Iván Rivera durante la Asamblea General del pasado sábado. Suministrada FPF.

En diciembre 2022 la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) se apresta a celebrar sus elecciones para el Comité Ejecutivo 2023-2026. Todo indica a que el actual presidente de la entidad, Ivan Rivera Gutierrez, es el que más apoyo tiene para salir electo nuevamente. No obstante, según lo revelado por la Encuesta FBNET 2021 hay un gran número (61.55%) de afiliados a la FPF que gustarían ver un cambio en la dirigencia. Sin embargo, ese 61.55% está dividido y sin un claro líder que los pueda aglomerar.

Rivera Gutierrez llega a la presidencia en un momento donde el pensamiento era «cualquiera menos Bayamón», y los candidatos que se vincularon con la idea de Bayamón lo eran el entonces presidente Eric Labrador, y el entonces miembro del Comité Ejecutivo y vigente presidente del Bayamón FC, Alberto Santiago. En las pasadas elecciones hubo un claro rechazo a la hegemonía percibida, donde el fútbol se estaba focalizando exclusivamente en Bayamón. Digo percibida, pues porque a veces la realidad no necesariamente va con la percepción del asunto.

La realidad es que el fútbol de Puerto Rico responde a unas realidades históricas y demográficas que tienen como foco el Area Metropolitana de San Juan. El fútbol de Puerto Rico comenzó su desarrollo en San Juan y el Area Este de la Isla. Por eso encuentras focos históricos como lo son Cantera, Hato Rey, Bayamón, Guaynabo, Maunabo, Yabucoa, Humacao, Guayama, Caguas, entre otros. Todos estos focos son Area Metropolitana y Area Este, y son lugares donde se ha escrito mayormente la historia del fútbol de Puerto Rico. (Haciendo la aclaración que la excepción a la regla en la parte histórica lo son Mayagüez y Añasco).

Anuncio
Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.

 

 

Si nos vamos a los datos demográficos basados en el último censo, la gran mayoría de la población vive en muncipios asociados al area metropolitana. De hecho, en las 5 primeras posiciones están 4 municipios que son parte del Area Metropolitana de San Juan:

San Juan – 342,259
Bayamón – 185,187
Carolina – 154,815
Ponce – 137,491
Caguas – 127,244

Por tanto, no es coincidencia que los clubes más grandes, más prósperos y con mejores facilidades estén localizados en el Area Metropolitana de San Juan. De la misma manera, en términos económicos, hace más sentido tener jugando a la Selección la mayoría de sus partidos en San Juan. En inglés se diría: «Nothing personal, it’s just business». Traducido sería, «no es nada personal, es solo negocios».

No está mal jugar partidos alrededor de la Isla, de hecho, la FPF debería estar trabajando como cabildera para que Municipios grandes como San Juan, Carolina, Ponce, Arecibo, etc., tengan facilidades que puedan albergar partidos de las diferentes Selecciones Nacionales.

No obstante, la administración de Rivera Gutierrez, en su afán de distanciarse de la percepción de la «hegemonía bayamonés» no levantó ni un dedo para protestar la construcción de una tarima en el Loubriel en 2020 para realizar unos espectáculos al aire libre; hecho que terminó deteriorando el cesped a pesar de que nunca se realizaron los eventos. Pero ahora no hay una percepción de «hegemonía bayamonés»; ahora la percepción es que en vez de «democratizar» el fútbol para que las diferentes regiones pudieran disfrutar del deporte rey, todo se ha consolidado en Mayagüez y el Estadio Centroaemericano controlado por el Puerto Rico Sol FC.

Ahora es la «hegemonía mayagüezana». Es el «quitate tu para ponerme yo» que tanto se critica en la política partidista de Puerto Rico.

Por otra parte, la administración de Rivera Gutierrez ha estado plagada de amiguismos que le han costado a su imagen.

El mejor ejemplo de esta ha sido la nefasta decisión de tener al exentrenador Elgy Morales como entrenador de las Selecciones Nacionales masculinas. No solo su récord fue paupérrimo, solo ganando 2 partidos oficiales a la peor selección del mundo, Anguila, sino que casi perder contra los juveniles de la Selección Dominicana con el talento superior que teniamos es casi risible. Sin olvidarnos que se colgó con la Sub23, y la Sub20 en sus eliminatorias respectivas. También hay que recordar que la administración de Rivera Gutierrez ni siquiera consideró realizar un «background check» previo a su contratación.

De haberlo hecho, se hubieran enterado que el exentrenador no solo había sido acusado en su natal país de un crimen violento, sino que ese patrón de violencia continúo en Puerto Rico desembocando en que una expareja le pusiera una orden de protección en su contra. El hecho de que Morales haya sido tan siquiera el técnico de la Selección en un partido oficial, con ese pasado, es una mancha en la historia de las Selecciones Nacionales.

La administración de Rivera Gutierrez ha tenido otros desaciertos, como por ejemplo su tardía respuesta a la pandemia por el COVID-19, la mala administración de la Liga Puerto Rico, el no exigir pruebas de COVID-19 para los jugadores previo a la final de la Liga Puerto Rico, la aplicación de los reglamentos a conveniencia, entre un sin número de otros asuntos.

Tampoco olvidemos que el programa de Selecciones Nacionales mayor femenino ha tenido 3 entrenadores en menos de un año.

¿Ya nos olvidamos del Proyecto Forward? Se construyó la cancha sintética y nada más a ocurrido. Sigue ahí, esperando para que se continúe la construcción de las facilidades. Lo último que se hizo sobre el asunto fue volver a firmar un contrato de usufructo, para reemplazar el que había dejado firmado Labrador.

Sin olvidar que bajo Rivera Gutierrez la FPF ha tenido como política pública censurar a todo medio de comunicación que los critique, y de operar bajo una política de cero transparencia.

¿Que tiene sus aciertos? Si. Si principal acierto la contratación y retención de Dave Sarachan en las selecciones nacionales.

Sin embargo, no es lo suficiente. Es importante que los que están en oposición a la actual administración dejen las rencillas a un lado y se presente un frente unificado. Un equipo de trabajo que tenga la experiencia y la capacidad de unificar a todos los sectores de la industria, que incluye sectores como padres, medios, fanáticos, municipios, etc. que no son sectores que son federados.

Pero si sigue la apatía, y el caciquismo, los Rivera Gutierrez de la vida continuaran usando el puesto de presidente de la FPF para buscar mejores oportunidades laborales en CONCACAF y FIFA y no preocupándose por el bienestar del fútbol de Puerto Rico. Todo seguirá siendo mercadeo de humo, y poca obra concreta.

 

Comentarios

Comentarios