Equipo nacional de Alemania en su protesta a favor de los derechos humano previo al comienzo del partido ante Islandia. @FootyAcums

San Juan, Puerto Rico – Antes de su partido de clasificación con Islandia, el equipo nacional de Alemania se unió a las protestas denunciando el abuso de los derechos humanos en Catar, donde se llevará a cabo la próxima Mundial el año que viene.

Los jugadores salieron en camisas deletreando las palabras “Human Rights” (Derechos Humanos). Lo hicieron horas después de que FIFA anunció que no penalizará al equipo de Norway por llevarse camisas similares puestas antes de su partido clasificatorio el miércoles pasado. Las camisas del equipo de Noruega decían “Human Rights – on and off the pitch” (Derechos Humanos – Dentro y Fuera de la Cancha).

Aunque por los códigos de FIFA los jugadores y equipos pueden ser penalizados por promocionar movimientos no relacionados a los deportes durante un partido, la entidad indicó que no iba a penalizar al equipo de Noruega porque cree “en la libertad de expresión y el poder del fútbol como una fuerza positiva.”

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

 

Las protestas han surgido después de que la organización Amnistía Internacional, una organización que se dedica a luchar por los derechos humanos a nivel mundial, pidió a FIFA que utilice su influencia para intervenir en el abuso y aprovechamiento de los trabajadores inmigrantes en Catar. Actualmente los inmigrantes componen 95% de la fuerza laboral del país, y el gobierno está contemplando anular las reformas que protegen sus derechos laborales y sus derechos humanos. Se estima que más de 6,500 trabajadores migrantes han fallecido en Catar en los últimos 10 años.

“Esta copa mundial simplemente no sería posible sin los trabajadores inmigrantes,» dijo Steve Cockburn, el director de justicia social e económica en Amnistía Internacional. “El torneo depende en la labor intensa de los hombres y las mujeres quienes han viajado miles de millas para proveer por sus familias. Pero muy a menudo, estos trabajadores encuentran que su tiempo en Catar es definido por abuso y explotación,” añadió.

La organización plantea que FIFA tiene una responsabilidad de investigar y asegurarse que los derechos humanos son respetados durante las preparaciones para la próxima Copa Mundial. Expresó que FIFA tiene que ser más diligente con este gran compromiso después de que algunas personas que trabajaron en la construcción del estadio pasaron más de siete meses sin recibir alguna compensación.

“[FIFA] tiene que actuar ahora para asegurar que la Copa Mundial del 2022 es un torneo para estar orgulloso y no uno manchado por abusos laborales,“ señaló Steve Cockburn.

Algunas oficinas dentro de Amnistía Internacional también han pedido a los aficionados del fútbol que firmen una petición, la cual pide que FIFA implemente los cambios necesarios para mejorar las condiciones laborales.

Otras oficinas de la organización han mencionado la posibilidad de boicotear la copa mundial del 2022 al menos que FIFA haga algo para resolver este asunto delicado. Sin embargo, es muy poco probable que los jugadores boicoteen el evento.

“FIFA y Catar tienen que implementar un firme plan de acción para asegurar que los trabajadores migrantes de todos los sectores asociados con la Copa Mundial han sido pagados bien, tratados de manera justa, y que están libres del control de patronos abusivos,” finalizó Steve Cockburn.

Comentarios

Comentarios