por Daniel Gambarrotti
España 360.

A esta altura de La Liga no existen los rivales pequeños. El Real Madrid se enfrentó hoy al Betis, un club que no mostró ninguna limitación futbolista en la cancha. El partido fue intenso, los merengues consiguieron una victoria agonisante y luchada hasta el último minuto, donde se desató la controversia sobre una posible mano de Sergio Ramos en el area que el árbitro no cobró. Pese a todo el Madrid goza una ventaja parcial de 13 puntos.

A priori, el partido parecia un simple tramite para el equipo blanco, pero vaya si no lo fue. Los sevillanos salieron con todo, sorprendiendo hasta los mismo hinchas que gritaban en las tribunas del estadio Benito Villamarín. A los 9′ minutos Jorge Molina sorprendía a todos con un gol y consiguiendo la ventaja temporera. La defensa del Madrid no tuvo un buen día y el Betis le sacó provecho. El Madrid reaccionaría y lograría el empate producto a una recuperación del balón de Khedira, este le pasa el balón a su coterráneo Mesut Özil, quien habilitó al Pipita Higuaín, para que este batiera el marco de Fabricio y consiguiera la igualdad.

El segundo tiempo estuvo lleno de emociones. El Madrid no vaciló y salió con todo, sabía que la misión era ganar. Seis minutos habían transcurrido de la etapa complementaria cuando llegó Cristiano Ronaldo para poner el segundo gol Merengue, el gol llegó gracias a una recuperación de Kaká, que le hizo un pase a Marcelo y este casi sin querer le dejó el balón botado a Cristiano que así mismo lo envió a guardar. El Betis no se rendirió y tres minutos más tarde el 55′ llegaría el empate. La jugada se originó con un tiro de esquina, Arbeloa no pudo controlar el balón ni tampoco despejarlo y le quedó servido como en bandeja de plata al ecuatoriano Jefferson Montero, que no dudó y fusiló a Iker Casillas. El Arquero del Madrid no pudo hacer otra cosa que molestarse con sus compañeros y con mucha razón. Con este marcador La Liga resucitaba, el Madrid estaba dejando puntos en el camino, el Barça podía acercarse con una posible victoria mañana, pero el Cristiano del gol, tenia otras intenciones. El luso se encargó de poner el gol del triunfo merengue al minuto 73′. El partido fue ide ida y vuelta y el Betis tuvo más de una para lograr el empate, pero la más sufrida fue la última, cuando el remate de Jefferson Montero se llevó dos manos de por medio, o eso es lo que parecía, pero el árbitro Sagués Ozcos no vio nada y simplemente se dignó el dar el silbatazo final.

Un tremendo partido que fue opacado por una decision arbitral. La tecnología pide a gritos que la dejen ingresar al campo de fútbol.

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.