Martes 16 de setiembre de 2014

Esteban Guevara/FBNET

uncaf 2014

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Ganar la Copa UNCAF: ¡check!

Clasificar a las Copas de Oro y América: ¡check!

Revalidar la imagen tica de Brasil 2014: ¡check!

La Selección de Costa Rica cumplió con lo que de ella se esperaba, y tras vencer 2-1 a Guatemala el sábado en el Memorial Coliseum de Los Ángeles obtuvo el octavo cetro del principal evento futbolístico interselecciones de América Central. Ningún otro representativo del istmo posee un palmarés similar al tico con respecto a esta competición, de hecho, ni sumando los tres títulos hondureños y los sendos que poseen Guatemala y Panamá se logra igualar la cantidad de veces que la Tricolor ha subido al podio de la UNCAF.

De tal forma, y sin ánimos de menospreciar a los contendientes de la región, era obligación imponerse en esta, la décimo tercera edición de la Copa Centroamericana. El camino, sin embargo, se tornó difícil, pues ante los canaleros los nuestros rescataron un punto tras verse abajo en el marcador 0-2, e incluso el cancerbero nacional Patrick Pemberton se convirtió en salvador al repeler un lanzamiento de penal en las postrimerías del juego que hubiera decretado la derrota costarricense. Como si no fuese suficiente sufrimiento, en el desenlace del grupo de clasificación dependimos de Nicaragua y su buen arquero Justo Lorente, quienes evitaron que el combinado panameño marcara más de dos goles y así Costa Rica avanzó a la gran final. Admiradores de Óscar Duarte, los pinoleros posiblemente dieron un poco más en ese juego para darle una ‘manita’ al conjunto de su coterráneo, oriundo de Catarina de Masaya.

“Suerte de campeón”, dirán algunos, empero la Tricolor recibió una segunda oportunidad en el coliseo angelino y no la desaprovechó, pese a que sufrió la partida de varias de sus principales figuras, como Celso Borges (cogoleador nacional con un par de dianas), Joel Campbell, Marco Ureña, Cristopher Meneses y el propio Duarte. En lugar de esos cinco seleccionados se sumaron Bryan Ruiz y Roy Miller, procedentes del Fulham inglés y del New York Red Bulls de la MLS, respectivamente. Miller lució algo irregular y falló al cometer una clara falta de penal contra Carlos el Pescadito Ruiz al minuto 25, mientras que la Comadreja se lució como referente de la Sele y su buena actuación fue coronada con un soberbio golazo de tiro libre con el que igualó las acciones cuatro minutos después.

Designado por las autoridades de UNCAF como mejor futbolista del encuentro, Ruiz derrochó su habitual humildad y prefirió conceder tal merecimiento a su compañero de la mediacancha, Juan Bustos Golobio, quien efectivamente fue el mejor de los 28 hombres que tomaron parte en el duelo sabatino. El pampero jugador de Saprissa demostró un nivel muy parecido al que le habíamos visto en el Mundial sub20 Colombia 2011, y también aportó una anotación mediante gran remate de larga distancia, su especialidad ofensiva. A quienes hemos seguido la carrera de este jugador nos complace sobremanera poder apreciar que ya está retomando el protagonismo que hace tres años le fue abruptamente interrumpido por una lesión en la rodilla; compañero de batallas de Yeltsin Tejeda, –quien debutó el domingo en la liga francesa- el volante morado bien podría haber seguido también un camino exitoso como el del Pulseador en este tiempo de no haber sufrido tal inconveniente.

Bustos Golobio se suma a Johan Venegas –el otro máximo anotador del equipo nacional en la competición- y a David Ramírez como las noveles figuras de las que habrá que echar mano para futuros compromisos, tal como se mencionó en una columna anterior. Este aspecto, así como los señalados al inicio de esta publicación, representan los principales aspectos positivos que le deja a Costa Rica su paso por la primera edición de la UNCAF que se disputa en territorio estadounidense. Por cierto, debido al éxito económico que significó llevar el torneo a Norteamérica, no se descarta futuras ediciones allí mismo.

Finalmente, es justo reconocer parte del mérito de esta campeonización tica a su estratega interino, Paulo César Wanchope, quien pese a las consideraciones del entrenador de porteros Luis Gabelo Conejo, en el sentido de que el aporte del técnico representa si acaso el 10% de un equipo, cumplió al regresar a Costa Rica con la Copa en su equipaje. Chope se apuntó su primer éxito desde el banquillo, y lo hizo tras sortear un pesado ambiente extrafutbolístico en el que se le acusó de ser el principal propiciador de la salida de Jorge Luis Pinto de la Selección. Independientemente de esa polémica solapada por nuestra siempre acomodada prensa tica, el exartillero de la Premier League cumplió. Eso sí, se vuelve imperativo tener cautela y no enaltecerlo ni a él ni a los propios seleccionados nacionales, pues como se ha afirmado anteriormente, después de nuestra participación en el Mundial de Brasil no se podía aceptar en la UNCAF otro puesto que no fuera el número uno para Costa Rica. Se venció a Nicaragua y a Guatemala, y se empató con Panamá, esos fueron los números; repito: cautela, y a seguir apoyando a la Tricolor, porque se vienen retos más fuertes…

 

*La fotografía fue tomada de Diario Diez de Honduras.

Comentarios

Comentarios