El técnico Julen Lopetegui optó por un once que no incluía al que sacó a la selección española sub-21 de un gran aprieto en el primer partido de la etapa de grupos del campeonato europeo, Alvaro Morata. Esto sería una sorpresa para los que vimos el partido ante el seleccionado ruso dado a que el mismo estuvo trancado y con pocas ocasiones hasta que entró por Iker Muniain en el minuto 63 el canterano merengue. Con un tiro libre magistral de Thiago Alcántara desde la izquierda, Morata consiguió peinar el balón y mandarlo a la red por encima del portero Zabolotni.
Morata celebra su gol con el banquillo
Créanlo o no, en el partido de hoy ante Alemania sucedió algo muy parecido. Lopetegui creyó conveniente comenzar hoy con De Gea , Martín Montoya, Marc Bartra, Iñigo Martínez, Alberto Moreno, Illarramendi, Jorge ‘Koke’ Resurrección, Thiago Alcántara, Isco, Tello y Rodrigo. Nada del salvador en el partido anterior. Claramente, Lopetegui tomó el primer partido como talismán e intentó imitar la misma estrategia para el segundo. Y, en este caso gracias a la calidad del jugador, ha funcionado.
Al igual que ante Rusia, en la primera mitad se vio un partido un tanto trancado aunque con muchas más ocasiones de gol. Por ejemplo, un disparo de Koke muy flojo que cayó en manos del portero Bernd Leno. También una penetración del capitán Alcántara que culminó en un disparo potente pero desviado de Koke. Poco después, un zapatazo fuerte desde la izquierda luego de un robo de balón dentro del área de Thiago que dio en el palo derecho. Luego otra penetración, esta vez de Isco, quien le dio un pase de tacón a Rodrigo que dio la vuelta al portero pero fue interceptado por la defensa. Después hubo un susto para el conjunto español cortesía de un zapatazo fuertísimo de Clemens que se fue desviado por la izquierda por muy poco. Entonces fue Tello quien cambió de banda (lo cual hace con total naturalidad e increible frecuencia) e intentó un pase al área para Isco que fue desviado por la defensa.
Luego del mediotiempo se vio mucha acción de parte del delantero del Barcelona, Cristian Tello. Intentó un centro que se fue desviado y luego un pase desde la derecha para Rodrigo quien no consiguió conectar por la velocidad del mismo. Luego de un disparo muy potente y cercano de Illarramendi, vino quizás la jugada con más peligro del partido. Consistió de unos consecutivos disparos de Tello (quien intentó disparar dos veces), Rodrigo e Iñigo a la portería alemana pero Leno estuvo muy acertado y los negó todos.
Entró entonces
Alvaro Morata en el minuto 72 para substituir a Rodrigo e intentar repetir la historia del primer partido. Lo primero que intentó fue un cabezazo a un tiro de esquina en el minuto 79 que se fue desviado por encima del travesaño. Entonces vendría la proesa. Penetrando por la izquierda y llevándose así al defensa alemán Rudiger, Morata consiguió entrar al área y disparó con sutileza cerca del palo izquierdo. El balón entró a la red rebotando entre la pierna del portero y el palo izquierdo. Sería la segunda vez consecutiva que el mismo jugador, debutante en esta categoría, le daba los tres puntos a «La Rojita». Estos seis puntos significan la eliminación directa de Alemania y la clasificación de los españoles.
Hasta ahora, Morata lleva el record de dos partidos disputados, dos goles anotados. El joven parece imparable y los expertos coinciden en que el técnico se tomará la situación como talismán. Por tanto, será difícil ver al 12 titular en algún partido. Ha observado que la técnica de permitirle observar el partido desde el banquillo y luego ponerlo a jugar ha dado resultados. ¿Por qué cambiar la estrategia?

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.