Domingo 21 de junio de 2015
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Dicen que la historia se repite, lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan.
Camille Sée (1847-1919) Político y abogado francés.

Peleas internas, un liderato federativo que dirigía el fútbol con una filosofía de estás conmigo o en mi contra, más clubes fuera que dentro de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, duplicidad de ligas superiores causado por rencillas y conflictos de intereses, un lider federativo que imponía su voluntad por encima de lo que le convenía al fútbol, entre otras cosas; parecería que estuviera describiendo la situación actual del fútbol de Puerto Rico, pero la realidad es que esta era la situación en los meses antes de septiembre de 2002, mes en que la FIFA se viese obligada a intervenir en el fútbol boricua.

¿Parecería ser que no mucho ha cambiado verdad? En aquel entonces la FIFA encomendó a la Comisión Normalizadora, encabezada por Esteban Rodríguez Estrella, la prof. Luz Villegas, el Dr. Leonardo Collazo, el Dr. José Berrios, y el Dr. Orlando Ortiz entre otros colaboradores revisar y actualizar los estatutos de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) y afiliar a toda entidad futbolística organizada bajo las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico las cuales tengan como finalidad fortalecer y fomentar el desarollo del deporte.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Parecería ser que la actual administración de la FPF no conoce la historia. Los estatutos presentados para ser evaluados por la Asamblea General de la FPF contienen unos cambios transcendentales tales como, la definición de club como persona jurídica afiliada a un Miembro o a una Liga y la definición de un miembro como los 10 clubes de la primera división nacional, la segunda división nacional, las seis asociaciones regionales, y las seis agrupaciones de interés (estas siendo la agrupación del femenino, fútbol playa, fútbol sala, árbitros afiliados a la FPF, y el fútbol master).

Dichos estatutos limitarían la participación de entidades, restándole democracia a los procesos de la Asamblea General. ¿Donde quedó el afiliar y dar representación a todos los clubes en Puerto Rico? una de las principales causas de la Comisión Normalizadora del 2002 fue que la mayoría de los clubes elites habían quedado fuera de la FPF por problemas con el Lcdo. Luis Rusi Dilán.

De los clubes afiliados aprobar los estatutos presentados tal y como están, serían como lemmings que se lanzan al suicidio. Hay que hacer la salvedad que los estatutos vigentes le permiten voz y voto a varias entidades que, de los estatutos presentados ser aprobados, perderían dicha voz y voto. Esas mismas organizaciones que votaron a favor de Eric Labrador y el resto del Comité Ejecutivo no podrán votar por ellos de los estatutos propuestos ser aprobados tal y como están.

Hay una necesidad de atemplar los estatutos para ser inclusivos, no para ser exclusivos. Hay necesidad de atemplar los estatutos para fortalecer a la FPF, que no es el Sr. Eric Labrador, ni el Comité Ejecutivo. La FPF son todos los clubes afiliados, los árbitros, los entrenadores, y los jugadores. Los puestos electivos de la FPF, y los de confianza, no son la FPF. Su rol es de servicio para los miembros. Y ese ha sido el principal problema siempre en nuestro fútbol. A los líderes se les olvida que están para servir, y no para ser servidos.

Comentarios

Comentarios