Miércoles 3 de julio de 2013

Esteban Guevara/FBNET

22 años sin poder destronar a los del norte
Segundo de dos artículos sobre el accionar de Costa Rica

en la historia de la Copa de Oro de la CONCACAF


Con motivo de la décimo segunda edición de la Copa de Oro, que inicia el próximo domingo, continuamos el breve repaso del papel desarrollado por los ticos en las anteriores once ediciones, en las cuales tuvieron tanto dignas como deficientes presentaciones en su lucha por realizar una tarea que hasta la fecha ha sido imposible para los equipos de América Central y del Caribe: adueñarse de algún título.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Posteriormente a la revisión del paso costarricense en la historia de la Copa de Oro, el lector hallará un sintetizado análisis de la nómina actual con la que el cuerpo técnico del colombiano Jorge Luis Pinto intentará pelear el cetro, aunque en el país centroamericano ha quedado bien claro que este certamen no es la prioridad, como en cambio sí lo es hacerse con uno de los tres boletos y medio que hay en juego para la Copa del Mundo. Aun así, la buena marcha que lleva la Sele -como se le llama al equipo de todos los costarricenses- en la hexagonal, permite soñar con alguna sorpresa…

Edición 2005. Con apenas poco más de dos meses de trabajo con Guimaraes, la selección de Costa Rica –campeona de UNCAF- arribó a la Copa de Oro en un ambiente de escepticismo. Entre partidos amistosos y dos de la hexagonal rumbo al Mundial Alemania 2006, la única victoria tricolor para ese momento era un dificultoso 3-2 frente a Guatemala en Tibás. Así, resultó una agradable sorpresa superar la etapa de grupos con triunfos 1-0 contra Canadá, 3-1 frente a Cuba, y empate sin goles con Estados Unidos.
Sin embargo, en cuartos de final los ticos se toparon a unos hondureños deseosos de vengar la eliminación que aquellos les propinaron en la antesala de la hexagonal del área, y de hecho, los catrachos vencieron 3-2 y enviaron a su archirrival del istmo a casa. 
Con respecto a los jugadores destacados, la Sele les dio minutos de juego a noveles futbolistas como Randall Brenes, Cristian Bolaños y Bryan Ruiz, y respondieron con creces, pues el primero aportó dos anotaciones y los otros, una cada uno.

Primer torneo oficial de Bryan Ruiz. La Comadreja jugó su primera competición oficial con la selección mayor en la Copa de Oro de 2005, donde enfrentó al canadiense Kevin McKenna. (La Nación)


Edición 2007. Los seleccionados costarricenses debieron lidiar con un ambiente pesado que en el país existía en torno al bajo rendimiento de la Tricolor, que con Hernán Medford en el banquillo, no terminaba de convencer a nadie, a pesar de haber ganado la UNCAF de 2007. De tal forma, la primera fase de la edición de ese año de la Copa de Oro llenó más de dudas el proceso que trataba de llevar a cabo el Pelícano para enfrentar, un año más tarde, la primera ronda de la eliminatoria hacia el Mundial Sudáfrica 2010. Derrota 1-2 ante Canadá, empate 1-1 con Haití y gane 1-0 frente a Isla Guadalupe (con Walter Centeno como anotador de todos los tantos) les permitieron avanzar a los ticos a cuartos de final, donde México fue el siguiente contrincante. Pese a la superioridad de los aztecas, a la baja de Centeno, así como al hecho de terminar jugando con ocho hombres, Costa Rica vendió cara la derrota y cayó en tiempos extra con un solitario tanto de Jared Borgetti que venció al arquero mundialista José Francisco Porras.

Si bien el arbitraje de esa edición estuvo marcado por decisiones recargadas a favor de estadounidenses y mexicanos (como en el caso del juego que decretó la eliminación costarricense), fue inobjetable el hecho de que la Sele quedó debiendo en demasía y su participación generó aún más críticas, tal como ocurrió cuando se les ganó a los guadalupenses, en un partido en el que los ticos terminaron pidiendo tiempo, algo inimaginable en la década de los sesentas, por ejemplo.

Pobrísimo papel. Costa Rica solo ganó un encuentro en el certamen de 2007 y fue eliminado por México en cuartos de final, en un partido que desafortunadamente quedaría en los registros ticos como la única vez que a su selección le expulsaron tres futbolistas. Álvaro Saborío, quien disputa la posesión con Francisco el MazaRodríguez, fue uno de ellos. (La Nación)
Edición 2009. Rodrigo Kenton dirigió a la selección costarricense en esa edición de la Copa. El liderato en la recién concluida primera vuelta de la hexagonal hacia Sudáfrica 2010 acreditaba a los ticos como serios candidatos al título, una designación que desde 2002 no recaía en el equipo. Salvo Bryan Ruiz, la tricolor de Kenton era prácticamente el mismo cuadro que sumaba diez triunfos y una única derrota en el camino hacia el mundial africano, por lo tanto sorprendió a todos el debutar perdiendo 1-2 ante El Salvador. Seguidamente doblegó por la mínima a Jamaica e igualó a dos con Canadá; mejoró sustancialmente en cuartos al golear 5-1 a Isla Guadalupe, y disputó la semifinal contra México.

