Anuncio

¿Por qué no apoyo a la presidencia del Sr. Iván Rivera Gutierrez? Esta es la pregunta que más me hacen algunos de los miembros de la industria. Después de todo, ¿no era Eric Labrador peor? «Es el mejor presidente en la historia del fútbol puertorriqueño», he escuchado a otros decir.

Yo empecé a seguir el fútbol local en 2004 con el regreso de los Puerto Rico Islanders FC a la «A League», que pasaría a llamarse la United Soccer Leagues. Me acuerdo que cuando estaba creciendo casi no se hablaba de fútbol; de hecho, el único club del que yo conocía era Fraigcomar. Bien pocos de mis compañeros en la Academia Wesleyana, baluarte del fútbol colegial en la Puerto Rico High School Athletic Alliance, hablaban de clubes que no fueran Fraigcomar u otros como Quintana y Don Bosco.

El fútbol en aquellos momentos estaba pasando por un periodo oscuro. Algo que decidí estudiar como parte de mi disertación doctoral en el programa combinado de Historia de las Américas en la Universidad Interamericana décadas más tarde.

Anuncio
Foto y título del artículo del periódico El Vocero del sábado 23 de agosto de 1997.

El periodo entre 1996 a 2002 es un periodo nefasto en el fútbol puertorriqueño. La Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) perdió la esencia y el corazón de lo que significaba la entidad.

Tras el retiro del expresidente el Dr. Roberto Monroig Pérez, llega al mando de la FPF el Lcdo. Luis Russi Dilán. Russi, quien fue aliado de Monroig, termina expulsando a Monroig, a José Serralta, Josean Berríos, Luis Villarejo, entre otros de la FPF por estos apoyar a los Puerto Rico Islanders del 1995, entre otras razones, para el año 1997. Este grupo terminan creando la Liga Mayor de Fútbol Nacional, la primera liga semi profesional de Puerto Rico pues era el sueño de Serralta y Monroig que finalmente se lograse tener una liga profesional en Puerto Rico. Se imaginarán que para Russi y su administración eso era anatema.

«Los doctores René Echevarría (Guaynabo), José E. Berríos (Caguas), y Roberto Monroig (Guayama), pasado presidente y actual miembro de la Comisión Médica de la FIFA, así como Joe Serralta (Toa Baja), pasado presidente del Colegio de Entrenadores de la Confederación Centroamericana y del Caribe (CONCACAF), Instructor FIFA y entrenador nacional por muchos años y fundador de las Ligas de Colegios Privados y Fútbol Sala, Esteban Rodríguez Estrella (Carolina), pasado presidente de la FPF y secretario general de la Unión del Caribe de Fútbol, Luis Villarejo, fundador del Colegio de Árbitros de Puerto Rico y primer Instructor FIFA en el Caribe, y este servidor (Caguas), fuimos expulsados de la Federación por opinar diferente a los actuales dirigentes», dijo Rafael Perales, Director Ejecutivo de la LMFN, al periódico El Vocero en 1997.

La situación federativa estaba tan grave que la mayoría del deporte en Puerto Rico se practicaba sin aval de la FPF. Más allá de la Liga Mayor, existieron 11 entidades distintas que practicaban fútbol de asociación afuera de la FPF: Asociación de Balompié de Arecibo, Confederación Puertorriqueña de Fútbol, Asociación de Balompié del Oeste, Liga Master, Women’s Soccer Association, Federación de Fútbol Playa, Liga de Consulados y Embajadores, Asociación Nacional de Fútbol, Liga Atlética Policiaca, Liga Atlética Interuniversitaria, y Puerto Rico High School Athletic Alliance.

La crisis federativa fue tan profunda que para el 2002 la FIFA decidió intervenir y sacar al presidente y al Comité Ejecutivo de aquella época.

La FPF de Iván Rivera terminará siendo comparada no con la administración Labrador sino con la de Luis Russi. Iván Rivera llegó a la presidencia de la FPF como una reacción de tratar de corregir el mal camino por el que andaba la FPF administrada por Eric Labrador. Pero a pesar de que fue un cambio de la cabeza, no fue un cambio sustancial. Al contrario, Iván Rivera continuó la filosofía de improvisación y de robo de ideas que comenzó con la administración Labrador.

