Se acerca la fecha, El Salvador nos espera porque pretenden precisamente que Costa Rica se convierta en su «salvador» y la puerta que les abra las esperanzas rumbo a Brasil 2014.

Su afición está ansiosa, posiblemente ya planean como torturar la estadía tica quizá, no lleven mariachis a lo mejor ya contrataron la cimarrona que estará en las afueras del hotel armando una fiesta.
El entrenador solicitó a sus jugadores bastantes días previos, los entes futbolísticos salvadoreños colaboraron en la causa, a mí este rival en lo personal me da miedo. En cuanto a equipo hombre por hombre, Costa Rica tiene mejor plantel. Mi miedo radica en que su afición y jugadores van con todo  y a nosotros aún nos falta ( a estas alturas de la eliminatoria) aquellas estrellitas que se pongan la camiseta roja y caigan en el contexto de lo que representa ponérsela.
Nuestro entrenador ya pidió espacios, la UNAFUT ya alteró el calendario ( seguramente para evitar alguna movida que tenga escondida Gilberth Fernández  en la manga) y los jugadores locales estarán por un espacio de doce días.
Yo sé que en países como Argentina, Brasil y otras potencias futbolísticas la selección nacional es un rejuntado de estrellas, pero a diferencia nuestra  llevan años jugando juntos, la transición de cambio generacional se hace correctamente y su Federación ya tiene establecido una filosofía e ideología, además saben que capacidades y deficiencias tienen sus jugadores y buscan un técnico capaz de acoplarse a ello y sepa hacer un uso correcto de las herramientas que tiene.
Si analizamos el historial de técnicos de Costa Rica, denotamos que carecemos de lo anteriormente descrito, todos los técnicos vienen a imponer ideas y todas tan diferentes que esa es la principal razón por la cual los procesos se cortan y jugadores que se perfilaban a marcar diferencia se pierden en el camino.
Ahora se pretende en doce días trabajar con jugadores que militan en el ámbito nacional, creo que desde un principio debido a la carencia de un orden administrativo y de la costumbre de tener «proceso», lo ideal era tomar a los mejores jugadores de aquí y que asimilaran en todos esos partidos amistosos que tuvimos la idea del técnico y como están aquí era más sencillo corregirlos e inyectarles sus labores.
Los de afuera nos servían para cambios de lujos o bien aportar el también desaparecido » liderazgo», pero aquí hacemos las cosas al mejor estilo de los mejores pero no copiamos los pasos para poder hacer eso.
Yo si apoyo que se tengan a los jugadores doce días antes, incluso apoyo la iniciativa de que se les dé prioridad, lo que no apoyo es que se haga a estas alturas cuando nos estamos jugando el «pellejo», pero esto es la muestra de un técnico que vino y al parecer no se tomo el tiempo de buscar en internet que tanto había cambiado el fútbol tico desde su última vez en estas tierras.
Eso lo comprobó cuando llamó a ciertos jugadores que les quitó el polvo y los saco del baúl de los recuerdos, cuando ignora a otros que están aquí sin mucha trayectoria pero echándose sus equipos al hombro.
La solución no la encontraremos en doce días, lastimosamente estamos con un técnico que se retroalimenta muy poco de sus colegas, y no solo eso su estilo de juego no es el mismo que utilizan los equipos nacionales ( yo diría que en su momento quizá los denominados pequeños cuando jugaban ante Saprissa o la Liga  se ultra defendían) y mucho menos los internacionales donde militan los ticos.
Conoce poco a sus jugadores porque no tiene la capacidad de explotar sus habilidades, es la manera en la que por ejemplo me explico como un jugador como Bryan Oviedo no logra brillar como lo hace en su equipo.
Y la manera en la que me explico cómo a Joel Campbell le cuesta ir al frente y hacer magia, ya él mismo lo dijo «cuesta mucho con ese sistema atacar». 
Se debe de ir Jorge Luis Pinto de la Selección Nacional? Sí, no es un técnico que esté pensando en prepararnos camino para los siguientes cuatro años , lo noto cuando convoca a un jugador como Gilberto Martínez a sus populares micro ciclos,  si clasificamos la Federación debe organizar los aspectos que mencione arriba, hacerle una identidad al fútbol de Costa Rica, ser conocido por agresivos,  ofensivos, peleamos la pelota o por ser defensivos, jugador con miedo a todo el mundo, al pelotazo y si tenemos suerte que entre… luego de esto buscar un técnico que tenga la capacidad de trabajar bajo ese sistema y no solo eso que sus ojos puedan detectar que jugadores se acoplan a esa identidad.
Una hexagonal son 12 partidos, si las bases se montan bien podremos ir al Mundial y preparar el camino para el otro.

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.