Domingo 22 de noviembre de 2015
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Desde el 2008 los tarzanes del ¡Antes! ¡Ahora! y ¡Siempre! no llegan a una final del torneo masculino de balompié de la Liga Atlética Interuniversitaria.

O sea, esos son 7 años desde que el Colegio no disputa una final. 7 años que el Colegio no conoce ni siquiera lo que es la emoción de disputar una final. Y no hablemos que desde el final de la década de los 1990’s no tenemos un campeonato en el torneo. La última vez que llegaron a la final fue bajo el actual Director Técnico, Abner Rodríguez.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

Me gradué del Colegio en el 2013 y aún este profesor de la facultad de Agricultura continúa a la cabeza del programa de fútbol. Lo irónico es que el talento que ha pasado por el Colegio es de lo mejor que hay en Puerto Rico, proviniendo de canteras como Conquistadores de Guaynabo, entre otras academias alrededor de Puerto Rico. El problema no está en el talento, sino en la cabeza.

Albert Einstein dijo que la locura se puede definir como la acción de hacer lo mismo una y otra vez, esperando resultados diferentes. El profesor Rodríguez sabe de fútbol lo que yo se de rugby, o sea nada. Sus tácticas son anticuadas, ya que cuando se cruza con técnicos cuyo perfil es de mayor nivel a nivel profesional en Puerto Rico, como lo son Antonio López, Carlos Toro, Urayoan Ortiz, o Temo López, siempre se queda corto en la post-temporada.

¿De que vale quedar invictos en la temporada regular ante equipos de la sección Mangual, que en su mayoría son inferiores a los de la sección Beitía, y no poder ganarle a un equipo de media tabla de la sección Beitía en post-temporada? Desde esta plataforma he pedido un cambio en el programa de fútbol de mi Alma Mater en noviembre de 2013, diciembre de 2012, y varias otras ocasiones.

Es hora de darle paso a un nuevo técnico que transforme el programa de fútbol masculino y logre volver a poner a Mayagüez en la cúspide del fútbol universitario. Es hora de que Abner renuncie, y le den el equipo masculino o David Guillemat, técnico del equipo femenino del RUM, o levantar el teléfono y ofrecerle el puesto a Urayoan Ortiz, que tanto ha esperado dirigir el equipo de su Alma Mater.

#RenunciaAbner

Foto: suministrada

Comentarios

Comentarios