Jueves 10 de septiembre de 2015
Edwin Jusino | Desde la Tribuna

Con la entrada de María Larracuente y Zaira Aponte a la Puerto Rico Soccer League (PRSL), ya comienzan los ataques contra ellas.

Según comentarios que me han llegado, en la reunión del Comité Ejecutivo de mañana, se planifica una encerrona contra dos de las tres féminas que componen el Comité Ejecutivo. Esto, por que ciertos miembros del Comité Ejecutivo consideran su acción como de alta traición, y además como un conflicto de interés.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Más que ser un conflicto de interés, la inclusión de Larracuente y Aponte en la PRSL se debe ver como algo positivo. Al fin se veía a la Federación marchando hacia la dirección correcta, sumando y no excluyendo, facilitando y no imponiendo. Pero parece que las aspiraciones de poder de aquellos con intereses creados va por encima de la misión de la Federación.

Hablemos de los conflictos de intereses de los miembros del Comité Ejecutivo.

La primera en la lista tiene que ser Ana Rabell. Como presidenta y directora del torneo de la Liga Superior Nacional Femenina, ha hecho hasta lo imposible, por evitar que la división femenina de la PRSL recibiera el aval de la FPF. Esto, para salvaguardar los intereses de su liga, por encima de los intereses del desarollo del fútbol de Puerto Rico.

El segundo definitivamente tendría que ser Miguel Cornejo. Como presidente de la Liga de Desarollo de Fútbol de Puerto Rico, habría que preguntarse ¿vela por sus intereses o por los de la FPF?

Tercero y no menos importante. Alberto Santiago es el presidente del Bayamón FC, y es quien ha estado encargado de las Comisiones de la FPF en cuanto a las Selecciones Nacionales y Competiciones.

Si estos tres no se les critica que ostenten posiciones decisionales en el Comité Ejecutivo, siendo ejecutivos de sus distintas entidades ¿por que María Larracuente y Zaira Aponte no pueden ser parte de la PRSL? Dicho sea de paso, la misma FPF el viernes pasado, anunció que le había dado el aval de torneos a la PRSL. Sin olvidarnos que la PRSL es un miembro afiliado y bona fide de la FPF.

Entonces ¿en que quedamos? Lo que es bueno para unos no puede ser malo para otros. O renuncian todos a sus posiciones fuera de la FPF, o mejor se quedan tranquilos haciendo el trabajo para el que fueron electos. Velar por los intereses de todos en el fútbol, y no un grupo minoritario con mucho poder e influencia. Tener enlaces directos con clubes, y ligas, dentro del Comité Ejecutivo no debe verse como algo negativo. El servir en el Comité Ejecutivo y ser ejecutivo de club o de liga permite tener, no solo acceso directo a la base, sino de ver las necesidades genuinas de las diversas areas del fútbol de Puerto Rico.

Y eso, que todavía no se ha hablado de los movimientos tras bastidores para sacar a Miguel Cornejo del Comité Ejecutivo. La FPF se queja que en FBNET hemos estado fiscalizandoles agresivamente en los pasados meses, pero es que los bombitos al pitcher se tienen que coger, y no dejarselas pasar.

Foto: suministrada.

Comentarios

Comentarios