Por: Daniel Gambarrotti
España 360

La catedral de San Mamés fue el escenario para uno de los mejores encuentros de lo que va de Liga. Como si fuese sacado de una película, el encuentro fue intenso, emocionante, con elementos climatológicos que le dieron más intensidad al partido. Ambos equipos jugaron de manera brillante y al final prevaleció el marcador más justo un empate a 2 goles.



El Athletic de Bilbao salió dispuesto a ganar el partido, a tratar de controlar el balón y luchar por el mismo en todas las jugadas. Al final el control lo puso el Barça, con mucha dificultad debido a la presión proporcionada por los vascos y por la consistente lluvia que no dejada de caer. El arma que más utilizó el “loco” Bielsa fue el contragolpe, pero esto solo cuando el Barça se lo permitía o se equivocaba en sus llegadas. Ambos equipos propusieron jugadas ofensivas desde el arranque. La lluvia fue protagonista en el primer gol del partido, el brasileño Dani Alves pierde la posesión de la esférica, el jugador bilbaíno Susaeta se aprovechó para recuperar el balón y dirigirse hasta el área grande, le puso un pase atrasado a Ander Herrera y este con todo el tiempo del mundo se acomodó y cruzó un zapatazo al segundo palo al cual Valdes no pudo llegar. La respuesta culé no tardaría en llegar, solo 5’ minutos más tarde, un gran centro del francés Abidal desde la banda izquierda y Cesc cabecearía de forma fenomenal para mandar el balón al fondo de la red.


El cansancio de la primera mitad quedó plasmado en el segundo tiempo, ya que no empezaron a jugar con esa intención. Pareciera que dejaron todas las fuerzas para los últimos minutos, donde pasaron las mejores jugadas. El Athletic se aprovechó de una confusión enorme de la zaga culé y se iría al frente en el marcador luego de un mal despeje de Abidal y Piqué mandaría el balón al fondo de su propia meta. Con este gol en contra el Athletico de Bilbao estaba consiguiendo su primer triunfo en cinco años sobre el Barcelona.
Si se estaba jugando en una catedral, no podría faltar el “Messias” y las plegarias culés tuvieron respuestas, cuando al minuto 91’ llegó el mejor jugador del mundo para acabar con el sueño de los vascos y emparejar el marcador, un error de la defensa del Bilbao y de su cancerbero fue lo que necesitó Messi para marcar su gol salvador.


Goles

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
Artículo anteriorSigue sin arrancar tras la proeza del Camp Nou
Artículo siguienteTodo listo para la liguilla mexicana
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa