminó su formación en la casa tibaseña, logró hacer click con la afición y de una u otra manera respetado por sus compañeros, por lo que logró portar la banda de capitán y echarse el equipo encima en partidos claves. 
A nivel internacional, realizó  lo que pocos hacen e incluso vistiendo la camiseta de la tricolor se volvió punto clave, aunque una lesión sigue en el limbo. Pero la columna no es para hablar de sus males, es para destacar lo que fue como jugador.
En su extraña manera de hacer supo responder con fútbol en la cancha, incluso vistió esa camisa morada con orgullo y se convirtió en el ejemplo de muchos jóvenes. Su pecado fue no simpatizar con los micrófonos, las cámaras y que el departamento de comunicación del Saprissa (como tantas veces lo digo aquí) no contara con una persona especialista en el manejo de imagen y le ayudara a manejar el tema de su enemistad con ciertos medios. 
Walter no se va porque las piernas ya no le den, tampoco por un factor de la edad… se va porque simplemente nunca fue amigo de la prensa, a lo último trato de cambiar esto pero para su desgracia fue tarde. Yo creo que le hubiera gustado retirarse siendo campeón nacional y en un momento donde el Saprissa tuviera consolidado a su  sucesor. 
Pero el contrato venció y pudieron  más las notas negativas hacia él que todo aquello que aporto un día al fútbol nacional. Se va porque no era de esos que llegaban regalando saludos, se limitaba a contestar con pocas palabras y de manera directa.
Pudo más la presión generada en medios de comunicación  que  la presión de dejar sin capitán a un equipo que no recuerda lo que es ganar hace unos años.
No sé si era una mala influencia, pero con los jugadores del Saprissa que he logrado conversar  opinan que Paté podía dar más y muchos valoran el aporte tan grande que él daba dentro del camerino.
Solo el tiempo nos dirá si fue una buena decisión dejarse llevar por la presión y dejarlo ir o por el contrario los morados resentirán su ausencia.

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
Artículo anteriorIslanders se preparan para George Town SC
Artículo siguienteEl problema de los prospectos boricuas
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa