image
Al fondo Eric Labrador dirigiendo la Asamblea General de febrero de 2016. Archivo

Jueves 17 de marzo de 2016
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Aunque todo a punta a que mañana la FIFA anunciaría la Comisión Normalizadora, tras la pendiente aprobación de esta por el Comité Ejecutivo del organismo rector, no se puede subestimar a Eric Labrador. ¿Logrará gestionar un milagro y regresar de Zurich con la intención de proclamarse coomo todo un heroe?

Partamos de la premisa que lo logra. Labrador logra salvar su pellejo mintiendo, rogando, o cualquiera sea la manera que lo logre. Desde mañana vendrá con el tema ya quemado, continuidad. Venderá su alma, si es necesario, por aferrarse al prestigio y a la fantasía que es FIFAlandia. Vendrá a ponerle presión por todo lo alto a los miembros de la Asamblea General para que le aprueben sus estatutos.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Será como habrá predicho el licenciado Jaime Lamboy. Tendrá que convocar a otra Asamblea Extraordinaria. Tendrá que enfrentarse nuevamente a los delegados. Habrá nuevamente que levantarse temprano a escucharlo hablar de que FIFA dice esto, o FIFA dice aquello; tal vez ruege a Primo Corvaro o a otro oficial de la FIFA a que visite la isla. Claro, si eso pasa, venderá todo como que es culpa de la Asamblea. ¡Esos delegados infernales que no le quieren dejar ser feliz!

Pero me pregunto. ¿Cuales habrán sido los estatutos que habrá presentado a la Comisión de Asociaciones Nacionales? Si hacemos un poco de memoria el pasaso miércoles 9 de marzo el licenciado Lamboy le dijo a este medio lo siguiente: «Al no contar con el porciento de los votos que nos pedía FIFA para el cambio de estatutos, se formó este comité que me toca presidir. El documento que se está trabajando, una vez elaborado, se lleva a FIFA para que se le dé el visto bueno y luego se presenta nuevamente a la asamblea.»

Si el documento no estaba listo, no había sido terminado, y la Comisión Ad Hoc no se había vuelto a reunir desde el miércoles ¿que fue lo que presentó a FIFA? De hecho, tengo de buena lid que la Comisión Ad Hoc no cumplió con el mandato de la Asamblea.

Mientras la Asamblea desconfía del liderato de la FPF, y por tanto exije democracia directa via un club un voto, la dirección de la FPF busca imponer un modelo de representación indirecta, sin tan siquiera haber creado las estructuras administrativas necesarias.

La pregunta abierta debe ser ¿a quien quieren salvar? ¿Es la prioridad de Labrador salvar su pellejo o acatar la voluntad de la Asamblea General? ¿Que es más importante?

Por ahora esto es solo una teoría, un analisis de lo que pudiera pasar si mañana, a pesar de que el informe es negativo, la sagazidad del animal político llamado Labrador lograse, como un salmón, vencer la cascada nadando contra la corriente.

Comentarios

Comentarios