Frankenstein by Mary ShelleyViernes 31 de enero de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

En la novela clásica de Marie Shelley, el Dr. Victor von Frankeinstein dedica su vida a la animación de cuerpo despues de la muerte. Frankeinstein crea una criatura que, luego de que se escapa, por la crueldad humana a la que fue expuesta, se torna en contra de su creador. No, no me refiere al Frakenstein holywoodense que tiene un castillo y un sirviente llamado Igor. Hablo de la novela romántica de horror clásico.

En cierta forma, la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) ha creado una criatura, basándose en una necesidad real. A pesar de que la mayoría hubiese preferido la entrada de un nuevo técnico nacional de afuera, la situación financiera de la FPF y la necesidad de cumplir con los compromisos internacionales del final del ciclo mundialista, requieren pensar fuera de la caja o de la norma.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Tal y como en la novela la criatura de Frankenstein fue rechazada, muchos no han entendido o han querido sacar ventaja para pautarse como paladines en defensa de las Selecciones Nacionales, han salido atacar la iniciativa, no de Labrador, sino de Marcelo Cavana. Ni el presidente, ni el Comité Ejecutivo han sido bondadosos, ni mucho menos han tenido el 100% de la razón, pero en esta ocasión hay que analizar bien y no caer en juzgamientos sin tan siquiera ver el plan de trabajo de los técnicos que estarán tomando las riendas de las diferentes selecciones.

Porque, no habrán 12 discipulos para una sola selección, sino que, habría un técnico principal con sus asistentes para cada una de las 4 selecciones que estarán activas este año. Las dos selecciones mayores tienen compromisos, y tenemos que participar, no queda de otra. O ¿prefieren seguir viendo la inactividad de las Selecciones Mayores?

En cuanto a los técnicos escogidos, hay espacio para diferir en algunos de ellos. Pero ¿quién no está de acuerdo que Vitor Hugo, Charles Gatinho, Sergio Castro, Maria Inés Lugo, Beca Ramos, Temo López, Cuquito Martínez, Dalila Gutierrez, y Carlos Toro no son lo mejor de lo mejor de los técnicos locales? Estamos hablando de técnicos que han dedicado sus vidas, en algunos casos, ha desarollar lo mejor de lo mejor, o han estado haciendo un excelente trabajo en las facetas que han trabajado como técnicos.

Personalmente aplaudo la decisión de que al cuerpo técnico se hayan incoporado 3 mujeres, de las cuales dos de ellas, Maria Inés Lugo y Dalila Gutierra, tengo constancia que son excelentes entrenadoras y que me gustaría verlas afrentar retos tales como el que ahora estarán afrentando.

No seamos tan rápidos a juzgar al monstruo de Frankenstein, quien en la novela, a pesar de su macabra forma exterior, era extremadamente inteligente, fuerte, con la capacidad de compadecerse y amar. Nuestro monstruo de Frankenstein pudiese sorprendernos gratamente.

Total, para el 2015 el nuevo Comité Ejecutivo tendrá tiempo para negocear e implantar un cuerpo técnico único que pueda correr un proceso como D-s manda. Pero por ahora, el monstruo de Frankeinstein deberá probar que es suficiente, y sobre todo, que los egos y orgullo de algunos técnicos tendrán que dejarse a un lado por el bienestar de los chicos y del fútbol boricua.

Comentarios

Comentarios