Sábado 26 de diciembre de 2015
Edwin Jusino | Desde la Tribuna

Desde esta columna he criticado tajantemente las propuestas de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) para reformar los estatutos que la gobiernan.

Ya que no creo en críticas sin alternativas, y en fín de aportar a la solución, presentaré aquí algunas sugerencias para la posteridad. Algunas ideas son mías, otras de delegados de diversos clubes, que fueron presentadas a la FPF pero que cayeron en oidos sordos. No todo el mundo estará de acuerdo con lo que plantearé, y eso lo entiendo.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

Sistema de Votos

Lo primordial es que se elimine el sistema actual de varias categorías de votación. Para aquellos que desconocen como trabaja el sistema actual de votaciones, los clubes, dependiendo de su estatus en la FPF, cuentan con 1, 3 o 5 votos. Un club que solo tenga categoría de inferiores, o de sub17 para abajo, solo cuenta con 1 voto. Un club con más de 3 categorías que tenga un equipo superior, cuenta on 3 votos, y se cosidera premium. Un club premium, que pague una cierta cantidad de dinero, si no me equivoco es alrededor de $1,000, y participe de una liga profesional, como la NASL, o la PRSL entre los años 2008-2011, entonces tiene 5 votos.

El sistema es uno con muchas lagunas, ya que, según la más reciente, interpretación de la Comisión Electoral, la categoría sub17 es considerada como superior.

Para evitar todo eso, los clubes miembros de la FPF, irespectivamente de su categoría, debe tener 1 voto. ¿Que se debe considerar para otorgarle un voto a un club? El club debe tener mínimo de 3 categorías, y que una de ellas sea un equipo superior, entiendase categoría abierta, no sub20.

Elecciones

Las elecciones de cada cuatro años deben ser solo para el presidente y los dos vice-presidentes. Esta elección sería abierta a todos los miembros con derecho a voto de la FPF. El resto de los miembros del Comité Ejecutivo sería electos por caucus, a términos de 2 años, de esta forma, cada dos años habría oportunidad de efectuar  cambios en la gobernanza, y no se administraría la FPF con impunidad.

Para salir electo, el presidente de la FPF deberá sacar más de un 50% de los votos emitidos por los delegados de los clubes miembros. De ningún candidato sacar más de 50+1 se tendrá que celebrar una segunda ronda de elección en una fecha ya previamente escogida por la Comisión Electoral, entre los dos candidatos con mayor apoyo.

Los caucuses se otorgarían a los grupos de interés y a las regiones que la FPF desea organizar o integrar. En el caso de los grupos de interés, se crearían 6: Fútbol Femenino, Asociación de Jugadores y Jugadoras, Asociación de Árbitros, y Asociación de Ligas de Categorías Inferiores, Asociación de Padres de Jugadores de Fútbol y la Puerto Rico Soccer League (en mi opinión la FPF no debe operar una liga, sino una Copa. Explicaré eso más adelante).

El delegado escogido por cada uno de esos grupos pasará a ser miembro del Comité Ejecutivo de la FPF, acompañando a los 8 presidentes de las Regiones, para un total de 17 miembros del Comité Ejecutivo, con roles claros y definidos. La representitividad de todos los diferentes grupos estarán garantizados.

Los delegados de los clubes votarán directamente en los grupos de interés que correspondan. Los demás, como los jugadores y árbitros, por primera vez tendrán la oportunidad de elegir directamente a un representante con poder decisional que los representé en el Comité Ejecutivo.

Los miembros del Comité Ejecutivo, por excepción del presidente, no recibirán sueldo ni dietas. El presidente de la FPF recibirá un pago de $15.00 por hora trabajada en fútbol por día.

