Era imposible suponer hace dos años que España llegaría a mi país, lo más cerca que estuve de mis jugadores favoritos fue a través de un nintendo o la pantalla de un televisor.  Como buena fiebre que soy, los fines de semana en mi casa se ve fútbol español. Para mí es un deleite ver esas jugadas de fantasía, esos golazos y juego colectivo.


Llegaron el domingo a las 4am, me tocó cubrir su llegada, no importó el sueño o frío del día siguiente. Emocionada porque a pocos metros de mí veía desfilar a las mejores estrellas del mundo. No necesitamos de un mundial para entrevistarlos.


El lunes llegó lo que describo como el mejor día de mi vida, como premio a mi paciencia, quizá madurez, sacrificio porque Dios sabe cuánto me ha costado  tener lo que hoy tengo. Me sentí tan orgullosa de mí, que gracias a mi capacidad y trabajo se me dio la oportunidad de cubrir todo el día a la selección española.


Lo primero fue ir a casa presidencial, donde la presidenta Laura Chinchilla los recibió y agradeció su visita. Luego pasaron a un jardín y firmaron camisetas de niños y saludaron  la gente que estaba. Cuando se vino el tumulto de gente me colé entre la multitud y logré la entrevista con David Villa, pocas palabras rápidas pero un logró porque la prensa para variar tenía impedimento de estar cerca.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.


Luego con mi cámara pequeña, logre buenas tomas incluso captar los audios de las palabras que los jugadores intercambiaban con los niños. Iker Casillas le decía a uno: “Os podéis llegar a jugar en el mejor equipo del mundo si os así lo proponéis”. Se imaginan lo que es para un niño escuchar eso del mejor arquero  del mundo.


Cuando terminé de hacer mi labor, me acerque a Iker Casillas ( desde que tengo 16 años es mi jugador favorito), donde estaba firmando autógrafos le dije “Hola Iker, mucho gusto soy periodista y para mí es un honor poder conocerte, sigo tu carrera desde que llegaste al Madrid “, él cuando lo  salude como saludan todos los españoles me dio un beso en la mejilla y me dijo “ gracias a vosotros por esa admiración es halagador llegar a un país y  tener este recibimiento, estar en el Madrid es de las mejores experiencias en mi vida”.


Yo no veo nada malo que salude al jugador que siempre he admirado por su físico, por su fútbol y por su forma de ser, sin embargo no faltaron unos cuantos periodistas que nunca vi en casa presidencial y mucho menos en el entrenamiento para que dijeran comentarios fuera de tono, poniendo escalas de que es profesional y que no. Como si fueran todo un ejemplo a seguir, por dicha nunca los he seguido y trabajo para una cadena internacional.


Estos dos periodistas mencionaron que era antiprofesional pedirle un beso al jugador, una firma y una foto. Y como si las paredes no tuvieran oídos, llegó a mí la noticia que durante su desayuno se deleitaron hablando de mí…que bueno yo nunca les he tomado importancia y ellos a mí sí.


Primero que todo, yo nunca llegue como loca desesperada encima de Casillas, tampoco le pedí un beso y mucho menos me tome una foto con él o pedirle un autógrafo. Entonces como dice el dicho antes de hablar y comer pescado con mucho cuidado. Porque la lengua no tiene hueso y se mueve para donde sea.


Segundo, él solo me saludo como se saluda a cualquier persona y para mí si era importante poder intercambiar palabras con él, tontos o salados los que no pudieron.  Por último, me tiene sin cuidado lo que unos periodistas comenten al final yo sé lo que he logrado, lo que me ha costado y lo que aún me falta por recorrer.


Aclarado el punto, sigo a lo que fue el entrenamiento  me llamó mucho la atención la forma en que lo hacen y la manera en que trabajan la definición. Pude notar que quizá en el fútbol de Costa Rica se falle en definición porque dejamos de lado factores tales como la rápida reacción mental que hay que tener, cosas sencillas como patear la bola con la parte de afuera o adentro según pueda el jugador, medir fuerzas, etc.


Llegó el día del partido, para ser honesta después de ver a la selección contra Panamá y creyendo que Pinto moriría con sus figuritas pensé que un uno a cero a favor de España ya era ganancia. Pero no Chiqui se lució y Joel le recordó a Pinto que por algo está en el Arsenal.


Pero Pinto también recordó que ya a ciertos jugadores mejor los deja seguir en su mediocre liga ganado dinero y que el campo que ellos no quieren aprovechar ya lo están aprovechando otros.


No hay que decir Costa Rica empató a España, España empató a Costa Rica y sufrió bastante. Me gusto ver ayer a la Selección, verla ganar, verla jugar con actitud y pasión. Pinto este es el equipo que todos queremos ver siempre. 

Comentarios

Comentarios