Lo mismo que ocurrió con Russi, es lo mismo que está ocurriendo ahora.

Vamos por parte. Empecemos por el lema: «Fútbol para todos y en todas partes». Ese lema no es un lema original del Sr. Iván Rivera. Más bien, era el lema de un programa de fútbol para niños con necesidades especiales que estaba en una cancha en Bayamón y disputaba partidos en la Liga del Norte.

El programa de FIFA Football for Schools no es un logro de la administración Rivera. Al contrario, es un logro de Eric Labrador, quien dejó los fondos y el plan de implementación listo para correr. Lo único que hizo Rivera fue firmar el contrato con el Departamento de Educación y poner a su gente a guisar. ¿Se les olvida que José Martínez fue el director del programa y que este puesto tenía un presupuesto asignado?

Y hablando de guisos a los amigos de la administración, no se puede olvidar que la administración Rivera ha buscado favorecer a aquellos que no se quejan. Empezando por Cukito Martínez, a quien primero se le dió el puesto de director de FIFA Football for Schools, que era mínimo una violación ética pues es el vicepresidente de la FPF, y luego se le puso como Director del programa de fútbol del ECEDAO, acompañado en su equipo de trabajo con el también técnico de las selecciones nacionales juveniles, Pablo Almagro.

Seguido por sus amoríos con el Puerto Rico Sol, favoreciendoles llevándose la sede de las Selecciones Nacionales para su estadio, y protegiéndoles de toda situación contraria en la Comisión de Disciplina.

Finalizando con su protección de la Srta. Karla Dejardín, Directora de los Femenino de la FPF, por razones no muy claras, cuando fue la causante de la confiscación de los partidos de la Sub20 masculina el año pasado. Esto se contrasta con el despido de la entonces Secretaria General, María Inés Lugo, y el Director de Selecciones Nacionales, Jorge Pulido, por el mismo caso y deja mucho que pensar.

La persecución y uso de los organismos oficiales de la FPF para silenciar a todo aquel que sea un disidente de la FPF. Ni Labrador se atrevió a dejar fuera a miembros de la FPF de Asambleas Generales, y mucho menos usar seguridad privada para lograrlo. Me acuerda a los recientes referendos en los territorios ocupados de Ucrania por parte del ejército ruso. ¿Si alguien le vota en contra los removía de las Asambleas? ¿Es por eso que no permiten que miembros de la prensa entren a Asambleas Generales a cubrirlos como observadores?

No nos olvidemos que expulsaron a la Puerto Rico Soccer League, y de una forma no propia e ilegal, porque era una amenaza a los intereses económicos de la FPF; y ahora lo intentaron con la Liga Elite de Fútbol de Puerto Rico y no pudieron. No pudieron porque sintieron la presión de los padres y madres que son los que pagan, sintieron la presión del público en general que no pensaban que recibirían.

Entre 1997 a 2002 Puerto Rico fue de la posición 150 a la 198. Entre 2019 a 2021 Puerto Rico ha fluctuado entre 178-173. La posición más alta que Puerto Rico ha estado, según la formula actual de la FIFA, es 97 en 1994.

La actitud de Rivera ha sida una de querer negar la existencia de todos los logros del pasado. Para Rivera, la historia del fútbol puertorriqueño no es importante hasta que el salió electo.

Y así pudieramos continuar examinando ejemplo por ejemplo de como la administración Rivera ha sido un cáncer para el fútbol puertorriqueño y como se asemeja a la peor administración federativa en la centenaria historia del fútbol puertorriqueño.

Yo anhelo algún día volver a ver fútbol profesional en Puerto Rico, pero con el Sr. Iván Rivera como presidente y su mentor, el profesor José «Cukito» Martínez, no habrá fútbol profesional por mucho tiempo.

 

Comentarios

Comentarios

Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.