Adriana Font tras anotar su gol ante Guayama en la Súper Copa (Foto: Edwin R. Jusino)
Adriana Font tras anotar su gol ante Guayama en la Súper Copa (Foto: Edwin R. Jusino)

Lunes 9 de julio de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Este semestre que culminó ayer representó un tiempo importante donde los ojos estuvieron en el fútbol femenino de nuestra isla.

Atrás se han quedado los días donde un pequeño grupo controlaba el fútbol femenino. Se ha visto un renacer de interés y de equipos que habían desaparecido volver a jugar. Pero todo este interés y movimiento en el fútbol femenino también ha traido sus problemas.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

El principal problema lo ha sido la falta de jerarquía por parte de la Federación Puertorriqueña de Fútbol. Debido a que la Federación, a pesar de haber prometido que iba a dar el aval para que el torneo femenino de la Súper Copa fuera el torneo superior nacional, no dió el aval nos quedamos con dos circuitos superiores.

El torneo Premier de la Liga Metropolitana, cuyas campeonas no fue ninguna sorpresa para los que conocemos del femenino en Puerto Rico, el Club Deportivo Barbosa, contó con clubes como la Academia Quintana B, Club Deportivo Barbosa, Taurinas Cayey, SPADI, Don Bosco, y finalmente Mirabelli. Por otro lado la Súper Copa contó con CBF Guayama, Bayamón FC, Águilas de Añasco, Academia Quintana A, y las eventuales campeonas Indias de Mayagüez FC.

¿Como podemos decir cual es el torneo de división 1 y el torneo de división 2 si ambos no cuentan con el aval federativo?

Por estructura, nivel de juego, y calidad de jugadoras. Ambas ligas, debido a las luchas políticas, tuvieron problemas en lo administrativo, sea que comenzaron con solo 4 clubes, o terminaron con 5.

La Liga Profesional de Fútbol, quienes operaron el torneo femenino de la Súper Copa, contó con un nivel de juego muy por encima al de la Liga Metropolitana por razón de jugadoras como Marjorie Martínez, Aissa Pedraza, Paola Goyco, Gabriela Vaquer, Karina Socarrás, Laura Suarez, Pickle González, Soleil Ríos, y Adriana Font todas convocadas a la Selección Nacional. Estas jugadoras provinieron de clubes como Águilas de Añasco, Bayamón FC y Mayagüez FC. Mientras que la Liga Metropolitana solo tuvo a dos representantes en Franchelis Alvira, y Amanda Vargas del CD Barbosa y SPADI respectivamente.

Esto sin ir en detalles de jugadoras como Ann Cintrón, Monica Russo, Maria “Vicky” Victoria Ramírez, Valeria Montalvo, Angiemar Felix, Selimar Pagán, Isabel Ruiz, Jessica Bernard, Annie Lee Mendez, y otras.

Para rematar, la presencia del Presidente de la Comisión de lo Profesional, Antonio Cabrero, el Secretario General de la Federación, Pedro Sálamo, el Presidente de la Comisión de Selecciones Nacionales, Marcelo Cavana, dan un respaldo a la oficialidad del evento como división 1, por encima del torneo de la Liga Metropolitana, que en la práctica es una liga de fútbol base.

Para mi, el escalofón femenino debe ser el siguiente (de no haber más cambios de Ligas):

División 1: Liga Profesional de Fútbol de Puerto Rico
División 2: Torneo Premier, Liga Metropolitana de Fútbol.

Yo desearía ver los siguientes equipos, todos, jugar en primera división de la Liga Profesional: CD Barbosa, Bayamón FC, Águilas de Añasco, Mayagüez FC, Gurabo FC, Taurinas de Cayey, SPADI y la Academia Quintana.

Pero mientras tanto, me conformaría con ver un encuentro entre las campeonas de la Liga Metropolitana, las marlins del Club Deportivo Barbosa, y las campeonas de la Liga Sub20 Nacional y de la Súper Copa, las Indias del Mayagüez FC en la venidera Copa Quintana. ¿Pasará? Solo el tiempo sabrá. Por el momento, de no haber cambios, la Liga Profesional comenzará el proximo 25 de julio, tanto masculino como femenino. Por el bien del fútbol, espero que las diferencias que hayan surgido se limen, y se resuelvan; y por que no, ver a Barbosa y a Gurabo entrar en la Liga Profesional. Despues de todo, soñar no cuesta nada.

Comentarios

Comentarios