Jueves 20 de noviembre de 2014
Edwin Jusino | Decisión 2014

«Mas sabe el diablo por viejo que por diablo» es un refrán coloquial que creo aplica al momento histórico que se vive en las elecciones federativas. También hay otro refrán que dice el que hace la regla hace la trampa.

Cuando Eric Labrador ganó las elecciones en el 2010 fue como resultado del desgaste de la comunidad futbolística de las ejecutorías de Joe Serralta. Para bien o para mal, Joe Serralta, con sus altas y sus bajas, dejó una federación en un estado financiero estable, y con unos estatutos defectuosos. Mismos estatutos que fueron una vara de doble filo para el incumbente, porque su ambiguedad, tal y como ahora, permitió que le entraran los clubes sin categoría superior como premium si tenían categoría sub17.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

La misma dosis que usó Labrador para ganar las elecciones en el 2010, es la misma dosis que está usando para ganar en el 2014. ¿Como es posible que el presidente federativo permanezca en silencio cuando en la Comisión Electoral se violentaba los estatutos? ¿Como justifica una reunión a puerta cerrada entre Amilcar, Eugenio Díaz, Vitor Hugo y Marco Leal el mismo dia que se sorteaban las posiciones en la papeleta? ¿Por que no se ha expresado sobre las controversias que han ocurrido con el Secretario General y las Comisión Electoral?

Labrador no es una victima. Labrador es un estratega, es un zorro viejo, que sabe como usar su mejor herramienta, su lengua, para convencer, y persuadir. Labrador es como un zarigüeya (Possum en inglés), se hace el muerto, se presenta como muerto, debil, pero en el momento oportuno resurge como el ave fenix, y se alza nuevamente sobre los demás caballos en la carrera.

Un miembro del comité ejecutivo, Marcelo Cavanna, actual recién usó Facebook para pintar a Eric Labrador como la victima de un cruel ataque, por que buscan sacarlo de carrera. No me sorprende que la estrategia sea presentar a Labrador como la victima. Pero ¿en serio que la gente es tan ciega como para chuparse el dulce de que Labrador es una victima inocente? El diablo es culpable, y fue expulsado del cielo por creerse como D-s, no obstante, cuando el diablo acusa a la humanidad, es por que el conoce la ley, y también trabajó para que el ser humano cayera en la trampa.

Y en eso estamos, Labrador cayó en la trampa que le tendieron hace un año, los adversarios a quien el derrotó en el 2010. Los adversarios sabían que si enmendaban los estatutos, se haría muy dificil derrocar a Labrador. Claro, por que fueron estos adversarios los que escribieron la regla.

Pero más allá de que sea una movida política, lo importante son los méritos de la acusación. ¿Es cierto que Labrador trabajó en carteleras de boxeo con PR Best Boxing? ¿Que pasó con el dinero de las visorías? Si no hay contestaciones concretas a estas preguntas, definitivamente Labrador cayó en una trampa, y no debería ser candidato. Que no quita que Antonio Cabrero es impugnable también, pues ha velado los intereses de la Puerto Rico Soccer League, por encima de los intereses federativos (y podemos hablar de eso más adelante si lo piden).

Mucha gente se pregunta porque el apoyo hacia Alberto Ramos de parte de este sector, que ya recibió el repudio en las urnas. Sun Tzu dice que en la guerra, el enemigo de mi enemigo es mi amigo, aunque sea por un tiempo corto. Sun Tzu también decía, mantén a tus amigos cerca, pero a tus enemigos mantenlos aún mas cerca. No se crean el cuento de que, tras deshacerse de Labrador, persitirá una alianza de estos dos bandos. Porque, ya vimos como Cabrero y Rodríguez Estrella traicionaron a Ramos en la Puerto Rico Soccer League. Que exista tregua temporera, no significa que estas facciones sean aliadas.

Los 6 candidatos a la Presidencia de la Federación Puertorriqueña de Fútbol son todos pecadores. Ninguno es pulcro. Todos han usado el reglamento a conveniencia, y eso es parte del proceso. Pero, antes de señalar al mensajero, evaluen primero el mensaje. Porque el diablo cuando acusa, acusa con hechos y evidencia. Aunque sus pecados sean igual o peores que las faltas a las que señala.

Comentarios

Comentarios