¡Buenos días amigos y bienvenidos a una nueva edición de su show favorito, “Nombre al técnico”! En el programa anterior, nuestro ilustre editor, Edwin Jusino, nombró a Chris Armas, el recientemente cesanteado ex-técnico del Red Bull NY, como el candidato ideal para reemplazar al actual técnico de la Selección Elgy Morales. En este episodio, le toca el turno es este servidor, que hoy les dará no uno, ni dos, sino cuatro posibles candidatos para el banquillo boricua.  

Antes de compartir nombres, consideremos 3 elementos fundamentales para escoger un técnico. El primero es, ¿cuál es la meta? La meta de toda selección es ganar un Mundial, pero desde el 1930 solo 8 países han ganado uno. Las probabilidades de que un fútbol tan mezquino como el nuestro gane un Mundial en los próximos 50 años, por no decir siglos, son tan remotas que podemos tranquilamente descartar esta meta, por lo menos por las próximas 3 o 4 décadas. 

La próxima meta sería clasificar a un Mundial. ¿Cómo se clasifica a un Mundial? Miremos el caso de Panamá, que, según un reporte publicado por FBNET recientemente, amenazó con jugar un amistoso contra la Sele. 

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

Panamá clasificó a su primer Mundial en 2018, dejando fuera a la selección estadounidense. Ese resultado no es por casualidad. Panamá lleva más de 10 años trabajando un proyecto integral, desde la sub-15 hasta la mayor, combinado con una liga profesional real, competitiva y con múltiples participaciones en CONCAChampions. Panamá usó una fórmula que se ha venido usando en mundo fútbol por más de un siglo para producir los mejores jugadores del planeta. En Puerto Rico ni siquiera sabemos que esa fórmula existe.    

Si compara la nómina de la Sele con la de Panamá, verá que hombre por hombre, Panamá nos supera ampliamente. Panamá tiene jugadores como Román Torres, actualmente del Inter Miami, y pieza clave en los 2 campeonatos de Seattle.  Hay panameños en el Hapoel de Tel Aviv, el Anderlecht belga, Nacional de Uruguay y el Cienciano de Perú. 

Puerto Rico simplemente no tiene jugadores de esa calidad. No hay un solo puertorriqueño ni cerca de una primera división europea o sudamericana. Considere que, con semejante plantel, Panamá sufrió para llegar al Mundial y su próxima participación no está garantizada. Sí no tenemos, como mínimo, el nivel de Panamá, las probabilidades de clasificar a un Mundial en el 2022 o el 2026 son prácticamente inexistentes.

Lo que nos queda, y algo a lo que si podemos aspirar, es clasificar a una Copa Oro. En las eliminatorias del Caribe del 2017, llegamos a la última ronda y aunque terminamos últimos en el grupo, tan lejos no estuvimos de clasificar. Comparado con el resto del Caribe, en Puerto Rico sobran recursos que, en teoría, nos deberían convertir en la potencia de la región. Una canalización sensata de los recursos disponibles bajo un buen técnico con libertad para trabajar convertiría una clasificación a Copa Oro en una meta realista.

Identificada la meta, ahora nos toca preguntar, ¿a que jugamos? Esta es fácil, jugamos a nada. Nuestro fútbol, a nivel de una liga que casi no funciona, es un fútbol tosco, sin ritmo, sin nivel y sin participación en los torneos de CONCACAF. Nuestra tendencia son las individualidades, no juego en conjunto. Esa falta de juego a nivel de club, se refleja en la Selección, por más que traigan jugadores de afuera. Desde Jeaustin Campos, ningún técnico ha sabido ordenar un equipo más o menos competitivo con algo que se asemeje a un estilo de juego coherente. Necesitamos un técnico que sepa hacer eso, porque el que está no tiene ni la más mínima idea. 

Por último, nos toca considerar, ¿con que material contamos y cómo mejor armamos lo que tenemos? Aquí entra en juego el biotipo. Para esto nos ayuda una analogía del boxeo, un deporte donde somos indiscutiblemente de los mejores del mundo. El biotipo del clásico boxeador campeón boricua es de un atleta de baja estatura, de cuerpo fibroso y compacto, escurridizo, de buenos reflejos y cintura suelta. Francamente este es el biotipo promedio del atleta puertorriqueño, incluyendo futbolistas. Hay estilos de juegos que favorecen a jugadores altos y corpulentos y otros que favorecen a jugadores bajitos y de pie veloz. Puesto de otra forma, no pretenda jugar al cantazo y pelotazo con jugadores finitos y bajitos. 

Por fín llegamos a la pregunta clave. En base a las consideraciones analizadas ¿quién es el técnico ideal? Antes de contestar, un “disclaimer” personal: todos los candidatos en mi lista son o han sido clientes de LLME Sports, la empresa para la cual trabajo. Ahora sí, ¡vamos al VAR!

