Los que amamos el fútbol no podemos evitar estar decepcionados del partido del pasado viernes,  igual tampoco dentro de mi presupuesto estaba contemplado ganarle a México y mucho menos que Guayana nos hiciera un favor y nos prestara un respirador artificial.
Hoy tengo que dejar de lado los sentimientos de amistad e incluso del amor que tengo por mi bello país, la realidad hace que sea fría incluso hasta grosera para decir muchas cosas que quizá queremos tapar, pero ya llegamos al punto en que es difícil. 
La realidad es que muchos creyeron que con lo realizado en el 2002 ganamos un Mundial, no señores no nos engañemos llegamos a la hexagonal gracias a un repechaje dejando como dicen «pelos en el alambre», en la hexagonal es cierto logramos un primer lugar pero también recuerden el momento futbolístico por el que pasaba México, incluso Hernán Medford en ese momento lo dijo «ya no son los grandes del área» y a las críticas de los mexicanos él y el resto les demostraron lo ciertas de sus palabras con un 2 a 1. 
Al mundial fuimos y no pasamos de la primera ronda, no ganamos nada y nos pusimos en un nivel como si hubiéramos ganado el torneo. Sigamos pasando páginas, Alexandre Guimaraes no se preocupo en dar continuidad o arrancar un proceso, los resultados se reflejan en el cambio generacional tan brusco que vivimos para Alemania 2006.
Hay técnicos para el momento, están los formadores y los que tienen la inteligencia y experiencia para empezar un proceso y darle continuidad. En Alemania 2006 Costa Rica fue y como siempre sufriendo con la clasificación y en el Mundial su papel es para el olvido.
Un equipo con dos mundiales encima llegó con el cartel de participar, no sé inyecto a los jugadores ganas de escribir y cambiar la historia, se les inculcó conformismo con llegar ya ganamos, insisto pero qué ganamos. 
El camino al 2010 lo describo en una sola palabra » desorden», pagamos caro las novatadas y falta de manejo de presión del presidente de la FEDEFUTBOL, aquello fue un desfile de técnicos y jugadores que al final lo único que dejaron fueron pérdidas económicas y demostrarnos que mientras encontramos la brújula ya otros países ven resultados de un proceso.
El del 2014 no ha tenido nada de diferente a ese otro, ya van dos técnicos y más de 70 jugadores convocados, no aprendemos. 
Ahora estoy consciente de que la crisis tiene antecedentes, nuestra liga o campeonato como usted quiera llamarlo, es un desorden directivos con sed de protagonizar y rajonear con una fama fantasma se meten a dirigir equipos y no permiten el sano desarrollo del fútbol.
La moda que se inculcó de vender a los jugadores al país que sea , a la liga que sea con tal de hacer unos dólares más, cuántos se han perdido en países raros y es imposible que el técnico le de seguimiento porque quizá la tecnología no llegue tan largo .
La mentalidad del jugador de fútbol, ya se perdió aquello del amor a la camiseta e incluso me atrevería a decir que aquella identificación y orgullo jugar en la Selección Nacional, ya no es un momento soñado, ya lo dijo Walter Centeno «ahora cualquiera llega a la Selección, ya no cuesta como antes». Porque sin hacer mucho juegas en el extranjero, ya n oes la ventana que se usaba antes para mostrarse al mundo.
Es más importante andar el carro del año, visitar lugares de moda con amistades que pensar en un triunfo profesional, de ser campeón en el equipo que esta, de saltar a una liga de verdad de esas con las que soñaban de niños. Es que si ellos no se la creen, que hacemos con que el país entero lo crea.
Qué pasa que los de aquí compiten en una liga de poca calidad, ya está más que demostrado y los de afuera ( en su mayoría) juegan en ligas de menor o igual calidad que la tica, algunos ni titulares son . Sí, para entrar en pánico ya mismo. 
Entonces cuando preguntamos quiénes son nuestros jugadores, los mexicanos tenían razón extraños, solo aquí los conocemos y son nuestros héroes pero cruzan fronteras  y quiénes lo conocen ( tenemos excepciones lo repito).
No es culpa de ellos, es culpa de los mal llamados agentes futbolísticos  que los mandan a cualquier lado del mundo, sin importar la calidad y al final la factura la paga la Selección Nacional.
Esa es la realidad, en los equipos no hay formadores de líderes y muchos menos especialistas que trabajen la parte psicológica que si es importante trabajarla, ahora el asunto del técnico lo tocamos en otra columna.

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
Artículo anteriorPuerto Rico golea y avanza de ronda
Artículo siguientePonce Elite Indoor Soccer Club abre sus puertas
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa