Martes 30 de septiembre de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Estamos al final del actual ciclo olímpico y todo a punta a un cambio en la Federación. Pero si no examinamos el pasado, ¿como se pueden enmendar los problemas de la actualidad?

Tomemos, pues, como ejemplo de comparación a la República Dominicana. Mientras en Puerto Rico el profesionalismo está conectado a máquinas para mantenerse vivo, en el pais vecino se recién lanza y estrena una liga profesional, y ayer recibí la información que por primera vez en la historia de la CFU, el campeón y sub-campeón dominicano participará de la Copa de Campeones. Muy posiblemente de aquí a 5 años o menos los equipos dominicanos estén participando en la Liga de Campeones.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

Pero miremos para atrás. En el año 2009, el ante penultimo año de la administración pasada, el segundo año de la participación de los Puerto Rico Islanders en la Liga de Campeones. Digamos que el 2009 fue la cima de la década dorada del profesionalismo en Puerto Rico. Ese año, Puerto Rico estaba en la posición 19 de CONCACAF, y 130 en el mundo. La República Dominicana estaba en la posición 30, y 168 en el mundo. Adelantamos el calendario al 2014 y Puerto Rico actualmente está en la posición 23 de CONCACAF y 157 en FIFA, mientras que los dominicanos están en la posición 12 y 107 respectivamente.

Mientras en la República Dominicana se ha regionalizado, se ha trabajado en un plan a largo plazo, siguiendo las recomendaciones de la FIFA y la CONCACAF, en Puerto Rico se ha desinformado, se ha tergiversado, se ha dividido y campeado por el terruño individual, y no por el bien común. Mientras en la República Dominicana llevan años exportando talentos a Europa, cuentan con 3 Proyectos GOAL, en Puerto Rico a penas comenzamos a exportar, y recién se aprueba el primer Proyecto GOAL, despues de casi una década de peleas internas.

Mientras en Puerto Rico las ligas dicen a los clubes que le paguen el registro de jugadores a ellos y no a la Federación, en Puerto Rico los técnicos buscan hacerle la vida imposible al técnico nacional, se resisten a la regionalización por intereses económicos de ligas sin pensar en el interés de atar los cabros sueltos y ponerse a trabajar por el bien común. Mientras sigan escogiendo a candidatos federativos por panismo y no por planes de trabajo estructurados, seguiremos viendo el resultado en las Selecciones Nacionales.

Mientras los dominicanos nos quitan el terreno que se había alcanzado, los boricuas se enfocan en campear por $500 dólares de matrícula y no por el desarollo estructurado de los jugadores boricuas.

Y hago la aclaración, que no hay nada de malo con que se cobre la justa compensación. Pero la crítica se enfoca mayormente en aquellos que solo viven por cobrar, y no aportan al desarollo del fútbol de nuestro pais.

Foto sacada de Taringa.net

Comentarios

Comentarios