Domingo 30 de noviembre de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Ayer revalidó el actual presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF), Eric Labrador, en una controvertida elección.

Como el ave fenix, Eric Labrador, con solo el 34% del apoyo de los delegados con derecho a voto de la Asamblea General, se impuso sobre los demás. Lo primero que hay que tener en cuenta es que 34% es una minoría. Eric Labrador no ganó, sino que los otros 5 no pudieron unir esfuerzos, dividiendo el restante 66% de los votos.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Eric Labrador ganó la batalla, pero perdió la guerra. No tiene un mandato para imponer su voluntad, sino que deberá responder a los intereses de quienes tienen mayoría en el Comité Ejecutivo, Alberto Santiago y la coalición de Bayamón. 

Labrador era al principio de la contienda un candidato muerto. No tenía respaldo, y los tiburones olían su sangre a millas de distancia. Pero los sucesos de estas dos últimas semanas, crearon de el un ave fenix. Eric Labrador ganó el dia que Cabrero y Serralta impugnaron su candidatura. Más pudo el miedo sobre un regreso de Serralta, por más ilógico y fuera de la verdad que eso haya sido, por medio de Cabrero o de Alberto Ramos. Labrador logró vincular a Ramos con Serralta y el miedo pudo más que la verdad o la razón. Más vinculado a Serralta era Josean Berrios, y este obtuvo 17 votos.

Su re-elección, por ende, es un rechazo a Serralta, y no un apoyo a su gestión. Pero principalmente, el rechazo a la gestión de un Comité Ejecutivo. Desde el momento en que ocurrió el golpe de estado el año pasado, Labrador habilmente, como político que es, logró hecharle la culpa al Comité Ejecutivo. Planteo que quienes estorbaban sus gestiones eran ellos. Los que mienten sobre las deudas, sobre la mala administración, y resto de gama de temas eran ellos. Inclusive, los culpables eran ellos. Principalmente Antonio Cabrero.

Esta elección también resultó en el rechazo contundente de la Liga Metropolitana y sus esquemas. Amilcar Colón controlaba todo el proceso de la Comisión Electoral. Muy habilmente, se dieron cuenta que si quitaban a Labrador del panorama, Colón tendría muchas menos probabilidades de salir electo. Lograron minar el apoyo de clubes a Alberto Ramos, y estuvieron a solo tres votos de lograr controlar la entidad que por años llevan luchando en contra. Su alianza tácita con Labrador, pensando que podrían sobreponerse a el a la larga, les salió mal, y efectivamente, les salió el tiro por la culata.

No creo que esta derrota electoral destruya a la Liga Metro, pero ciertamente, además de Serralta, había un miedo de que una liga con tanto poder como la Metro, pudiera imponerse. Muchos temían a que el estilo, persivido por muchos, como uno de imposición y favoritismo, fuera a replicarse en la Federación. Para eso, mejor malo conocido que malo por conocer. Solo los mas ardientes y fanaticos partidarios de la Liga Metro no pueden reconocer sus propias faltas. Finalizo preguntando ¿cuando fue la última vez que hubo elecciones abiertas en la Liga Metro?

Los resultados de las dos encuestas de FBNET, ponían a Alberto Santiago, Miguel Cornejo, José «Pepo» Brenes, Homero López, Zayra Aponte y Anita Rabell entrando al Comité Ejecutivo. También revelaban el descontento con el presidente y el Comité Ejecutivo. Las únicas tres sorpresas fueron la virazón de Labrador, y la elección de María Larracuente y Rodolfo Ocasio.

Al señor Labrador le digo dos cosas. La primera es que ya no tiene excusas. Los aliados de Serralta fueron purgados del Comité Ejecutivo, y ya no habrá mas cuco. Ya no es posible seguir echandole la culpa a la pasada administración, pues usted es la pasada administración.

Segundo, yo se que usted ahora tomará esta oportunidad para lanzar una cruzada de revanchismo contra todos los que no le apoyamos, a pesar de haber pedido unidad. Ya me lo demostró ayer con la manera en que, por diferencias personales conmigo, rechazó la invitación de ir a los Premios FBNET. Espero que me pruebe lo contrario, y que como el hombre cristiano que usted dice ser, deje su orgullo y sepa como perdonar y ayudar a su enemigo (tal y como dijo Jesucristo).

Al Comité Ejecutivo les digo. Tengo mucha fe en ustedes. Creo que son un equipo profesional, capacitado, con la experiencia en el fútbol que se necesita. Menos abogados, y más deportistas. Sobre ustedes está la responsabilidad de poner la casa en orden. No defrauden a los que votaron y a los que no votamos, no defrauden a la comunidad futbolística de Puerto Rico.

Comentarios

Comentarios