Miércoles 21 de enero de 2015
Edwin R. Jusino | España360

Hay partidos que, aunque el equipo que uno prefiera, gane o pierda, siempre deja un mal sabor. El arbitraje español, tanto en Liga como en Copa, siempre se ha destacado por ser deficiente.

El señor González González, que ofició el Barcelona – Atlético Madrid, es uno de los mas deficientes que he visto en mucho tiempo, y eso incluye al arbitraje local de Puerto Rico, en LAI, Ligas Nacionales, y resto de competiciones.

Anuncio

A González hay que comprarle unos lentes, por que por un lado no contó una mano clara de Suarez (ATM), pero si la de Arda. No vió la plancha de Messi a Miranda, que en cualquier otro lado era una amarilla.

Luis Suarez deben cambiarle el apodo de bestia a piñata, por que el pobre lo único que le faltó por recibir fue un puño en la barriga. A Busquets le deben dar el premio Cristiano Ronaldo al mejor actor, por que su “falta” recibida de Juanfran simplemente se notó a leguas que se dejó caer. Sin olvidarnos de que Suarez había intentado lo mismo no hacía ni 7 minutos.

Fue así como Busquets, conocido por sus simulaciones, logró concederle el penal que tanto buscaba el Barça, porque si no fuera por penal, no lograban anotar. Oblak se lució, y ya empieza a verse seguro entre los postes. La salida de Courtois en el verano ya casi no se siente. Esa atajada del penal de Messi, no muchos porteros del mundo pueden decir que lograron pararle un penal a la Pulga; el remate era imposible parar y la defensa le falló.

Los de Simeone lucieron mucho mejor que lo que hicieron en su última visita al Camp Nou hace una semana en encuentro de Liga, sin embargo, Simeone pecó de sobre confianza al iniciar el partido con Torres. Esa primera mitad era más al estilo de juego de Mandzukic, mientras que un Torres en la segunda mitad hubiera tenido mejores espacios.

El tridente sudamericano lo rompieron, y Godín fue clave en desquilibrar y sacar de casillas a Suarez. Lo que significa que el Atleti tendrá que buscar otra manera de neutralizarlos la semana que viene en el Calderón.

Una cosa es jugar en el Camp Nou, y otra en el Calderón a capacidad. Veremos que pasa, siempre y en cuanto los oficiales vengan hacer su trabajo, y no dejar que se salga de control el partido como ocurrió hoy.

Comentarios

Comentarios

¡Hazte miembro de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.