En el duelo contra el gigante del área -probablemente el mejor encuentro que les hacían los ticos a los mexicanos desde el famoso Aztecazo de 2001- el guardameta Keylor Navas confirmó el gran papel que estaba cumpliendo en el torneo al detenerle un penal a Miguel Sabah, goleador del certamen.

El Guille Franco anotó al 88’, en lo que aparentaba ser la lápida de Costa Rica dado el poco tiempo para reaccionar, mas apareció un gol de Froylán Ledezma al 93’ y mandó el partido a tiempos extra. Ese tanto del Cachorro aún es recordado por la molestia que provocó en el narrador azteca de Televisa, Javier Alarcón, quien lo lamentó así: “¡No puede ser, maldita sea, no puede ser!”

Transcurrida la prórroga el marcador no se movió, entonces la suerte le dio la espalda al propio Ledezma, cuyo lanzamiento fue el único errado y México avanzó a la final del torneo. Los ticos más sobresalientes del campeonato fueron Celso Borges, Álvaro Saborío y Andy Herron (cada uno consiguió dos tantos) además de Navas y el novato Darío Delgado.
Sin suerte. Costa Rica llegó como uno de los favoritos al torneo de 2009, pero México selló la eliminación tica en semifinales, mediante la vía de los penales. Ese día los titulares fueron, de pie en el orden acostumbrado, Keylor Navas, Freddy Fernández, el desaparecido Dennis Marshall, Álvaro Saborío, Celso Borges y Darío Delgado. En la primera fila: Armando Alonso, Cristian Oviedo, Pablo Brenes, Andy Herron y Harold Wallace. (Redwhiteandbluearmy)

Edición 2011. La llegada de un técnico de renombre como el argentino Ricardo Lavolpe llenó de confianza a los costarricenses de cara a los retos más inmediatos: la Copa de Oro y la Copa América. Debido a que para el certamen de la CONMEBOL la Selección debía echar mano de un equipo sub22, la carga pesada del país sí estuvo presente en la competición de la CONCACAF, razón por la cual aumentaron aún más las expectativas sobre lo que podría realizar la Tricolor. El debut no pudo ser mejor, pues se goleó 5-0 a Cuba, sin embargo las cosas empezaron a dificultarse en los siguientes compromisos: 1-1 ante El Salvador (Randall Brenes evitó la derrota tica con su tardío gol al 95’) y goleada 1-4 a manos de México. Con muchas dudas Costa Rica se las vio con Honduras en cuartos de final, con el que empató 1-1, y de nuevo la selección tica terminó despidiéndose del torneo por la vía de los penales, pues los catrachos fueron mejores y vencieron 4-2.
Sobre aquella edición se destaca el debut oficial de Joel Campbell, figura que gozó de la completa confianza de Lavolpe; mientras que las notas negativas correspondieron a la mala fortuna de Álvaro Saborío por malograr dos penales ante los hondureños (uno en el tiempo regular y otro en la definición), pero sobre todo la muerte del defensor Dennis Marshall en un accidente de tránsito, justo una semana después de anotarle a Honduras.
La carta de Lavolpe. Joel Campbell tuvo su debut oficial con la selección mayor de Costa Rica en el juego en que golearon 5-0 a Cuba en la Copa de Oro 2011. Ese día el delantero enfrentó al defensor Aliannis Urgellés, y además marcó su primer gol con la Sele. (Goal.com)
Nómina costarricense para la edición 2013.

Si bien Costa Rica no contará con sus cinco principales figuras, Keylor Navas, Cristian Gamboa, Cristian Bolaños, Bryan Ruiz y Joel Campbell –pues se consideró que necesitaban evitar una sobrecarga de trabajo tras sus extensas competiciones en Europa-, acudirá a la Copa de Oro con gran parte del equipo que marcha segundo en la hexagonal final rumbo al Mundial Brasil 2014, incluidos los mismos zagueros centrales y volantes de contención. Esta es la nómina elegida por Jorge Luis Pinto para el certamen de la CONCACAF:

Guardametas
Patrick Pemberton. Alajuelense. El mejor arquero y mejor futbolista de la última UNCAF solo jugó en la apertura de la hexagonal en Ciudad Panamá. Todo indica que será el titular en la Copa de Oro.

Leonel Moreira. Herediano. Guardameta del campeón nacional y titular en la última Copa América.

Luis Torres. Cartaginés. Declarado el mejor portero del último torneo tico, acude a su primer llamado a la Selección.

