image
Ignacio Rodríguez Argote. Archivo

Por Frankie Gautier

Estoy escribiendo el título de esta columna en inglés porque quiero que, con solo leerla, el transitorio Secretario General de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, Ignacio Rodríguez Argote, sepa a que me refiero.

Mi abuelo y mi padre me enseñaron desde pequeño que la palabra empeñada solo se incumplía si uno se moría o carecía de verticalidad. Antes, con sacarse un pelo del bigote, era suficiente para respetar un acuerdo. Luego, bastaba un apretón de manos para que el trato se realizara.

En una reunión que tuve con el Secretario pensé, por un momento, que posiblemente el no estuviera contagiado con ese virus “zikalabrador” que permean toda la federación y que pudiera actuar según los preceptos de buena y transparente administración. Como se requiere en lo estipulado en el Reglamento de Gobernanza de FIFA. Que lo debe haber leído.

¡Que estúpido eres Frankie Gautier! ¡Creyendo en pajaritos preñaos!

Le había solicitado, hacía una semana y por escrito, al Secretario una copia de una documentación que es de carácter público para cualquier miembro hábil de la FPF. Que todo el que la solicite tiene derecho a tenerla. Que son los resultados certificados de las tres votaciones en las asambleas pasadas donde se han presentado los amañados estatutos y que tres veces han sido derrotados por la asamblea. Y que se esperen por la cuarta.

Se votó a mano alzada, presentando la paleta que tiene escrito el número de votos de cada organización. Era fácil saber quien votó a favor y quien en contra, pero al solicitarla Frankie Gautier, parece que temen algo. Tonterías de sobra. Sé quien votaría a favor de esos estatutos y sus razones para ello. A estas alturas, se conoce al chango por su churrota. Tienen algo que los delata. Creo que es una mirada turbia al andar, como dice el famoso tango Las Cuarenta.

Pero, volvamos a la reunión con el transitorio Secretario General.

Comenzó a decirme que mis escritos (y los del editor de FBNET) habían influenciado en algunas compañías que habían ofrecido dinero a la FPF, y luego de leerlos, habían retirado la oferta. Que cuando yo necesitara una información sobre algo que yo entendía que estaba mal, que lo llamara primero, para luego poder escribir si no estaba de acuerdo.

Me confesó que le gustaba mi forma de escribir (GRACIAS) y que reconocía que la Federación, (me imagino que por NO decir nombre), había hecho unas cagadas en algunos asuntos, pero que eran sin mala intención. Me pareció inocentón. Dijo muchas cosas más, pero no las voy a divulgar. Voy a cumplir parte de ese acuerdo de mi parte.

Cuando nos despedimos, nos dimos las manos y me dijo: Sr. Gautier, mañana a primera hora le estoy enviando los documentos solicitados por correo electrónico.

Han pasado ocho (8) días laborables y no he recibido nada.

Tan fácil que era decirme que me fuera pal’ casino que allí no me iban a dar nada que pudiera utilizarse para seguir desenmascarando el desastre administrativo y sin transparencia al cual el Secretario General acaba de hacer otra rotunda cagada.

Comentarios

Comentarios

¡Haz click aquí para más información sobre como MMM puede ayudarte a ti o un miembro de tu familia!