La respuesta corta de quién debe ser el técnico es…depende. Por ejemplo, uno de los problemas de la Selección es la indisciplina. Aquí me refiero, no a la indisciplina de los jugadores, sino a la indisciplina de ciertos mandarines, tanto federativos como de clubes, y hasta una jauría de madres histéricas porque la nena no jugó, que meten la cuchara en la olla sin saber cocinar.

Esa indisciplina se tiene que acabar y, ¿quién mejor que Gustavo Matosas para imponer la ley y el orden? Si, ya sé que Matosas ha ganado campeonatos en 3 países y 2 continentes, con CONCAChampions incluida. Es un técnico que sabe de tripas hacer corazón, como demostró con el modesto León de la LigaMX, algo que necesitamos malamente. Empero no lo traemos por eso. Lo traemos porque se come a los nenes crudos y paga para que lo alquilen. Pago buena plata por ver a cualquier mandarín o la metiche Doña Ignorantensia, decirle algo a Matosas que no sea buenos días.

ESPN.com Gustavo Matosas

Francamente, el hombre me aterra y ahora que lo pienso, quizás sea mejor dejarlo en México, no vaya a ser que muera gente en Puerto Rico simplemente por ser ignorantes y entrometidos.

Una duda que siempre me quedó con la contratación de Amado Guevara, fue el, ¿por qué? Una razón obvia es que al tener poca experiencia su sueldo presumiblemente era barato. ¿Si la consigna era sacrificar experiencia por dólares, quien mejor que Nico Frutos, ex compañero del Kun Agüero en Independiente?

Actualmente asistente de Vincent Kompany en el Anderlecht, Nico jugó en la primera división de argentina, con paso por España, antes de terminar en el Anderlecht, donde gano 3 ligas belgas. En total Nico tiene casi 200 partidos en ligas de peso. Compare eso con los 12 partidos en primera que según nos certificó la federación costarricense, tuvo Elgy Morales en Costa Rica. Con solo 39 años (Guevara tiene 44) y Millennial al fin, Nico es un firme creyente en la tecnología digital. Un mes en Puerto Rico y ya tendría a todos los jugadores boricuas registrados en su programa, analizados y hasta clasificados por su color favorito.

DEPORFE: Nico Frutos

Persona amable y fina, Nico no muerde como Matosas, pero no se crean que es un bollo de pan sobao. Jugar 100 partidos en la primera argentina para después emigrar a Europa requiere un Factor H del tamaño del Yunque. Bueno eso, y el detallito menor que Nico mide 6 con 5.

No es que la tengo con Guevara, pero otra razón para su contratación pudo ser su presencia mediática.  Un jugador muy reconocido, con paso importante en la MLS y la selección hondureña, su contratación llamó la atención. Tan así que hasta el mismo Jorge Ramos le dedicó 2 segmentos a Guevara y la Sele. ¿Si el plan era contratar un técnico cubierto con Brillantina Marketing, quién mejor que Hristo Stoichkov? 

AS English: Hristo Stoichkov

No me queda la menor duda que al leer esto, habrá próceres del fútbol puertorriqueño rascándose la cabeza y con mirada de Juan Bobo preguntándose, ¿Hristiquien…su casa lo conocen? Si usted es uno de esos, le recomiendo Google. Lo único que digo es, si Stoichkov pisa el Loubriel como técnico de la Sele, va a ser como en Aguanile, “Que se echen to’s pa’lao, que la tierra va a temblar”. 

Dejando lo mejor para lo último, para mi gusto el técnico que tendría que haber sido contratado hace años es Alejandro Trionfini. Trionfini reúne todos los requisitos y tiene todas las herramientas. Arquitecto y director del actual sistema de inferiores de Unión de Santa Fe, creó una fábrica de jugadores de primera división que tiene alumnos regados por todo el mundo. Conoce bien a Puerto Rico y mantiene una relación estrecha con nuestro legendario Saso Tullier. Conoce el Caribe ya que lleva varios años trabajando con buenos resultados en la liga dominicana. Hasta publicó un libro que acaba de recibir el endoso público de Marcelo Bielsa.  

Alejandro Trionfini con joven puertorriqueño.

En fín, para mí, Trionfini es el técnico perfecto para crear el proceso de selecciones que Puerto Rico necesita, digo si es que algún día queremos llegar a un Mundial. De salario asequible y disponibilidad inmediata, Trionfini tiene los conocimientos, la experiencia y la personalidad, para enderezar una pirámide que lleva más de 10 años invertida. Lamentablemente, como es lo que se necesita, es precisamente el que la Federación no va a traer. Y así seguiremos, firme y cómodamente plantados en la C, viendo a nuestros vecinos del Caribe lograr cosas importantes, mientras nosotros seguimos con nuestros troncos pateando piedras en un fanguero. 

Comentarios

Comentarios