Miércoles 17 de septiembre de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Ayer llegó el América, para jugar un amistoso glorificado. Para el América, es una incomodidad, y una pérdida venir a jugar al Caribe, ante un equipo al cual goleó en las alturas de Ciudad de México. El América llegó y su primera acción en suelo borincano fue la de dejar plantada a la prensa, y a las autoridades gubernamentales que se dieron cita allí, en el Salón de los Gobernadores del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

El América no tiene respeto por el Juan Ramón Loubriel. El América nunca conoció el legado de los mata gigantes de centroamerica. El América viene a manchar el legado, no del Bayamón FC, sino el de los Puerto Rico Islanders FC. El Bayamón FC no es ni la mitad del equipo que era en la clasificatoria de la CFU.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Por más que intenten de ocultar la verdad, siempre la misma saldrá. El Bayamón FC es un equipo amateur, es un pre-adolescente jugando contra hombres. En abril parecería que eran un adolescente, casi un joven adulto, pero desde que salió de su banquillo Aurelio Ruiz, el equipo solo ha ido en retroceso. De un genio táctico y que preparaba a los jugadores, a un hombre que no tiene nada que buscar siendo técnico. Francisco Arias es un algarete, sin conocimiento ni la capacidad de dirigir.

Los jugadores no le tienen respeto, y según me han dicho personas cercanas a ellos, ya muchos esperan a concluir el partido ante Comunicaciones para alzar vuelo; de la Liga Profesional muchos ni quieren pensar.

Hoy las Águilas vienen a desacrar el terreno de los sueños, donde en el 2008 se soñó con llegar a una final de la Liga de Campeones. Hoy el espíritu naranja que anhela su regreso cobrará fuerzas que anhelan vivir, por que el espejismo que fue el Puerto Rico Bayamón FC será sepultado donde su sueño comenzó.

La culpa del fiasco no lo tiene ni el técnico, ni los empleados, ni mucho menos los jugadores. La culpa del fiasco está en la falta de planificación de la administración del club, y de los personalismos de los mismos. O ¿querrán desmentir que la razón por la cual en el banquillo no está Aurelio Ruiz es por que le negaron la visa por ‘tecnisismos’?

Ciertamente, llegó el América, a re-matar un club que no tiene cohesión, y es una perfecta imagen del fútbol de esta isla, sin planificación, y con luchas internas.

Comentarios

Comentarios