Domingo 5 de agosto
Jonathan Díaz

     Y ha dado comienzo la fase de más angustia para las selecciones, la ronda de eliminación con los cuartos de final. Con las clasificaciones sorpresivas de Nueva Zelanda y Canadá, y aun más sorpresiva la de Gran Bretaña por encima de Brasil, los partidos quedaron distribuidos de la siguiente manera:

  • Gran Bretaña vs. Canadá.
  • Estados Unidos vs. Nueva Zelanda.
  • Suecia vs. Francia.
  • Brasil vs. Japón.

Bussaglia (izq.), Renard (centro) Soubeyrand (der.) celebran el gol de la victoria frnacesa.
     El primer partido que se celebró fue el de Suevia vs. Francia, que se efectuó en el Hampden Park de Glasgow, Escocia. En una repetición de lo que fue el partido por el tercer lugar de la Copa Mundial de 2011, que en aquella ocasión resultó en victoria para las suecas por 2-1, concluyó con un resultado idéntico pero a favor de las francesas. Y a pesar de que el marcador lo abrió la capitana Nilla Fischer en un tiro de esquina al minuto 18, la actuación de las francesas fue ligeramente superior ofensivamente. El empate llegó por medio de un tiro de esquina cobrado por Louisa Necib que la arquera sueca Hedvig Lindahl trató de despejar erróneamente y la central Laura Georges cabeceó para el gol. El segundo gol también fue producto de una jugada a balón parado, punto a tomar en cuenta para las naciones restantes ya que es el fuerte de las francesas.  En una jugada ya practicada, la capitana Sandrine Soubeyrand hizo un pase corto a Laura Georges, que asistió a Marie-Laure Delie cuyo remate se desvió y la defensa Wendie Renard empujó para el segundo y definitivo en el marcador. Debería ser preocupante para las galas, la fantasmal presencia de Louisa Necib, que a pesar de asistir a Georges, no tuvo mayor impacto en el marcador ni en el ritmo de juego.


Wambach (der.) luego de anotar el primer gol de EEUU.
     El segundo partido lo fue el de las “All Black” de Nueva Zelanda y las “Stars and Stripes” de Estados Unidos. El partido celebrado en el mítico St. James’ Park de Newcastle, Inglaterra, tenía a unas en rachadas norteamericanas cuyo único objetivo es el oro olímpico. Y aunque el partido fue bastante interrumpido, con una posesión bastante divida, en la prolijidad ofensiva EEUU se dejó notar con mayor eficiencia que las neozelandesas.  El marcador lo abrió Abby Wambach, al minuto 27, que anotó deslizándose a pase de Alex Morgan. El partido continuó de manera entrecortada y con muchas faltas de las americanas que le costó dos amarrillas, una a Wambach en el 43 y otra a Carli Lloyd en el 79. El otro gol llegó cuando el partido estaba por terminar, cuando la substituta Sydney Leroux recibió un pase largo de Tobin Heath y colocó el balón al segundo poste de la portera desde la izquierda. Con este resultado las estadounidenses progresan a la semifinal y con la distinción de ser la única selección con 4 victorias en misma cantidad de partidos.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.


Sawa (izq.) y Ogimi (der. en frente)
celebran el primer gol nipón.
    El tercer partido enfrentaba a Japón y Brasil en el Millennium Stadium de Cardiff, País Gales. Estas selecciones ya se habían encontrado en la Kirin Cup en Japón, donde las niponas salieron victoriosas por 4-1. En esta ocasión el resultado no fue distinto, ya que las asiáticas vencieron a las sudamericanas por 2-0, en un partido en el cual las brasileiras no merecieron perder.  Y es que a pesar del marcador, las quintas clasificadas del mundo fueron muy superiores, con una posesión de balón alta (64%) y 21 oportunidades de gol. Pero no siempre el futbol es justo, y el resultado no se basa en mejor juego, sino en quien anota los goles. El marcador lo abrió Yūki Ōgimi al minuto 27 a pase raso de Homare Sawa. El partido continuó con una Brasil apabullante, que no conseguía concretar y anotar. Con la ansiedad atacando, las brasileiras recibieron 2 tarjetas amarrillas, Marta al 49 y Bruna al 70.  Y fue al minuto 73 que las niponas terminaron de hundir a sus oponentes con un gol de Shinobu Ohno, con un largo disparo con 3 defensas a pase de Ōgimi. Las brasileras continuaron desesperadas, pero despechadas, tratando de anotar, lo que no consiguieron. Esta derrota significa que la soñada final entre brasileras y estadounidenses tendrá que esperar a otra competencia. En desilusión para el futbol, mejor juego no significó ganar el partido.

El gol de Filligno contra las locales.

     El último partido servía el choque entre las locales británicas y las canadienses, en el City of Coventry Stadium en  Coventry, Inglaterra. En otro partido que se definió de acuerdo a la efectividad ofensiva y no la prolijidad, las canadienses pegaron más fuertes y fueron la sensación al dejar fuera a las locales. En un partido que no fue la excepción a la regla en cuanto a lo reñido que fue, las canadienses se impusieron tomando mejores decisiones con el balón. El primer gol lo anotó Jonelle Filigno, en un espectacular gol de rebote en un tiro de esquina cobrado pro Sophie Schmidt, al minuto 12. No tardo mucho, cuando las canadienses anotaron el segundo al minuto 26. Este fue de Christine Sinclair en un tiro libre de frente a la portería, que colocó a la izquierda de la portera por encima de la barrera. Con este resultado se rompe el sueno de los organizadores de ser participantes en la final de futbol femenino y la posibilidad de un bonito partido entre estadounidenses y británicas.


Las clasificadas a la próxima jornada lo son: Canadá, Estados Unidos, Francia y Japón. Los próximos partidos serán:

  • Canadá vs. Estados Unidos.
  • Francia vs. Japón.

Comentarios

Comentarios