Para ser una selección de primer mundo, no basta el talento humano que se muestre en la cancha,  también existe un factor extra futbolístico llamado dirigencia. 
Una buena dirigencia marca bastante la diferencia, es un complemento a la parte deportiva, es desde la silla del presidente del ente futbolístico donde se toman las decisiones más importantes: qué técnico llega, aceptar o negar lo que el estratega dice, tener habilidad de palabra para conseguir importantes fogueos, dar la cara ante patrocinadores, en fin una lista enorme de tareas. 

Pero dentro de la lista de cosas por hacer, es importante colocar un punto y que muchos han olvidado, y lejos de reconocer un poco la culpabilidad permiten a la gente creer en la falsa idea ( porque no se ha demostrado con actos concretos ) de corrupción y manipulaciones dentro de la FIFA. 

Quizá exista corrupción, no puedo asegurar nada, es lógico pensar que llamara más la atención un duelo México vs España al que podría darse por ejemplo entre un Panamá vs España, o un Costa Rica vs Brasil. Lógicamente a nivel de dinero y “jalar”,  para decirlo de manera popular, público Centroamérica para la FIFA no representa un billete de color verde.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
Durante la historia, los mundiales a los que hemos asistido estadísticamente el istmo no ha sido un gran  protagonista, mucho menos algunos de sus países perfilarse como un posible campeón del mundo, es más ni con una semifinal nos atrevemos a soñar.

No estoy quitando mérito, solo soy realista de la manera en que nos ve el mundo, entonces podemos decir que peleamos contra la historia e incluso la expectativa que causamos. Ante esto y el poco favoritismo que podemos generar de la presencia centroamericana en el Mundial, es obligación y lo vuelvo a escribir OBLIGACIÓN de los dirigentes y personal administrativo a cargo de selecciones nacionales dominar, saberse y entender los reglamentos de la FIFA.

No nos equivoquemos, la función de este organismo es hacer las reglas y lograr que se cumplan, pero es obligación  de nuestros dirigentes saber cómo actuar en cada circunstancia posible que se presente, de acuerdo a las normas. 

Cuando pasó lo de Denver, se habló de corrupción y no fue culpa de la FIFA que nuestros dirigentes y personal administrativo no se movieran como la regla establecía, y ahora con lo de Panamá vuelve hablarse de corrupción.

Yo siempre he mantenido en mis escritos que las Relaciones Públicas son para los presidentes de la Federación, no para los demás. Si se tiene un coordinador de Selecciones, sumado a un Secretario Deportivo, más toda la delegación que viaja con el equipo, es poco permitido que nadie sepa las reglas y luego se deje creer a la gente que existe corrupción o negligencia por parte de FIFA.

En el caso de Panamá lo veo así, desde que llegó Víctor Manuel Vucetich se hablaba de nacionalizar una cantidad de jugadores, era obligación de los canaleros estar al tanto de esos procesos y ver la viabilidad de que fueran nacionalizados de manera correcta, es decir revisar los expedientes de esos jugadores que pretendían convertirse en mexicanos.

Una vez que entregan alineaciones, revisar los nacionalizados y  los datos recogidos anteriormente para ver si todo está en regla, eso incluye saber con cuanto tiempo se cuenta para hacer apelaciones,

Fotografía crhoy.com

cuando en el momento preciso se detectaron irregularidades.

Dirigentes centroamericanos, exijan a su personal dominar las reglas, imaginarse todo tipo de situaciones para tener claro los planes de acción cuando se necesiten ejecutarlos, ya no permitan que siga la idea de corrupción en FIFA, aceptemos el error porque no es tarea de FIFA que ustedes estudien las reglas. 

Poco a poco vamos demostrando que podemos llegar a ser grandes, pero no solo crezcamos en la cancha también entrenemos a nivel de dirigencia , que lo deportivo y administrativo vaya de la mano y en cuatro años no apelar semanas después cosas que en su momento se deben demandar.

Comentarios

Comentarios