Presidente de la FPF

El presidente de la FPF será la persona escogida a un término de cuatro años que representará a la FPF ante la FIFA y las autoridades de Puerto Rico. Su rol estará enfocado en cabildear, tanto en la legislatura, como ante FIFA, para adquirir fondos y mejores oportunidades para el desarollo del fútbol de Puerto Rico. Organizará programas, con el aval de la mayoría del Comité Ejecutivo, para desarollar el fútbol en Puerto Rico. Negoceará con otras federaciones la organización de amistosos internacionales para las selecciones nacionales.

El presidente solo podrá votar en el Comité Ejecutivo y en la Asamblea de haber un empate.

No trabajará en toma de decisiones del día a día de la FPF, ni podrá otorgar contratos de personal.

Secretario General

El Secretario General será el ente principal de administración del día a día de la Federación. Será escogido por votación de 50+1 por el Comité Ejecutivo. Tendrá a cargo de organizar y dirigir las diversas Comisiones, cuyos miembros, deberán ser aprobados por el Comité Ejecutivo.

El Secretario General tendrá el poder de reclutar personal, tanto profesional como voluntario,  en conjunto con el Oficial Ejecutivo de Finanzas.

Será también el principal organizador de la Copa Federación, único torneo federativo, donde participarán todos los clubes miembros, irrespectivamente de la liga o división a la que pertenescan. La Copa Federación otorgará uno de los dos boletos para la Copa de Campeones de la CFU.

El salario del Secretario General deberá ser aprobado por el Comité Ejecutivo.

Liga Nacional y las licenciaturas

La FPF debería usar sus recursos primordialmente para el programa de Selecciones Nacionales. Historicamente, la FPF ha sido incapaz de administrar adecuadamente una liga, por lo que se debería disolver la Liga Nacional. El hecho de que la FPF opere las Primeras Divisiones del país abre la puerta a posibles conflictos de intereses, que ya han sucedido en el pasado. Una liga autónoma, afiliada a la FPF, pero independiente de su andamiaje administrativo, ha sido el formato que, acompañado del apoyo, tanto federativo como gubernamental, ha sido exitoso.

La FPF si debe crear, tal y como ya lo ha hecho la Federación Estadounidense (USSF), una reglamentación de requisitos que las ligas que deseen operar en Puerto Rico deberán observar. Una liga que quiera, por ejemplo, operar como de segunda división, deberá cumplir con ciertos requisitos. En el caso de la Puerto Rico Soccer League, la FPF, deberá exigirle a la liga un cumplimiento de requisitos mínimos para operar como la primera división, tal y como la USSF se los requiere a la MLS, o a la NASL.

Esto incluye la licenciatura de clubes. Dependiendo de la licencia, es la división en la que un club podrá participar. La licenciatura deberá ser revisada y aprobada por el Comité Ejecutivo cada 5 años, para que responda a la realidad futbolística, pero también económica de Puerto Rico en ese momento.

Otras disposiciones necesarias

Además de lo ya antes mencionado, la nueva “carta magna” de la FPF deberá contar con dos documentos esenciales. El primero debe ser un Código de Ética por el cual todos los elementos de la FPF deberán regirse, desde su presidente hasta los delegados. El segundo documento debe ser una Carta de Derechos del Jugador. En los estatutos que está promoviendo la FPF, hay disposiciones vagas que pudiera resultar en la pérdida de los derechos de imagen de los jugadores que pertenescan al programa de Selecciones Nacionales.

Una Carta de Derechos del Jugador aseguraría que el atleta local e internacional se le respetarán sus derechos, entre ellos, la de cobrar un salario justo por sus servicios a la Selección Nacional, entre otros asuntos.

Finalmente, el documento debe incluir el publicar en la web de la FPF los Estados Financieros auditados, que deben ser auditados por tres entidades externas diferentes sin ningún vínculo con ninguna persona del Comité Ejecutivo, el de publicar o difundir las reuniones del Comité Ejecutivo, y un mecanismo para la destitución de un miembro del Comité Ejecutivo que haya faltado al Código de Ética.

¿Caerán estas propuestas en oidos sordos? Mi opinión es que si. Pero en este caso me gustaría estar equivocado.

Comentarios

Comentarios