Iván Rivera siendo presentado al público en el partido ante Granada de la fase clasificatoria de la Liga de Naciones. Suministrada

Ayer tuve una conversación muy amena con un obrero de la industria del fútbol y en la misma se usó el término burbuja para describir la actualidad de la Federación Puertorriqueña de Fútbol.

Vivir en una burbuja, vivir en insularidad; basicamente lo que explicó Antonio Pedreira en su obra clásica de la literatura política y cultural de Puerto Rico, Insularismo.

En la Biblia, uno de los autores relata la historia del hijo de Salomón, al cual a la muerte de su padre ignoró el consejo sabio y ejecutó el consejo de sus amigos. Esa acción causó una gran división en el reino, que terminó siendo dividido en dos. Lo mismo se puede percibir que está ocurriendo en nuestro fútbol.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

Tenemos un neófito de presidente que se ha rodeado de consejeros que solo buscan engraciarse con su figura para no poner en riesgo unos beneficios que adquirieron en cuanto llegaron a la administración de la FPF. ¿No les suena eso parecido a lo que ocurrió con el Dr. Ricardo Rosselló?

El presidente Iván Rivera no estaba listo para la posición que hoy ostenta cuando fue electo. La presidencia no es una posición de un administrador, esa es la posición de la Secretaría General. La presidencia es una posición política. De la misma manera que en el gobierno el gobernador es quien determina la política pública, y quien la ejecuta es el secretario de la gobernación o el jefe de gabinete, de la misma forma el presidente federativo es quien dictamina la política pública y el secretario general el que la ejecuta.

Cuando de un presidente dicen que lo está haciendo todo solo y la perspectiva es que nadie lo está ayudando, hay un gran problema estructural en las decisiones de personal que escogió. La Federación no necesitaba otro «micro manager». La Federación necesitaba un equipo completo; y algunos no han dado el grado. Es lamentable porque se que hay personas en ese equipo que con otras condiciones darían el grado.

¿Que debería ocurrir para enderezar el barco antes de que se termine de hundir? Mis recomendaciones, aunque sean sencillas, no serán fáciles de ejecutar pues significa perder una gran parte de su base de apoyo.

  • Despedir al Director de Competencias, Fabián Arce. Esta posición debe ser reemplazada por alguien con experiencia administrando una liga, sea en Puerto Rico o allende los mares. Desde un principio dije que Arce no estaba capacitado para esa posición y el tiempo me ha dado la razón.
  • Remover a Elgy Morales de las Selecciones Sub20 y Mayor. Morales nunca ha tenido éxito dirigiendo categorías de adultos. Mejor sería traer algún cuerpo técnico con experiencia dirigiendo en el Caribe o con vínculos pasados con la Selección Nacional. Pudieran dejarle trabajando en las categorías inferiores.
  • Pedirle la renuncia a José «Cukito» Martínez. Cukito, en mi opinión, es el autor del desastre de la FPF. Nunca ha entendido que ser vicepresidente de la FPF requiere un grado de hombre de estado, y es uno de los primarios autores de que la FPF esté al borde de una demanda en la esfera federal, todo por su ego personal.
  • Mover a María Inés Lugo de la posición de Secretaria General a correr el Departamento de Fútbol Femenino de la Federación. Con todo el aprecio que le tengo a María Inés, no ha sido efectiva como Secretaria General, y Rivera necesita en esa posición a una persona con experiencia administrativa, que sepa cuando ser flexible y cuando tiene que ser firme. Particularmente que sea una contra parte a su visión y sepa cuando y como manejar los impulsos de una presidencia que no tiene experiencia política alguna y que ha demostrado que en casos de emergencia se insulariza aun más y no escucha a sugerencias que no vengan de su círculo interno. El problema principal que tiene María Inés, desde mi perspectiva, es que es muy amiga de Rivera.

Esos cambios demostrarían que Rivera, genuinamente, no es una marioneta y que tiene criterio propio. Es importante que, de tomar en consideración mi propuesta de cambio en la Secretaría General, la persona que venga también tenga conocimiento de los procesos no solo de la FIFA sino a nivel de gobierno de Puerto Rico. Como industria no podemos estar en una burbuja como si lo que ocurre en el País no afecta para nada a la FPF.

Las segundas recomendaciones son a nivel de política pública.

  • Cambiar el enfoque de operar una liga y moverse a realizar una Copa al estilo de la Copa de su Majestad el Rey. Este cambio permitirá a la Federación generar un campeonato nacional donde todos los equipos de adultos puedan participar. De esta forma cumplen con los requisitos de Forward 2 y se evitan peleas innecesarias que solo afectan a la larga la imagen del fútbol de Puerto Rico.
  • Soltar la administración de la Liga Puerto Rico, permitiendo que sean aquellas partes interesadas las que corran con los gastos del torneo.
  • Reunirse con los grupos de la Liga Puerto Rico y la Puerto Rico Soccer League, y de la misma manera que US Soccer hizo, crear unas guías deliniando los requisitos para poder ser reconocidos como una liga profesional.
  • Desarollar la marca comercial de la Selección Nacional. Invertir la mayor parte del enfoque de su administración a este punto, ya que las selecciones mayores son nuestra carta de presentación al mundo, y el ranking FIFA determina en muchos casos el nivel al que nuestros futbolistas pueden acceder a nivel internacional.

Es muy probable que Rivera no se atreva hacer nada de lo que le propongo, pero después no digan que solo critico y que no propongo. Si quieren más propuestas lean la columna especial Proyecto 2026.

 

Comentarios

Comentarios