Defensas

Carlos Johnson. Cartaginés. Lateral derecho temperamental y con experiencia en el fútbol de la MLS, Noruega y Colombia. Fue elegido mejor jugador del recién concluido torneo nacional.

Juan Diego Madrigal. Saprissa. El Chino recién regresa de Noruega, donde problemas económicos del club no le permitieron continuar afincándose. Es lateral derecho.

Giancarlo González. Valerenga (NOR). El Pipo es titular y ha tenido muy buen accionar en la zaga tricolor.

Kendall Waston. Saprissa. Convocado a última hora ante la lesión del defensor Johhny Acosta, Languí es el seleccionado más alto (1,96 mts). Cuenta con dos mundiales menores en su currículum y además jugó hace tres años en el Bayamón de Puerto Rico. Acaba de volver al cuadro morado tras una muy buena participación con Pérez Zeledón.
Michael Umaña. Saprissa. El complemento de González en el centro de la defensa. Titular indiscutible ha sido hasta el momento Michael, uno de los únicos dos mundialistas del equipo. Antes jugó en la MLS y en Guatemala.

Roy Miller. New York Red Bulls (EEUU). Lateral izquierdo y zaguero por el centro. Ha gozado de regularidad en la era Pinto. Roy jugó antes en Noruega y en Suecia.

Junior Díaz. Mainz 05 (ALE). Uno de los incomprendidos por la afición nacional. El lateral izquierdo empezó como titular en la Bundesliga, pero una lesión le hizo perder protagonismo. Junior además ha jugado en Polonia y en Bélgica.

Christopher Meneses. IFK Norrkoping (SUE). El lateral izquierdo tuvo continuidad con Pinto al principio del proceso. Acaba de dejar LD Alajuelense para iniciar su primera aventura en el exterior.

Volantes

Celso Borges. AIK (SUE). Volante mixto que en los últimos juegos se convirtió en elemento fundamental dentro del esquema de la Selección. Antes jugó en Noruega.

Kenny Cunnigham. The Strongest (BOL). Otro de los temperamentales dentro del equipo. Tras jugar en Japón sufrió un problema de salud que lo alejó de la Tricolor. Después se enroló en el fútbol boliviano, donde aún no logra consolidarse.

Ariel Rodríguez. Alajuelense. Uno de los hombres de confianza de Jorge Luis Pinto en la contención nacional. Tuvo un buen Torneo de Verano con Pérez Zeledón, por lo que regresó a Alajuela, donde nació futbolísticamente.

Michael Barrantes. Aalesunds (NOR). Otro de los que no termina de conseguir la aprobación de los aficionados. De los cuatro contenciones es el único “legionario”.

Esteban Granados. Herediano. Para muchos, el mejor futbolista del último torneo costarricense. El contención del campeón nacional por fin recibió su merecida convocatoria.

Yeltsin Tejeda. Saprissa. El cumiche de la Selección. Combina talento y pundonor. Hay varios equipos de México y Europa siguiendo a este volante de contención de 21 años de edad.

Rodney Wallace. Portland Timbers (EEUU). Formado futbolísticamente en EEUU, nunca ha jugado en clubes de Costa Rica, y sí en el balompié universitario estadounidense y en la MLS, donde debutó con el DC United. Tuvo un gran papel en la UNCAF.

Oswaldo Rodríguez. Santos. El Pato es uno de los armadores del equipo. Pinto confió mucho en él durante el certamen centroamericano.

Mauricio Castillo. Saprissa. Tras un buen Torneo de Verano con el subcampeón Cartaginés volvió al cuadro morado. Se espera mucho de este habilidoso zurdo.

Delanteros

Álvaro Saborío. Real Salt Lake (EEUU). El otro mundialista de la Sele. Sabo es indudablemente el referente del equipo. Ha jugado en México, Suiza e Inglaterra, y actualmente es el goleador histórico de su club en la MLS. Empero, es otro de los incomprendidos por un sector de la afición nacional.

Yendrick Ruiz. Herediano. El hermano de Bryan Ruiz, acaba de rendir su mejor campaña desde que arribó a la primera división, donde sin mucha trascendencia había pasado por varios equipos.

Jairo Arrieta. Columbus Crew (EEUU). El Pamperito Goleador ha gozado de regularidad desde que dejó Saprissa para probar suerte en la MLS. En la UNCAF fue la pieza ofensiva más relevante de la Selección.
Compañerismo. Una de las fortalezas de la actual selección costarricense es la unión de grupo, esencial en todo equipo exitoso. La imagen recoge la celebración del último gol de Celso Borges contra Panamá en San José. (Reuter)

*El domingo 7 de julio la delegación tica parte hacia Portland, donde debutará frente a Cuba el martes 9. Después enfrentará a Belice en Sandy, el sábado 13, y cerrará la fase de grupos el martes 16 en East Hartford ante Estados Unidos.







Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorCosta Rica en la Copa de Oro (I)
Artículo siguienteMadridistas al rescate
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa