Lunes 9 de marzo de 2015
Esteban Guevara/Columna ‘Mejenga Tico’
Dexter
Con la asignación de impedir lo más hermoso del deporte más popular del mundo, los goles, los guardametas limitan sus grandes actuaciones a los 16 metros y medio que corresponden a su área de demarcación. Entonces, cuando a algún osado se le ocurre soltar sus amarras imaginarias para aventurarse a la hostilidad de la zona rival, definitivamente llamará poderosamente la atención. Ahora, si no conforme con abandonar su meta, consigue éxito y logra marcarle una anotación a su colega, aquello se convertirá en un clímax futbolero, un hecho deportivo cuyo carácter mediático trascenderá…

En la final del fútbol mexicano hace casi dos años apreciamos con sumo asombro a Moisés Muñoz -el mismo arquero americanista que enfrentó a Saprissa hace unos días- envalentonarse para incorporarse al ataque en un tiro de esquina al minuto 93 y acertar de cabeza para anotar un gol que rescató el partido para su divisa. Quizás el amigo lector en aquel momento habrá pensado ‘¿Y cuándo veremos algo así en Costa Rica?’ Bueno, ayer en San Isidro de El General Dexter Lewis, normalmente suplente del mundialista Patrick Pemberton, lo logró al 95’; de testarazo venció a Néstor Mena y empató a dos el juego de su equipo rojinegro contra los locales de AS Puma. El hecho, único en la historia de nuestro balompié, ya ha empezado a darle la vuelta al mundo, dadas las extraordinarias circunstancias descritas.

La columna de hoy está dedicada a una serie de locos extravagantes de la portería que también convirtieron goles, mediante otras vías diferentes más “normales” (reitero, como si fuese normal que un arquero anote), así como algunos casos que estuvieron a muy poco de ingresar en una curiosa estadística; todos los hechos descritos a continuación están vinculados con el fútbol costarricense y en algunos casos los datos son complementados con alguna anécdota, lo cual resulta bastante llamativo para el gusto del tico.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Román González
Estrafalario. En la categoría de anotaciones de marco a marco, virtud de una enorme fortaleza en el despeje, beneficiada algunas veces por dimensiones pequeñas del campo de juego, se destacan tres goles de arqueros nacionales en ediciones del campeonato de primera división. Manuel ‘Tencha’ Solano, Román González y Kevin Stewart lo lograron; de ellos cabe destacar a González (foto), entonces portero de la AD Ramonense, quien desde su meta venció a Manuel Víquez de San Carlos en 1984. Román, posteriormente jugador del CS Cartaginés, era un estrafalario cancerbero al estilo de Hugo Orlando Gatti –guardando las distancias- pues imitaba al argentino tan solo en su indumentaria: utilizaba una vincha y la pantaloneta por encima de su pantalón de buzo.
Oso
Oso goleador. Posiblemente corresponda al único caso de un gol señalado por un arquero extranjero en nuestra máxima categoría. Miguel ‘el Oso’ Pereira tuvo un breve paso por el Deportivo Saprissa en 1988. En aquel entonces se aprovechó de las pequeñas dimensiones del Estadio Luis Ángel ‘Pipilo’ Umaña para anotar desde su propia portería al CS Uruguay de Coronado; su anotación, la honra de los morados en la goleada de 4-1 que sufrieron en el reducto moraviano, tenía un curioso antecedente ocurrido tan solo unos meses antes. ‘El Oso’, jugando para la Institución Atlética Sud América de la segunda división charrúa, anotó mediante la misma forma en un clásico de la categoría ante el CS Cerrito, resuelto 2-1 en favor del conjunto de Pereira. Valga señalar que el excancerbero saprissista perdería la vida en un accidente de tránsito acaecido en su natal Uruguay en 2010.
Alejandro González
Gol con ‘Las Golondrinas’. La vía más fácil para que un guardameta concrete una anotación es, sin lugar a dudas, el lanzamiento desde los once pasos. En algunas ocasiones la designación del arquero como tirador de la máxima pena obedece a un gesto de nobleza de su cuerpo técnico, compañeros y afición, como reconocimiento a una larga trayectoria al servicio del equipo. Este es el caso del ídolo rojinegro Alejandro González, quien en 1989 anunció su retiro, por lo que en juego contra el CS Uruguay de Coronado en el Estadio Alejandro Morera Soto le correspondió hincar desde el manchón blanco a William Barrientos. Como detalle anecdótico, después reconsideraría volver a la actividad futbolística para buscar un cupo en la nómina tricolor hacia la Copa del Mundo Italia 90, pero finalmente no sería así. La fotografía muestra a González con el cuadro manudo en el Estadio Monumental de Buenos Aires, donde Liga Deportiva Alajuelense enfrentó a River Plate por la Copa Interamericana en 1987.
Lonnis
Cómoda ventaja, ¿qué puede salir mal? Otros cancerberos que marcaron desde el punto de penal son Víctor Monge, Frank Carrillo y Erick Lonnis. Este último, capitán del Deportivo Saprissa, algunas veces que el marcador presentaba una amplia ventaja morada era designado para lanzar la pena máxima, como sucedió en la aplastante goleada de 8-0 ante la AD Ramonense en 1998. La imagen corresponde al tanto convertido contra el CS Cartaginés, y lo sufre en el suelo Fausto González. Lonnis, además, marcó un gol más en 2002 (contra Carmelita), así como en el juego de su despedida en 2003, jugado entre Saprissa y un combinado llamado ‘Los Amigos de Lonnis’.
Patterson
Goleador tico. Aunque solamente consiguió cuatro tantos en nuestro país, Fernando Patterson se convirtió en un ‘arquero goleador’ en Guatemala, nación donde desarrolló la mayor parte de su carrera profesional. El siquirreño anotó tres veces para el Municipal Puntarenas, y una más para la AD Ramonense, mientras que en tierras chapinas consiguió 31 anotaciones, algunas de tiro libre y la mayoría desde los once pasos. La cifra le permite ser el portero centroamericano más goleador de todos los tiempos. Uno de los clubes que vibró con sus dianas fue el Xelajú MC, conjunto cuya cabaña defendió en la Concachampions de 2013; la imagen muestra una acción de esa edición regional, en la que ‘Xela’ eliminó al Guadalajara en su propia sede del Estadio Omnilife.
LG Conejo
El Conejo que también anotaba. Si bien se dio a conocer internacionalmente en la Copa del Mundo Italia 90, Luis Gabelo Conejo ya antes había demostrado ser una opción eficiente a la hora de lanzar tiros libres y penales. Entre 1987 y 1989 el portero ramonense consiguió cinco tantos, uno de ellos infligido al chuchequero Hermidio Barrantes, su suplente en el Mundial. Posteriormente conseguiría un par de anotaciones más en juegos amistosos del Albacete español, así como uno en la primera edición de la triangular ’90 Minutos por la Vida’; este último lo encajó Paul Mayorga de Saprissa en 1996.
Alfonso Quesada
Los más vistosos: los de tiro libre. Seis guardametas nacionales han convertido remates de tiro libre en anotaciones. Además de los casos mencionados de Patterson y Gabelo, también marcaron Alexis Rojas, Alexander Jara, Juan Carlos Alfaro y Alfonso Quesada. El de ‘Supermán’ Rojas, conseguido en ‘el Gigante del Llano’ en 1995 contra Belén, es posiblemente el más espectacular de todos, pues con un fuerte remate con el borde externo venció al estadounidense Kurt Kelly, quien no pudo evitar que el esférico se anidara en su ángulo superior derecho. Alfonso Quesada, por otra parte, tras regresar del fútbol español e incorporarse a las filas de la UCR exhibió un portentoso remate que se tradujo en gol en enero de 2009 contra el carmelo y mundialista en Alemania 2006, José Francisco Porras. En setiembre de ese año, cuando Quesada había pasado a jugar con LD Alajuelense, volvería a anotar de la misma forma; esta vez contra el actual cancerbero del CS Herediano, Daniel Cambronero, quien en ese entonces defendía la meta universitaria. Alfonso contaba con la venia del técnico brasileño de los manudos, Marco Octavio de Cerqueira, para cobrar tiros libres, sin embargo una vez que el sudamericano dejó el club para dar paso a Luis Roberto Sibaja, se acabaría la posibilidad de continuar buscando anotaciones mediante esa vía.
PRIMERA FASE
Gol clase A de un exjugador de la primera división tica. Un caso internacional corresponde al del arquero colombiano Luis Enrique ‘Neco’ Martínez, quien en mayo de 2006 le anotó desde su propia portería al cancerbero polaco Tomasz Kuszczak en un amistoso previo al Mundial Alemania 2006. Colombia venció 2-1 esa vez en Chorzow, Polonia, gracias al largo saque de Martínez, cuyo pelotazo picó en el área de Kuszczak y lo terminó ‘bañando’. El cafetero había jugado sin mayor acierto en nuestro país con la AD Guanacasteca en 2002; de hecho, entre sus poco gratos recuerdos se destaca la paliza de 8-0 que encajó en agosto de aquel año en Alajuela. A su regreso a Colombia sería seleccionado en distintas competiciones de renombre, como la Copa Confederaciones 2003 (estaba en el banquillo cuando perdió la vida súbitamente el camerunés Marc-Vivien Foé), así como en la última Copa América, en la cual enfrentó a Costa Rica en el debut de ambas Selecciones.
Chila Mesén
No pudo anotarles a los ticos. José Luis Chilavert se convirtió en un referente mundial en cuanto a arqueros goleadores; el paraguayo consiguió marcar 67 anotaciones en sus 22 años de carrera profesional. En todo ese tiempo el guaraní se midió tres veces a Costa Rica, así como un par de ocasiones más al CS Cartaginés, estas últimas correspondientes a la Copa Interamericana de 1996 entre brumosos y el Vélez Sarsfield argentino. Con respecto a los juegos interselecciones, ‘Chila’ solamente tuvo oportunidad para buscar un gol en el partido amistoso escenificado en Ciudad del Este en junio de 2000. En aquel juego realizó tres tiros libres y en uno de ellos, correspondiente al de esta fotografía, el paral izquierdo de Álvaro Mesén evitó que el sudamericano consiguiera su gol número 60. Con respecto a Mesén, mundialista en Corea-Japón 2002, había marcado un tanto de penal en un Alajuelense-Pérez Zeledón en 1999.
Navas morado
Despedida sin gol. Finalmente, como detalle anecdótico, cabe señalar que el actual guardameta del Real Madrid, Keylor Navas, pudo haberse despedido del Deportivo Saprissa con un gol en su haber. En mayo de 2010 los morados disputaban la final del Torneo de Verano ante San Carlos, y tras haber vencido en el juego de ida 4-2 en el Estadio Carlos Ugalde Álvarez, ganaban 1-0 al comienzo de la segunda parte en San Juan de Tibás, lo cual les daba una muy cómoda ventaja de tres goles en el marcador global. Por tal razón, y a sabiendas de que el pezeteño se despedía esa noche de sus parciales ante su inminente venta al fútbol español, cuando a los saprissistas les fue concedido un penal toda la afición coreó el apellido Navas para solicitar que fuese él quien ejecutara el remate; empero, Michael Barrantes lo remató sin tino y lo desperdició. Unos minutos después volvería a presentarse una nueva oportunidad, pues otra pena máxima sería sancionada en favor de los locales; “¡Na-vas, Na-vas, Na-vas!” volvería a insistir el respetable, pero el técnico Roy Myers se decantaría por Allan ‘Superratón’ Alemán, quien sí concretaría su remate.

El fútbol federado costarricense debió aguardar 94 años para contemplar un arquero anotando de cabeza en un tiro de esquina. La gesta de Dexter Lewis ayer hizo rememorar una serie de casos de otros arqueros que anotaron goles mediante diferentes maneras, lo cual confirma un par de premisas consabidas en el balompié: la primera, que este es el deporte más apasionante del planeta; la segunda, que en el fútbol nada está escrito…

*Las fotografías, en orden de aparición, fueron tomadas de La República, La Nación, sitio ‘Saprissa de Corazón’, sitio ‘Anotando Fútbol’, Al Día, sitio ‘deguate.com’, 89decibeles, Al Día, sitio ‘comutricolor.com’, Al Día y La Nación.
*Fueron consultados los datos del historiador deportivo y periodista Rodrigo Calvo, y complementados con una investigación personal.
*Agradecimiento especial para Le Roy Lewis, Adonis Padilla, Luis Felipe Jiménez, Luis Núñez, Álvaro Campos y Jairo Solís, quienes aportaron valiosa información para este artículo.

Comentarios

Comentarios