Sábado 18 de agosto de 2012
Daniel Gambarrotti | España360 
Oficialmente queda inaugurada la temporada 2012-13 de La Liga. El Celta de Vigo está de regreso en la máxima categoría y ha dejado una decente impresión en su debut pese a la derrota. En frente tuvo al Málaga, una escuadra que ha sufrido varias bajas en las últimas semanas, entre ellas está la salida de Santi Cazorla y el venezolano Salomón Rondón, figuras claves para alcanzar el pase a la Champions en la pasada temporada. 
La afición de Balaídos no paró de alentar al club gallego y se aferrará durante toda la campaña a no perder la permanencia en la primera.
Con nervios, pero con mucha intensidad arrancó la jornada. La pugna por la posesión de la esférica fue desde el primer minuto. Los andaluces fueron muy consistentes a la hora de atacar y el plan de Pellegrini fue el dominio de las bandas, comandado por Gámez y Monreal.
La solides de la zaga gallega fue fundamental, el buen parado de la defensa y de los medios de contención fue un dolor de cabeza para el Málaga. Las ocasiones de gol no tardaron en llegar, la promesa del Málaga, Isco, tuvo quizás una de las más claras de la primera mitad. Túñez y Alxel López tuvieron las más claras para los de Vigo.
Los segundos 45’ minutos comenzaron como terminaron los primeros, con la misma intensidad. La balanza se inclinó por una buena parte para el conjunto local. Que fue por los tres puntos, pero se encontraron con una muralla que lleva de nombre Willy Caballero, el argentino le quitó el grito de gol a las gradas gallegas y los sustituyó solo por suspiros. 
El tiempo pasada y asimismo la paciencia de Pellegrini se iba agotando, obligado a realizar cambios para buscar algún revulsivo ofensivo. Olinga y Bounanotte fueron claves para que el Málaga cambiara el panorama por completo. 
Luego de varios intentos fallidos para el Celta el club andaluz respondió y abrió el marcador. El juvenil Olinga, se encargó de convertir el tanto de la victoria y de hacer historia. El camerunés se convirtió en el jugador más joven en anotar en la primera división del fútbol español. Un gol que no va a ser recordado por su belleza, pero si por su historia. 
El Celta trató de nivelar el marcador, pero su delantero De Lucas, no anduvo fino y el portero Caballero tuvo una tarde perfecta.
La suerte y fortuna estuvieron hoy de la mano del Málaga, pero van a necesitar mucho más que eso para llegar a puestos de competición europea. El Celta no empezó con el pié derecho, pero si dejó un buena impresión en la cancha. La temporada no va a ser fácil, pero pueden alcanzar su único objetivo de ésta temporada que es permanecer en la primera.
Gol: 0-1: Málaga Fabrice Olinga (83´).

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.