Laura Suarez, medio campo de la Selección Nacional (Foto: Edwin R. Jusino)
Laura Suarez, medio campo de la Selección Nacional (Foto: Edwin R. Jusino)

Jueves 15 de mayo de 2014
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

La Selección Nacional Femenina está pautada a jugar ante Dominica, Barbados y Martinica los días 23, 25 y 27 de mayo de 2014.

Las chicas fueron convocadas desde el viernes pasado, lo que ocasionó que algunas no pudieran participar de la actual ronda de la Súper Copa Gigante. Sin embargo las chicas ya se han ido desarollando como una familia.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Según las mismas jugadoras se sienten como una familia, inclusive con las jugadoras que vienen desde los Estados Unidos.

Con doble sesión, no tienen tiempo para mucho, más allá de estudiar, aquellas que están tomando sus examenes finales, y tomar terapias de recuperación entre sesiones. Algunas tienen permiso para abandonar la concentración para ir a tomar sus examenes finales, sin embargo, por lo demás, están acuarteladas en la Villa Olímpica, con un muy merecido trato de reinas. Despues de todo, el ambiente, las vistas de la Cordillera Central desde el Albergue Olímpico hace de la experiencia una surreal.

Las chicas también sehan acoplado en este corto periodo al estilo de Charles Gatinho y Vitor Hugo, dos brasileños experimentados, por lo que la salida de Jeaustin Campos, aparenta no haber afectado la moral de muchas de las pupilas que el hizo debutar en selecciones menores, como Marjorie Martínez.

El grupo es uno variado, una mezcla de experiencia y juventud, la media rondando en los 20-22 años, mientras que las más jovencitas, siendo estas Marjorie Martínez y Alejandra Carrión, ambas con 17 años, hacen una interesante mezcla de jugadoras. Incluso las ausencias de Annie Lee Méndez, y Sofía Grossman se han remplazado con jugadoras traidas de los Estados Unidos, que juegan NCAA o NJCAA.

Lo único que necesita el fútbol femenino en Puerto Rico para despuntar, por encima de los varones, es fe. La fe de los inversionistas de auspiciarlas, fe de la fanaticada en ir apoyarlas, fe de los clubes en desarollar mejor el fútbol femenino, y fe, sobre todo, de los medios de comunicación. Estamos a tres partidos de clasificar al Panamericano en Veracruz, y con una gran posibilidad de jugar la primera Copa de Oro de CONCACAF femenina. ¿Que más se puede esperar?

Las chicas van a dar el todo por Puerto Rico ¿Puerto Rico les responderá o las dejará a la deriva?

Comentarios

Comentarios