Anuncio
Eric Labrador momentos antes de la votación de marzo 2019. FPF

Aquella mañana del sábado 16 de marzo Eric Labrador pasó de ser presidente a presidente saliente. Ya por la tarde su rostro era muy diferente al que había mostrado al mundo durante los pasados 8 años. Su rostro daba indicios de un conflicto interno dentro de si mismo.

Por un lado, Labrador demostraba dolor. Dolor por la derrota, y dolor por sentirse traicionado por aquellos que el entendía que le habían de haber otorgado su apoyo. Por otro lado era uno de alivio, pues la carga pesada que es la Federación Puertorriqueña de Fútbol, una carga que lo había hecho envejecer con más rapidez d elo usual, le había sido quitada. Tal vez era la primera vez que podía respirar sin preocupación alguna en los pasados 8 años.

Yo fui testigo presencial de su primera victoria en el 2010. En aquel momento su rostro era de sorpresa. No esperaba ganar y ganó. El pasado sábado su rostro era otro.

Anuncio

 

Cuando ocupó su cargo en enero 1 de 2011, la Selección Nacional de Fútbol masculina estaba en la posición 108, la segunda más alta en la historia. La Selección Nacional femenina estaba en la 112. A su partida, la Selección Nacional masculina se encuentra en la posición 179 ( y que debe bajar para la próxima edición del “Ranking”), y la femenina se encuentra en la 104.

Eric Labrador con Maritza Casiano presentando el partido amistoso ante España. Archivo

Labrador heredó de Serralta una Federación cuyo enfoque era el programa de Selecciones Nacionales. La Puerto Rico Soccer League (PRSL) estaba pautada a comenzar su cuarto torneo, tras haber disputado el año anterior la Copa DIRECTV, donde el River Plate Puerto Rico había derrotado en la final al Puerto Rico Islanders FC.

Tras dos años de su administración, la PRSL se vería forzada a recesar y los Puerto Rico Islanders FC desaparecerían. El profesionalismo que había sido puesto en marcha por Serralta moriría con Labrador. ¿Que hizo Labrador para salvar el profesionalismo? No mucho. Solo “prestó” el dinero para que la PRSL pudiera terminar su último torneo profesional y luego se alegraría con el aparente colapso de la liga que no lo apoyó en sus aspiraciones. Por los Islanders, nada o poco que haya salido a la luz publicamente.

Meses pasaron sin mucho cambio, con poca certeza de lo que ocurriría. Las expectativas eran positivas. Después de todo, el “ogro” o el “cáncer” como algunos le llamaban, el Sr. Joe Serralta había sido derrotado y Labrador representaba un cambio, un rompimiento con el alegado “pasado nefasto” de la Federación Puertorriqueña de Fútbol.

Llegó mayo 2011 y el ojo del mundo cayó sobre Puerto Rico, y no por las razones correctas. Eric Labrador admitía, en una carta enviada a FIFA, de haber recibido un soborno de Jack Warner, entonces presidente de la CONCACAF, para que votara por Mohammed Bin Hamman, entonces retador de Sepp Blatter a la presidencia de FIFA.

No fue un buen comienzo en la posición para un viejo zorro como Labrador; después de todo había sido Secretario de Recreación y Deportes bajo el mandato del gobernador Pedro Rosselló. Y este evento perseguiría a Labrador más allá  del 2011, pues cuando el Buró de Investigaciones Federales (FBI por sus siglas en inglés) arrestarían y radicarían cargos a una docena de funcionarios y ex funcionarios de la FIFA, Labrador sería nombrado, indirectamente, en el pliego acusatorio.

En un acto, que pudiera verse como una manera de subsanar su imagen pública, Labrador aceptó la propuesta de Maritza Casiano de traer a Puerto Rico la Roja. La entonces campeóna del mundo visitaría a Puerto Rico en Agosto de 2012, bajo críticas de la prensa española que lo veía más como una “farsa” que un partido amistoso, siendo este, con las alta sy bajas que ocurrieron, uno de los logros de Labrador. Nunca antes una campeona del mundo vigente había visitado la isla. Ni antes, ni después.

Era el primer amistoso que se celebraba en Puerto Rico en muchísimo tiempo. España fue la punta de lanza para abrir la puerta a que se celebrasen otros amistosos. Para aquel momento en los foros de opinión, como HIAPR o BigSoccer, se exigía a la FPF que realizara amistosos. Ya que, según se pensaba en aquel momento, era lo que le faltaba a Puerto Rico para dar el salto nuevamente a los primeros 100.

Vendrían amistosos ante Canada, Nicaragua, El Salvador, Estados Unidos, New York City y el Orlando City, en el masculino y en el femenino Argentina.

Sin embargo, su éxito principal lo fue la conseción del Proyecto GOAL, ahora Proyecto FORWARD, de Añasco. Fue un logro que eludió a la adminsitración Serralta y que Labrador logró, a pesar de que hubo sus controversias y sus críticas sobre la localización del mismo.

Finalmente, y a pesar de varios intentos, Labrador nunca logró lanzar una liga exitosa que sirviera de plataforma para recobrar lo que dejó desaparecer al comienzo de su mandato. El intento de revivir el proyecto profesional por medio del Puerto Rico FC fue debut y despedida, siendo solo un intento de copia de lo que fue la era Islanders.

Desde las elecciones del 2014, Eric Labrador Rosa y este servidor tuvimos una relación antagónica, con altos y bajos. Labrador se rehusó a brindarme una entrevista desde su victoria en el 2014, y también se rehusó a aceptar invitaciones a las actividades que FBNET realiza, como los Premios FBNET. A pesar de que en diciembre de 2013 si participó de la Primera Gala de los Premios FBNET.

Claro está, en el 2013 este medio fue el único que lo defendió por una tecnicalidad cuando el entonces vicepresidente de la FPF, el licenciado Antonio Cabrero, y aquel comité ejecutivo intentaron de removerlo en una reunión extraordinaria, donde el asunto no se podía traer por reglamento parlamentario. Creo que por eso fue que asistió a aquella primera gala, por agradecimiento.

Primera gala de los Premios FBNET. Archivo

En aquella tarde del sábado 16 de marzo pude realizarle una última entrevista.

“Yo no perdí. Yo cambié de rumbo. Creo que en este momento la Federación, la Asamblea de la Federación, democráticamente eligióun nuevo presidente, una nueva directiva. Obviamente yo me siento muy satisfecho del trabajo que hemos hecho en 8 años. Yo me voy satisfecho” dijo Labrador a mi pregunta inicial sobre ¿que es lo próximo para usted tras salir derrotado?.

Su contestación me acordó a un evento clásico de la historia político partidista de Puerto Rico con el entonces gobernador, Carlos Romero Barceló:

Aunque ya no es presidente, Labrador inciste en que no se va del fútbol. Según el explicó en la entrevista, todavía es miembro de comisiones en CONCACAF, y en FIFA. Recordando que en FIFA el fue escogido para ser miembro de la Comisión de Desarollo. Aemás, fue electo para servir en el Comité Ejecutivo de la CFU hasta el 2022.

Concluyo este repaso histórico y analisis sobre su administración diciendo que, a pesar de mi relación antagónica con Labrador, hubo momentos donde colaboré con el por el bien del fútbol. Aprendí a respetarlo como ser humano, pero la historia, los hechos concretos, son los que pasarán la factura final. A pesar de recibir millones, como nunca otra federación recibió de parte de FIFA u otra entidad, el fútbol de Puerto Rico retrocedió y se estancó. Un pasito para adelante, y dos para atrás, así podemos describir lo que fue la administración Labrador.

 

 

Comentarios

Comentarios

¡Conviértete en un miembro de FBNET y apoya con solo $15.00 anuales las operaciones de este portal! Ayuda a mantener este portal libre y trayéndote las noticias que tu quieres leer.